Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 27 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Consejos para hidratarse mientras practicas ciclismo de montaña

La práctica del ciclismo de montaña es un deporte que tiene una gran exigencia física. Como toda actividad aeróbica, es necesario que nuestro cuerpo mantenga un balance en sus líquidos, para poder tener un rendimiento óptimo y no perjudicar nuestra salud. Por eso vamos a darte algunos consejos sobre cómo hidratarte para realizar ciclismo de montaña de forma saludable.

La hidratación para el deporte

Primero debes tener en claro que el agua representa un 60% de nuestro peso corporal. Por este motivo, un desbalance hídrico puede provocar trastornos que reducen nuestro rendimiento deportivo y son contraproducentes.
Piensa que podemos estar hasta 8 semanas sin comer, pero sin beber no podemos sobrevivir más de 6 días. Es por esto que la pérdida de líquidos que supone la actividad física debe prevenirse con una buena hidratación antes, durante y después de la pedaleada.

Hidratación antes de pedalear

Si nos vamos a someter a un entrenamiento o una salida muy exigentes tenemos que tomar al menos medio litro de agua una hora antes de comenzar a pedalear.
Esto es variable de acuerdo a la intensidad a la que vamos a someter a nuestro cuerpo. En ocasiones donde la travesía va a durar mucho tiempo o las temperaturas serán elevadas, conviene establecer un plan de hidratación durante dos o tres días antes.

Hidratación durante la pedaleada

En este momento no conviene tomar mucha agua de golpe. Es conveniente beber sorbos de alrededor de 180 ml cada 15 o 20 minutos. Para esto es necesario contar con botellas o mochilas de hidratación donde podamos llevar el líquido que necesitamos.
Algo muy útil para esta situación son las riñoneras MTB, donde podemos cargar nuestras botellas con comodidad.
La temperatura del líquido debe rondar los 10 o 15 grados. Es más conveniente así porque el organismo lo absorbe mejor. Para poder lograr esto conviene congelar un poco las botellas el día anterior, una con la mitad y la otra con ¾ partes de agua. Así podrás tener agua fresca en tu travesía.
También puedes tomar bebidas isotónicas, sobre todo cuando transpiras mucho, para poder reponer sales y minerales.
Tomar cuando ya tienes sed es uno de los mayores errores que puedes cometer respecto de la hidratación. De hecho, el sentir sed significa que la deshidratación ya comenzó, y por lo tanto, será difícil revertirla durante la actividad. Esto provocará fatiga y un gran bajón en el rendimiento.

Hidratación después de practicar ciclismo

Cuando ha finalizado la rodada debes seguir hidratándote. Para poder recuperar los líquidos perdidos, debes tomar alrededor de medio litro más de agua en sorbos pequeños.
Pero es mejor si continúas la hidratación durante las siguientes 6 horas de haber finalizado el recorrido. Tendrías que recuperar 1.5 lt de agua por cada kilogramo de peso perdido después del ejercicio.
Si se llega al extremo de perder más del 7%, esto puede provocar náuseas y vómitos o diarrea. En estos casos es necesaria la rehidratación por via intravenosa.
Tienes que evitar llegar a este límite estableciendo una buena estrategia de hidratación que abarque estos momentos que te señalamos aquí. Así tendrás un rendimiento óptimo en tus salidas en bicicleta de montaña.

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias