Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 27 de enero de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El futuro de las relaciones sexuales

La evolución de las relaciones sexuales pasa por incorporar un pequeño aparatito llamado succionador de clítoris a nuestras vidas.

En este duro y frío mundo en que vivimos se han dado una serie de cambios paulatinos en la sociedad, en la industria, en la percepción de los seres humanos hacia sí mismos, en la religión... Y podríamos seguir así una hora porque si de algo tenemos que tener una certeza en la vida es de que todo cambia y seguirá cambiando.

Los cambios en el modo de trabajar se han venido reflejando en las llamadas revoluciones industriales. De hecho se avecina una nueva revolución industrial, la que vaticina la entrada del mundo robótico en nuestras vidas.

Y es que la tecnología ha llegado y está aquí para quedarse. Y como buenos seres humanos que somos aprovechamos la tecnología para evolucionar en todas las facetas de nuestra vida: cultura, ocio e incluso la vida sexual.

Porque la tecnología también va a cambiar la vida sexual de las personas, si no lo ha hecho ya. El salto tecnológico lo ha marcado un pequeño juguete llamado succionador de clítoris.

Se trata como su propio nombre indica, de un aparato capaz de inducir una suave succión al órgano femenino del placer por excelencia, ayudando a que las mujeres lleguen a conseguir orgasmos de forma rápida y muy satisfactoria.

Es decir, si hasta ahora ya estábamos sustituyendo las relaciones sexuales de pareja por relaciones con un juguete, ya que es mucho más cómodo y fácil relacionarse con un objeto de plástico que con otro ser humano, ahora la evolución tecnológica está ayudando a que sea todavía más rápido y estimulante sustituir las relaciones interpersonales por los juguetes sexuales. Estamos en la sexualidad 4.0.

¿Y es bueno este cambio? La verdad es que hay que planteárselo como todos los cambios. Hay que coger las cosas buenas y tratar de obviar las malas.

Ayudar a disfrutar del sexo y eliminar los tabúes es algo necesario muy satisfactorio a la hora de encarar una sociedad avanzada y civilizada.

Solo hay que conseguir marcar el equilibrio entre abusar de las tecnologías y reducir las relaciones sociales y el contacto humano.

Llevamos años hablando de todo esto. Las redes sociales ya empezaron a marcar la separación entre amistad y contacto físico.

Esperemos que el succionador de clítoris no suponga un abismo insondable de separación entre sexo y relación.

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias