Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 8 de marzo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Por qué deberías disponer de un pulsioxímetro en casa si aún no lo tienes?

pulsioxímetro

Seguramente no habías oído hablar hasta ahora del pulsioxímetro. Aunque por desgracia, y en los tiempos que corren, sea una de las herramientas más utilizadas hoy en día para la detección de la Covid.

 

 

Muchas familias actualmente ya cuentan con un modelo de estos aparatos en casa para controlar su estado de salud y los niveles de saturación de oxígeno en su cuerpo. Seguramente, si en alguna ocasión estuviste ingresado te colocarían un pulsioxímetro en el dedo mientras ingresaste en el hospital.
Independientemente de la familiaridad que tengas con ellos, es posible que hayas notado que los oxímetros de pulso aparecen últimamente en las noticias y en las redes sociales, en las conversaciones con amigos y familiares.
¿Qué es un pulsioxímetro y qué mide?

Pues bien, un pulsioxímetro u oximétro es un aparato que de forma indolora y fiable permite que los médicos midan los niveles de oxígeno en sangre de una persona.
Cuando uno respira, el oxígeno entra en los pulmones, atraviesa unas finas membranas y entra en el torrente sanguíneo, donde es recogido por los glóbulos rojos y transportado por todo el cuerpo hasta los distintos órganos.
Estos dispositivos para casa son de pequeño tamaño y muy sencillos de utilizar. Los pulsioxímetros de dedo informan sobre los niveles de oxígeno en sangre a través de una medición de la saturación de oxígeno denominada saturación capilar periférica de oxígeno o SpO2. Introduce sobre ellos la yema del dedo o engánchalos también al lóbulo de la oreja, pasados unos segundos te ofrecerán unos niveles muy ajustados sobre la fijación del oxígeno a los glóbulos rojos.
¿Puede un pulsioxímetro detectar la COVID-19 a tiempo?

Según comentan los expertos, el coronavirus que causa la COVID-19 entra en el cuerpo a través del sistema respiratorio, provocando lesiones directas en los pulmones de una persona a través de la inflamación y la neumonía, que pueden afectar negativamente a la transferencia de oxígeno al torrente sanguíneo. Este deterioro del oxígeno puede producirse en múltiples etapas de la COVID-19, y no sólo en el caso de los pacientes en estado crítico conectados a respiradores.
Existe un fenómeno que se ha observado clínicamente en el que una persona con COVID-19 puede aparentar estar bien y tener niveles de oxígeno muy bajos, a esto se le denomina "hipoxia feliz". Esto es verdaderamente preocupante porque estos pacientes pueden estar más enfermos de lo que ellos sienten, lo que ciertamente justifica una mayor atención en un entorno médico.
Por ello, es posible que un oxímetro le pueda ayudar a detectar el COVID-19 de forma temprana. No obstante, existen casos de algunas personas que dan positivo en la prueba de COVID-19 pero luego tienen niveles bajos de oxígeno.

¿Qué niveles son preocupantes en las mediciones del pulsioxímetro?

Como norma general, una persona que tenga COVID-19 y que controle su estado clínico desde casa deberá asegurarse de que la lectura de SpO2 se mantiene constantemente por encima del 92%. Si esta cifra experimenta caídas por debajo de este umbral, debería acudir al médico inmediatamente.
¿Cómo sé si mi aparato está midiendo correctamente?

Hoy en día es muy habitual que muchos pulsioxímetros den lecturas falsamente bajas por ejemplo en personas que tienen problemas circulatorios con un flujo sanguíneo deficiente en las extremidades, como pueden ser las manos muy frías, enfermedades vasculares o el fenómeno de Raynaud. Además, el uso de esmaltes de color oscuro o uñas postizas pueden dificultar las lecturas.

 

 

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias