Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 30 de mayo de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cuándo visitar al dentista?

Mucha gente opina que visitar al dentista sólo es necesario cuando tienen molestias en los dientes, es más, muchos lo alargan hasta que esas molestias se convierten en verdaderos problemas: si un diente se enferma, se caen los empastes, las encías se inflaman o aparecen molestias después de instalar la corona. Si no hay dolor, una visita al dentista parece una pérdida de tiempo. Pero, de hecho, el hábito de buscar ayuda en el último momento puede complicar significativamente el tratamiento y aumentar su duración.


Muchas enfermedades dentales pasan desapercibidas. Es posible que ni siquiera se dé cuenta de la caries incipiente, la enfermedad periodontal o la formación de sarro. Un examen oportuno determinará el inicio del problema en una etapa temprana. Esto significa no sólo una solución rápida y exitosa al problema, sino también un importante ahorro de costos y una garantía de preservación de sus propios dientes.


Otro mito común nos hace creer que el cuidado dental diario es una medida suficiente para prevenir la enfermedad bucodental. El uso de pasta de dientes, cepillo, abrillantador y un hilo dental seleccionados individualmente le permite hacer frente a muchas causas de enfermedades dentales: partículas atrapadas de alimentos, alta acidez, placa. Pero la limpieza diaria no garantiza una salud absoluta.


Así que, ¿con qué frecuencia deberíamos visitar al dentista? La respuesta a esta pregunta depende de la condición de los dientes. Si están sanos, dos visitas por año son suficientes. Si hay algún problema bucodental, debe ser el profesional quien le dé las indicaciones a seguir. Una inspección de rutina generalmente no lleva mucho tiempo. Después de examinar la cavidad oral, el médico puede prescribir un examen adicional o sugerir que el paciente realice un cepillado profesional con ultrasonido. Este procedimiento indoloro le permite no solo eliminar la placa, sino también alinear perfectamente la superficie de los dientes. El dentista también puede dar consejos sobre el cuidado dental o prescribir procedimientos de tratamiento.


Como ya hemos apuntado, muchos no realizan estas revisiones periódicas por diversos motivos, que se desmontan fácilmente si aplicamos la lógica. El miedo al dolor podía tener sentido en otros tiempos, pero hoy en día es un miedo sin fundamento, ya que con las nuevas técnicas apenas hay dolor. Otros dicen que es caro, pero como ya hemos anticipado, prevenir cualquier tipo de enfermedad bucodental, o tratarla en sus primeras etapas resultará siempre más económico que tratarla en etapas tardías, en las que por cierto, el dolor será mucho más intenso y difícil de evitar. Para terminar, los hay que dicen ser fieles a su dentista, y que por los motivos que sea no pueden acudir a él. Entendemos esa fidelidad, y esa confianza, pero a día de hoy es muy fácil dar con buenos profesionales se encuentre usted donde se encuentre. Pongamos que le han trasladado por trabajo de Madrid a Zaragoza, una simple búsqueda en Google con las palabras "dentista Zaragoza" hará que encuentre no sólo a varios dentistas, sino a múltiples personas valorando el trabajo de dichos dentistas, lo cual le puede ayudar a escoger sin ir a ciegas. Como ve, no existen motivos para saltarse las dos revisiones anuales. Aún así, y para casos extremos, exponemos siete signos que le indicarán que debe acudir al dentista. Si los ignora, puede poner los dientes en orden durante mucho tiempo y, a veces, ni siquiera puede evitar la extracción.


1. Hay una reacción de los dientes al frío.
Este síntoma es bastante grave. Muy a menudo, esta sensación indica daño en el esmalte dental. Las razones pueden ser: el desarrollo de caries, daño mecánico de un cepillo de dientes duro o comida sólida, así como blanqueamiento y rechinar los dientes. Si el dolor durante la exposición al frío es a corto plazo y no dura más de 2-3 segundos, esto puede indicar el desarrollo de pulpitis, que debe tratarse con urgencia. Sucede que se produce una reacción desagradable al frío como resultado de un tratamiento de baja calidad, por ejemplo, debido a empastes instalados incorrectamente.


2. Los dientes responden a lo dulce, agrio y caliente.
Muy a menudo, la caries media o profunda se manifiesta de esta manera. Pero hay situaciones en que dicha reacción es provocada por una mayor sensibilidad de los dientes sanos. Varias razones pueden conducir a una mayor sensibilidad del esmalte: rigidez del cepillo de dientes incorrectamente seleccionada, procedimientos frecuentes de blanqueamiento y eliminación del sarro, los efectos de los ácidos en grandes cantidades cuando se toman frutas y jugos cítricos. Además, las enfermedades asociadas con el tracto digestivo pueden conducir a este problema; infecciones virales y falta de minerales en el cuerpo.


3. Las encías están sangrando.
La sangre puede aparecer no solo durante el cepillado, sino también durante las comidas. Puede haber varias razones, como la presencia de periodontitis, que es la inflamación de los tejidos periodontales. En este caso, junto con el sangrado, también se produce dolor. Otra causa de sangrado de las encías puede ser el sarro, que daña los bordes de las encías. Las encías también pueden sangrar con una higiene oral inadecuada cuando se usa un cepillo con cerdas rígidas que lesionan las encías.


4. Mal aliento.
Si se produce este fenómeno, debe visitar inmediatamente a un dentista, ya que el mal aliento puede ser causado por depósitos dentales o enfermedad de las encías. Si el especialista no diagnosticó patologías dentales, entonces debe buscar la causa en otras enfermedades, por ejemplo, el tracto digestivo o los pulmones.


5. La mordida está cambiando.
Los cambios de mordida, con mayor frecuencia, surgen debido a la extracción o pérdida de una unidad dental, así como a prótesis mal realizadas. Con el tiempo, esto conduce al desplazamiento de los dientes ubicados al lado de los perdidos. Como resultado, la mordida cambia.
Si notó que cuando cierra los dientes, no toman la misma posición que antes y/o la dicción ha cambiado, entonces debe visitar al dentista con urgencia. Los cambios en la mordida tienen graves consecuencias negativas: el desarrollo de la enfermedad de las encías, el aflojamiento de los dientes, el dolor en las articulaciones de la mandíbula, problemas para masticar alimentos.


6. La aparición de molestias en la articulación de la mandíbula.
No debe ignorarse el chasquido y el crujido de la mandíbula al abrir o cerrar la boca. Estos pueden ser síntomas de trastornos en la articulación de la mandíbula, como una dislocación, un trauma o un proceso inflamatorio. Una mordida incorrecta también puede conducir a esto.
Si el tratamiento no se inicia en ese momento, la incomodidad en la mandíbula puede causar dolor al comer, migrañas, tinnitus e incluso cambios en las características faciales.


7. Planificación del embarazo.
Esta debería ser una razón importante para visitar al dentista. Muchas personas saben que durante el embarazo, la condición de los dientes se deteriora: los dientes pueden comenzar a doler, caerse, etc. Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre cambios hormonales, como resultado de este proceso, el tejido de las encías se afloja y es vulnerable a la penetración de bacterias patógenas, que provocan el desarrollo de caries, gingivitis y otras enfermedades de la cavidad oral. Además, la toxicosis y el aumento de la acidez de la saliva en mujeres embarazadas también tienen un efecto negativo sobre el esmalte dental.
Por eso es extremadamente importante realizar un saneamiento completo de la cavidad oral antes del embarazo. cura todas las enfermedades dentales existentes para que no empeoren ni compliquen el curso del embarazo. Además, no se recomienda el tratamiento dental durante el primer y tercer trimestre del embarazo, ya que puede afectar negativamente el desarrollo del feto.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias