Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 5 de diciembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Las sillas contramarcha, ¿son más seguras?

En el mundo de la seguridad vial, los niños son los que más protección deben recibir. Por encontrarse en una etapa de desarrollo, la fragilidad de sus cuerpos es mayor y por lo tanto, los riesgos de sufrir accidentes son altos.
Es por esto que las sillas contramarcha vienen a cumplir una función primordial a la hora de ofrecer protección durante las colisiones. Ahora bien, ¿son más seguras que las sillas a favor de la marcha? En este artículo hablaremos sobre ello.

Por qué no son tan populares las sillas contramarcha

Muchos padres no optan por sillas contramarcha por estos motivos:
-Sus hijos no los pueden ver
-Los niños se aburren en el auto
-No tienen lugar para las piernas
-Ocupan mucho espacio

Sin embargo, si pensamos un poco más racionalmente, encontraremos muchos motivos por los cuáles las sillas contramarcha son más seguras.

Fundamentos de la física para elegir las sillas contramarcha

La mayoría de los accidentes de tránsito se producen en choques frontales o laterales. Este tipo de colisiones son las que más lesiones producen en los pasajeros. Esto es así porque la fuerza del impacto repercute directamente en el cuerpo, que es retenido por los cinturones de seguridad y los arneses, pero sufren la tracción de la fuerza y velocidad.

Si el niño está viajando a favor de la marcha y se produce un impacto a una velocidad de 50 km/h (una velocidad bastante baja, por cierto), sufrirá el lanzamiento de su cabeza hacia adelante con una fuerza superior a los 150 kg.

La cabeza de un niño es una de las partes más pesadas de su cuerpo, por lo que la fuerza del lanzamiento será mucho mayor que en un adulto. Esto puede provocar un estiramiento del cuello más allá de lo conveniente y posibles lesiones en la columna y la médula espinal.

La fuerza que soporta un cuello infantil, que aún está en desarrollo y se compone en su mayoría de tejidos cartilaginosos, es de un máximo de 130 kg. Por lo tanto, un choque frontal le exige sufrir una fuerza que como mínimo está 20 kg por encima de su límite.

¿Qué ocurre con las sillas contramarcha?
En caso de una colisión frontal, la fuerza del lanzamiento de la cabeza es reducida más de un 50%, ya que estamos hablando de 30 a 70 kg de fuerza.
El motivo de esto es que el impacto es absorbido por la silla, y no por el cuerpo del niño. La carga de su cuello se reduce drásticamente, previniendo de forma eficiente lesiones graves e irreversibles.

Existen numerosos lugares donde comprobar las especificaciones técnicas de las sillas contramarcha existentes en el mercado. Un ejemplo de ello es sillascontramarcha.pro. La información es vital para elegir lo que más conviene a nuestra situación particular.

Hasta cuándo viajar a contramarcha

La Asociación Americana de Pediatría establece que es conveniente mantener al niño en la silla contramarcha hasta los 2 años. Sin embargo, es conveniente extender el tiempo hasta los 4 años. Existen muchas medidas de sillas y modelos que permiten tomar esta precaución extra sin mayores inconvenientes que ir cambiando la silla de acuerdo al crecimiento del niño.
Lo importante en todos los casos es tener la silla bien fija al coche, y de esta forma no se correrán riesgos innecesarios.

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias