Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 3 de marzo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

EL DÍA QUE ROBARON EN MI CASA

Mi desagradable experiencia una noche de verano

Hola familia,

Os voy a contar un susto que me llevé en Julio de 2019 en mi propia casa y que no se lo recomiendo a nadie.
Hacía un día perfecto, un viernes caluroso de Madrid, de esos que derriten hasta las aceras. Había pasado todo el día en casa trabajando en mis webs y redactando artículos para otros medios cuando me llamó me amigo Juanjo, al que le mando mil abrazos porque llevo sin verle desde hace 6 meses con esto del Covid 19.

Quería tomar algo por la tarde noche y como ya había caído casi el sol pues nos fuimos a tomar un par de cañas (benditas terrazas de Madrid). No tenía mucho tiempo por el trabajo acumulado, pero para hacer un descanso en casa, prefería bajar, como hacemos muchos a disfrutar del terraceo y la buena compañía.

Una horita después, sobre las 22:00h, mientras apuraba el último trago me llama mi vecina de la puerta de enfrente.
"Santi, creo que te han entrado a robar en casa"
Me quedé helado, nunca me había pasado nada parecido, siempre piensas que le pasa a los demás... mi mente, en lo primero que pensó fue en mi ordenador, que es mi trabajo y mi vida. ¿Quién sería capaz de entrar a robar a mediados del mes de Julio, a las nueve de la noche en una calle principal del castizo barrio de Chamberí?
Allí fuimos y allí estaba mi vecina, frente a su puerta y la mía, ya que están enfrentadas... Su cerradura forzada, su puerta rallada y sus llaves no funcionaban. La pobre muy alterada no podía entrar en su propia casa, no sabía si le habían robado o no habían conseguido salirse con la suya.

¿Mi cerradura? Intacta.

Eso sí, en cuanto giré la llave sabía que algo no iba bien... yo había dejado echado el cerrojo y la cerradura se abrió con un simple movimiento de mi muñeca.
Y allí estaba mi casa, con puertas abiertas, un par de cajoneras por los suelos, cosas revueltas y armarios de par en par.
La sensación no se puede describir con palabras. Tu casa es un sitio privado, inviolable, seguro... Y de repente te das cuenta de que no. De que alguien había violado tu intimidad.

Todavía sin creérmelo demasiado, llamé a la Policía lo primero y acto seguido busqué en Google "Cerrajeros Madrid". Los que me ofrecieron más confianza fueron los amigos de cerrajerossmadrid.com y digo amigos porque me atendieron enseguida y fueron muy honestos, rápidos, limpios y amables y de precio los mejores de los 4 teléfonos a los que llamé.
Ellos fueron los que me explicaron cómo habían entrado en mi casa, la técnica se llama "bumping". Se utiliza una llave especial o maestra que actúa a modo ganzúa, entrando en casi cualquier casa y burlando en segundos la mayor parte de las cerraduras. Me enseñaron videos que hay en internet y no salía de mi asombro. De hecho escribiré otro artículo sobre este tipo de técnicas y lo que hay que hacer para protegerse.

¿El desenlace?

Pues mi cerradura cambiada al instante por los cerrajeros (poniéndome una cerradura especial contra las llaves bumping), mis vecinas también tuvieron que cambiar la cerradura (aunque no les consiguieron entrar porque tenían una cerradura de este estilo se la intentaron reventar), denuncia pertinente a la Policía y varias pertenencias (reloj, gafas de sol y ahorros en monedas de hace dos años que guardaba para el verano) que jamás volví a ver.
Eso sí, el ordenador seguía en mi mesa del despacho. Estoy pensando todavía en mandarles a los generosos ladrones una postal por Navidad.

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias