Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Aromaterapia, el poder de los aromas

La aromaterapia es una terapia natural que utiliza aceites esenciales aromáticos con fines medicinales para mejorar la salud del cuerpo, la mente y el espíritu. De este modo la aromaterapia fortalece la salud física y emocional del individuo, aunque en ningún caso se recomienda como tratamiento sustitutivo para enfermedades, especialmente las graves, sino complementario. La aromaterapia se considera tanto arte como ciencia. Recientemente, la aromaterapia ha ganado reconocimiento en ciencia y medicina. 

Por supuesto, para que la aromaterapia sea eficaz y pueda aprovechar todos los beneficios que esta proporciona, es necesario estar en manos expertas. En caso de querer iniciarse en el mundo de la aromaterapia, lo más indicado es hacer un curso de aromaterapia en el cual pueda aprender todos los secretos de los aceites esenciales, sus indicaciones, pero también sus contraindicaciones. La aromaterapia debe tener una visión holística de la problemática a tratar, por lo que un simple listado de aceites esenciales en internet acompañado de sus supuestos beneficios, podría no ser siempre beneficioso. Con suerte resultaría inocuo, pero por si acaso, lo mejor es dejarlo en manos de alguien capaz, o capacitarse uno o una misma con un buen curso de aromaterapia.

Pero ¿Desde cuándo ha existido la aromaterapia? La gente ha usado la aromaterapia durante miles de años. Las culturas antiguas en China, India, Egipto y otros países incluían componentes de plantas aromáticas en resinas, bálsamos y aceites. Estas sustancias naturales se han utilizado con fines médicos y religiosos. Los aceites tienen efectos tanto físicos como psicológicos. La destilación de aceites esenciales se atribuye a los persas en el siglo XX, pero puede haber sido utilizada hasta entonces. En el siglo XIX, los médicos modernos se centraron en el uso de productos químicos. Sin embargo, los médicos franceses y alemanes aún reconocieron el papel de los remedios herbales naturales en el tratamiento de la enfermedad.

El término "aromaterapia" fue acuñado por el perfumista y químico francés Rene-Maurice Gattefoss en un libro que escribió sobre un tema publicado en 1937. Por ejemplo, descubrió las propiedades curativas de la lavanda en el tratamiento de quemaduras.

Y ¿Cómo funciona la aromaterapia? La aromaterapia funciona a través del  sentido del olfato y la piel , utilizando diversos métodos: difusores de aceites esenciales, inhaladores, sales de baño, aceites corporales, cremas o lociones de masaje, compresas frías y calientes... Será el aromaterapeuta experto el que definirá el mejor modo de aplicación, dependiendo de la dolencia a tratar. Además, hay casi un centenar de tipos de aceites esenciales. Como regla general, las personas usan algunos de los aceites más populares, pero conocer los aceites y las combinaciones de estos puede hacer la diferencia, por eso es que hemos insistido tanto en la necesidad de no dejarse llevar por la primera guía que encuentre, y acudir a un aromaterapeuta experimentado o, si lo que desea es convertirse en un profesional, realizar un curso de aromaterapia en el cual aprenda todo sobre los aceites esenciales y sus combinaciones.

Los aceites esenciales están disponibles en Internet, en tiendas naturistas y farmacias. Es importante comprar a un fabricante de buena reputación y que fabrique aceites de calidad. Esto asegura que está comprando un producto de calidad que es 100% natural. Los aceites esenciales para aromaterapia no deben contener aditivos ni ingredientes sintéticos. Cada aceite esencial tiene muchas propiedades curativas, usos y efectos únicos. La combinación de aceites esenciales para conseguir un efecto sinérgico crea aún más beneficios para su uso.

Su efecto es proporcionado porque muchos componentes de los aromas son similares en estructura química, acción biológica y farmacológica con compuestos endógenos involucrados en la bioregulación de los sistemas fisiológicos del cuerpo. Esto es importante porque la patogénesis de diversas formas de patologías, debido a factores ambientales, se caracterizan no solo por la complejidad y versatilidad, sino también por el "colapso" de los sistemas reguladores. La naturaleza multicomponente de los aromas vegetales proporciona su efecto polivalente y versátil en varias partes del proceso patológico.

 

El efecto terapéutico en la aromaterapia se debe a la respuesta del cuerpo es más fisiológica, ya que está asociada con la reestructuración del funcionamiento de los sistemas fisiológicos. Esto aumenta la fiabilidad de la autorregulación de los sistemas del propio cuerpo. Restaurar el rango de autorregulación es una de las razones para aumentar las capacidades de adaptación de los sistemas. Dicho de otro modo, la aromaterapia ayuda al cuerpo a encontrar el camino hacia su tendencia natural para reencauzarse y regenerarse.

Una de las peculiaridades de los aromas de plantas es que sus acciones a altas y bajas concentraciones son de naturaleza opuesta: los efectos positivos se observan a bajas concentraciones y no se observan a altas. Esto se debe a que las respuestas en los niveles más bajos requieren menos energía, y esto es preferible para el cuerpo.

 

Los aromas vegetales tienen un leve efecto bioregulador, son bien tolerados, no causan efectos tóxicos con el uso prolongado y no tienen contraindicaciones. Los aromas vegetales no son alérgenos ni antígenos. Se pueden usar tanto para el tratamiento individual como grupal. Se pueden utilizar durante el descanso o el trabajo, lo que crea ciertas comodidades durante el tratamiento de aromaterapia.

 

La seguridad y la facilidad de uso de la aromaterapia ayudan a que una persona sea tratada no en un hospital, sino en su hogar. Esto es importante para aquellos pacientes que prefieren recibir un tratamiento sin interrupción de su entorno social habitual. Además se trata de fragancias que no provocan ningún tipo de adicción, por lo que sus contraindicaciones son casi inexistentes. Con un buen uso, la aromaterapia no tiene prácticamente contraindicación ni efectos secundarios.

 

Es importante dejar claro que la aromaterapia, como remedio natural que es, no actúa de forma inmediata, sino gradual. Pero con la persistencia y la paciencia del paciente, le da un alto efecto. Esto quiere decir que no puede esperar efectos inmediatos, y que por supuesto, no es la mejor terapia para tratar una luxación o un brazo rotos. Aunque un tratamiento de aromaterapia puede ser un buen coadyuvante a la rehabilitación, de eso no hay duda. Se puede notar si eficacia en males como el insomnio, la depresión o el estrés; o puede ayudarle a seguir una dieta o dejar de fumar.

 

La disponibilidad del método y las materias primas, el bajo costo del procedimiento y su facilidad para el paciente juegan un papel importante. Los datos presentados indican que la aromaterapia es el control más prometedor de los procesos universales de aumentar la estabilidad del cuerpo, ya que tiene un mecanismo de acción patogénico, ayuda a restaurar las funciones de los órganos y tejidos en caso de inhibición.

 

Con el uso persistente y paciente de aromaterapia, la condición de los pacientes mejora, se logran resultados que no pueden obtenerse con otras medicinas modernas. Es por eso que muchas veces es posible reemplazar algunas medicinas sintéticas por otras naturales, incluido el aceite esencial, cuyos beneficios han sido probados durante siglos. Por supuesto, en pacientes gravemente enfermos, el uso de drogas modernas ciertamente puede estar justificado. La aromaterapia no debe considerarse como una panacea, sino como una terapia que complementa, que no reemplaza, los métodos tradicionales de tratamiento. Se complementan entre sí. Este es un punto en el cual nos vemos obligados a insistir.

 

La aromaterapia, como otros medicamentos, tiene límites en su efectividad. Debido a que las drogas sintéticas se crearon porque la medicina alternativa a menudo resultó ser impotente, mientras que los métodos clásicos modernos de tratamiento salvaron a muchas personas de enfermedades graves, aumentaron la esperanza de vida y redujeron la mortalidad.

 

Estamos en contra de la automedicación realizada sin consulta y control de los médicos e instamos al uso de aceites esenciales y sus aromas solo estrictamente de acuerdo con las indicaciones y según lo prescrito por un especialista. Esto también es algo que hemos repetido de forma reiterada. Por supuesto no vamos a animarle a que haga usted la carrera de medicina (aunque si tienen tiempo, ganas, dinero y les apetece, adelante), pero si hemos logrado captar su interés por la aromaterapia, y desea conocer en profundidad todos los beneficios de los aceites esenciales y cómo aplicarlos a la salud y el bienestar, no dude en hacer un curso de aromaterapia, si no dispone de un centro cerca, busque un curso de aromaterapia online, seguro que sus visitas al médico se reducirán.

 

 

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias