Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 29 de noviembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cómo convertirse en un traductor jurado

El oficio de traductor jurado tiene una demanda creciente, debido al aumento de las relaciones internacionales entre las empresas y particulares. Si estás pensando en convertirte en uno, aquí te mostramos brevemente cómo es el proceso.

Qué es un traductor jurado

Un traductor jurado es un traductor con la facultad de certificar que el documento en otra lengua que firma es una traducción fidedigna y válida. La entidad que le confiere este poder es el Ministerio de Asuntos Exteriores. Por ese motivo su certificación tiene validez internacionalmente.
Actúa como un notario y da fe del contenido verídico de una traducción.
Para llegar a ser titulado como traductor jurado necesita haber demostrado conocimientos profundos de la lengua de la que es traductor, leyes, vocabulario jurídico y económico y todo lo concerniente a poder hacer una traducción fidedigna que no tergiverse los términos empleados en el original.

Qué hace un traductor jurado

El traductor jurado realiza una traducción fiel y completa del documento que se le encarga. A la traducción se le adjunta una copia con su sello y la fecha en cada hoja.
No puede realizar un resumen del documento a traducir, sino que debe realizar una traducción completa, sin omitir ni agregar nada.
Además, debe proteger la confidencialidad del documento y de sus clientes, ateniéndose a la LOPD.
Los documentos susceptibles de ser traducidos por un traductor jurado son muchos. Podemos mencionar:
-Contratos
-Acuerdos empresariales
-Testamentos
-Poderes notariales
-Certificados académicos
La necesidad de utilizar un traductor jurado muchas veces se determina por lo que piden instituciones como Ministerios, Juzgados o Instituciones académicas.

Cómo se obtiene el título de Traductor Jurado

Debido a que la función que cumple un traductor jurado no es sencilla y conlleva una responsabilidad muy grande, el examen para convertirse en uno tampoco es simple.
El título de traductor jurado solamente lo otorga la Oficina de Interpretación de Lenguas que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España.
El examen consta de 3 partes:
-Un test de más de 50 preguntas de carácter gramatical y terminológico. Esta prueba tarda alrededor de 80 minutos.
-La segunda parte se divide en 3: Primero, un examen de traducción al castellano de un texto sin utilización del diccionario. Segundo, una traducción del castellano al idioma elegido de un texto, sin diccionario. Tercero, consta de una traducción al castellano de un texto de carácter jurídico o económico con la ayuda de un diccionario.

-La tercera parte es de carácter oral. Es un ejercicio de interpretación donde el jurado realiza un diálogo con el aspirante, alternando las lenguas de partida y de llegada.

Como se puede observar, el examen para convertirse en un traductor jurado no es simple y conlleva mucha preparación. Para poder afrontarlo se debe estudiar mucho y utilizar el temario que se brinda y modelos de exámenes anteriores. De esa forma se puede preparar con profundidad esta evaluación tan exigente.
Existen muchos institutos que ayudan a la preparación de estos exámenes y también se puede consultar en línea la experiencia de otros aspirantes que han rendido ya el examen y colaboran con los que lo están preparando.

 

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias