Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 14 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Las ventajas de nacer en cuarentena

Todos hemos pasado unas semanas muy duras de nuestra existencia. Afectados o no por un ser invisible, nuestras vidas han cambiado por completo y nuestro mundo se ha desmoronado. ¿Qué pensará de todo esto dentro de 20 años una persona a la que le hubiera tocado por suerte o por desgracia nacer durante la cuarentena? ¿Qué historia le habrán contado sus padres?

Mayo del 2040.

Dani consulta en su proyector virtual las fotos de su infancia.

Esa mañana ha visitado la antigua casa de sus padres, en la ciudad. Ahora viven en el campo. Después de nacer se fueron a vivir a un pequeño pueblo apartado de las grandes ciudades. Nunca le han dicho por qué.

Al entrar en la casa de la ciudad, en su habitación original, no ha podido evitar fijar la vista en un antiguo carrito de bebé. Se trata de un cochecito de bebé con cuatro ruedas, completamente desfasado. En el año 2040 los bebés se transportan sobre colchones de aire comprimido y barreras cinemáticas llamados cartos.

Los padres de Dani siempre han tenido un gusto muy particular. A él le contaron que le habían puesto ese nombre porque era el del protagonista de un libro sobre confinamientos muy famoso en el siglo pasado. Tenía que ver algo sobre un hotel resplandeciente, pero nunca le dijeron que libro era.

Dani tampoco se molestó en investigar. En el año 2035 los libros desaparecieron y fueron sustituidos por el holograma mental. El papel se terminó cuando se taló el último árbol. Los libros digitales no pudieron sobrevivir al reinicio masivo de datos de la época del gran hackeo oscuro.

Todos los libros de papel fueron destruidos cuando apareció el virus de la larva que habitaba en el papel.

Todos los libros digitales desaparecieron cuando se pasaron de forma masiva al formato holograma.

Pero a Dani no le preocupa la cultura, la literatura, el papel ni la letra escrita o impresa.

Su padre le ha hablado por primera vez de la gran pandemia. Del confinamiento. De la cuarentena. De lo que se posteriormente se dio por llamar el apagón mundial masivo. 

Y le ha recordado a Dani que tuvo la suerte de nacer durante el gran apagón.

El apagón duró alrededor de dos meses, semana más semana menos. En cada parte del mundo fue en distintas fechas. Fue un apagón de efecto progresivo según el mapa mundial, como el sol cuando se pone.

Un año después del apagón se descubrió que los bebés que habían nacido durante el mismo estaban inmunizados contra el demonio del apagón.

Los vocablos médicos y científicos dejaron de ser usados frente a las masas. La religión y el oscurantismo, el fascismo y la dictadura se impusieron y la gente del pueblo volvió al pasado.

Pero los niños del apagón se erigieron como la gran esperanza de la humanidad. De una noche oscura sobresalían como rayos de luz entre las más oscuras tinieblas.

Y esos niños fueron elegidos para gobernar sobre el resto de la raza humana.

Dani es uno de ellos.

Y por fin ha llegado su turno.

Acaba de cumplir 20 años, y su destino es la gran ciudad. El palacio de los Congresistas. El sanador de la humanidad.

Pero antes de entregarse a su nueva vida Dani quiere visitar la casa de sus padres. La casa donde vivió durante el apagón, recién nacido.

Esa casa en la que sus padres le habían explicado que estuvo encerrado cerca de dos meses sin salir, sin que su familia lo visitara, confinado, enclaustrado, haciéndose fuerte en la clausura.

Y cuando llega a la casa y la inspecciona, solo queda el carro. Su carrito de bebé.

Es una muestra de que hasta los elegidos para la gloria habían pasado por la cuna.

Pero a Dani aquel carrito no le puede traer ningún recuerdo. Era demasiado pequeño cuando lo ocupó.

Al no encontrar nada más en la vacía casa, Dani abandona la vivienda y se va.

Parte hacia su insigne destino.

Le espera el palacio de los Congresistas.

Allí va a participar en las decisiones sobre la vida de la raza humana.

Y en su vieja casa, delante de su carrito de bebé barato, es donde Dani abandona su humanidad para vestirse el manto de deidad que le han impuesto, aunque solo por el mérito de haber nacido en una fecha concreta.

Que injusto que es el destino, sobre todo para los que nacieron un mes antes que Dani.

 

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias