Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 27 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Mentoring y coaching, en qué se diferencian y en qué pueden ayudarte

Todos han escuchado sobre el coaching de una forma u otra, pero no todos entienden qué es y cómo esta capacitación difiere de la tutoría o la capacitación. En este artículo, hablaremos en detalle sobre lo que hay detrás del coaching y comprenderemos sus principales técnicas y métodos.

 

 

¿Qué es el coaching?

El coaching es una relación profesional que ayuda a las personas a lograr resultados sobresalientes en su vida, carrera y negocios. Un coach ayuda a cerrar la brecha entre dónde está una persona ahora y dónde quiere estar. Un coach cuenta con una preparación que lo habilita para acompañar a otro a conseguir el logro de sus objetivos.  Se trata de un profesional que después de haber pasado por una formación, dispone de distinciones, metodología y herramientas para apoyar y motivar a quien lo consulta.

Se utilizan una amplia gama de técnicas y métodos de comportamiento en la relación entre el cliente y el coach que ayudan al cliente a alcanzar los objetivos establecidos, mejorar su desempeño profesional y satisfacción. Un coach es muy útil para extraer el talento de los trabajadores y directivos de las empresas. De hecho este tipo de métodos se comenzaron utilizar en el ámbito deportivo en EEUU y a popularizar sobre todo para dar asesoramiento a empresas. Al ver los buenos resultados, se ha ido extendiendo a otros campos. El coaching ha traspasado las fronteras de su campo de aplicación inicial, pero también las geográficas. En Europa, latinoamérica y Asia, la demanda de coach ha aumentado en la última década. Para hacernos una idea de cómo está la demanda de coaching en Argentina, tan sólo en la ciudad de Córdoba se podían encontrar 350 profesionales titulados en 2017, y la cifra no ha hecho más que aumentar.

Diferencias entre Coaching y Mentoring

El coaching y mentoring a menudo usa enfoques y prácticas similares. Sin embargo, el programa de coaching tiene un marco de tiempo definido y establecido, aunque puede ampliarse si es necesario, y el mentoring es una relación a largo plazo. El mentor probablemente tenga la misma profesión, a veces incluso trabajando en la misma compañía que la persona o personas a quienes ayuda. Él, como regla, es un practicante experimentado que ya ha pasado por el camino que su aprendiz ahora está siguiendo.

 

En el coaching, la tutoría, el asesoramiento y muchos procesos son similares, pero los llevan a cabo personas con diferentes calificaciones y se supone un formato diferente de relación entre el maestro y el alumno. En pocas palabras, el coach es más parecido a un psicólogo y un motivador que un maestro.

 

El coaching no incluye proporcionar recomendaciones; la atención se centra más en el pensamiento del cliente. En el mentoring el consejo es una práctica común.

 

Entrenamiento

Mentoring

Colaboración por un cierto período de tiempo.

Cooperación permanente, que puede durar mucho tiempo.

Las reuniones son más estructuradas y se programan de manera regular.

Las reuniones se llevan a cabo según sea necesario: cuando el aprendiz necesita asesoramiento o apoyo.

Se enfoca en desarrollar fortalezas y lograr los cambios deseados. Útil para el desarrollo del talento, la gestión del cambio y la búsqueda de soluciones específicas para problemas profesionales.

Expande horizontes y habilidades profesionales que el mentor ya adquirió con anterioridad en su carrera.

Un entrenador no tiene que tener experiencia en el campo del trabajo de su cliente. Sin embargo, debe comprender cómo funciona la esfera del cliente: comprender su lenguaje profesional y tener una idea de las responsabilidades y funciones.

Un mentor es siempre un especialista más experimentado y calificado que un estudiante. A menudo, este es un empleado senior de la organización que puede transferir conocimiento y experiencia.

La agenda es establecida por el entrenador o el cliente. Para cada reunión, el tema se acuerda entre las partes.

El aprendiz establece la agenda, mientras que el mentor brinda apoyo y orientación.

El objetivo de la agenda es avanzar hacia los objetivos establecidos por los clientes.

La tutoría está dirigida al desarrollo profesional.

Métodos de coaching

La metodología de coaching en realidad no es tan complicada. Incluye prácticas que la mayoría de nosotros conocemos. Incluso utilizamos muchos de ellos en la vida cotidiana. La diferencia es que los entrenadores aplican conscientemente estos métodos para ayudar al cliente a lograr su objetivo.

 

Crear una atmósfera confidencial es esencial. Los buenos entrenadores se comunican con todos los miembros del equipo. Se adentran en el mundo del cliente y pueden apreciar las fortalezas y debilidades de cada uno. Para que un equipo o cliente individual tome en serio el trabajo con un entrenador, deben confiar en él.

 

Una buena forma de generar confianza es demostrar una escucha activa. El coach debe estar totalmente centrado en las palabras del cliente y deja en claro que lo entiende. Durante las reuniones 1 a 1, el capacitador escucha atentamente y luego resume la conversación: muestra un interés sincero, lo que aumenta el nivel de confianza y ayuda a lograr mejores resultados. La escucha activa es una habilidad importante que muchos líderes carecen, y es algo que el coach puede ayudar a entrenar, para así capacitar en liderazgo a sus clientes.

 

Además de la escucha activa, el coach utiliza su inteligencia emocional para establecer contacto con el cliente. Se debe incluir la inteligencia emocional en la lista de técnicas de entrenamiento, porque ponernos en la piel de un miembro del equipo y comprender las barreras personales que impiden el éxito es la clave para desarrollar estrategias que ayuden a superar los miedos. Este, por supuesto, es uno de los objetivos más importantes del coach.

También será necesario que el coach Hable el "idioma" del cliente. Incluso si el entrenador no trabaja en la misma compañía que el cliente, es muy importante hablar el mismo idioma y usar los mismos términos profesionales.

Escuchar es solo la mitad de la fórmula de comunicación. Cómo escuchar, qué decir, cómo hablar y cuándo hablar: todo esto afecta para que la información alcance la meta y conduzca a resultados. Los líderes que escuchan de manera competente tanto el texto como el subtexto, que responden con un lenguaje, ritmo y tono inclusivos, mejoran la productividad de sus oyentes y aumentan la satisfacción laboral.

Técnicas de coaching

Un buen entrenamiento va más allá de la capacidad de hacer las preguntas correctas. Los coach capaces no solo son buenos oyentes, sino también buenos estrategas que usan sus habilidades y conocimientos para ayudar a los clientes a alcanzar su potencial.

Los coach profesionales no sólo tienen la capacidad de sacar el máximo provecho de entrenar a otros, sino que también usan una serie de herramientas y técnicas para ayudar a sus clientes a comprenderse a sí mismos, identificar metas y obstáculos, y encontrar formas de superarlos.

1- Priorización

Los coach y expertos en productividad han desarrollado cuadros, gráficos y matrices para ayudar a los clientes a planificar y priorizar. Los profesionales que usan este método de entrenamiento creen que la priorización no debería ser tan difícil. Insisten en que, en lugar de centrarse en listas y plazos, los clientes deben aprender a evaluar lo que es más importante para ellos y no para otros.

Tal replanteamiento a menudo abre nuevas oportunidades para la delegación, el cambio o el replanteamiento de la distribución actual de tiempo y recursos, aumentando el margen para el crecimiento personal y el logro de objetivos. Esta técnica alienta a los clientes a pensar en lo que están haciendo y por qué.

2- Valores fundamentales

Todos sabemos que nuestras creencias y valores determinan quiénes somos y cómo vivimos. Los capacitadores orientados al valor ayudan a sus clientes a descubrir los llamados valores fundamentales por los cuales viven y que, aunque sin saberlo, influyen en sus decisiones.

Para hacer esto, el coach hace pensar en lo que los clientes valoran más en un área particular de la vida. Esta lista de valores centrales personales, ya sea familia, libertad, salud, servicio, éxito, se convierte en un ancla. Volviendo a lo que es más fácil entender, el coaching nos hace ver como la mayoría de los problemas surgen cuando estos valores personales se ven afectados.

3- Rueda de consecuencias

La rueda de las consecuencias está diseñada para aumentar la efectividad de las decisiones. Permite a los líderes y a los encargados de tomar decisiones, identificar de manera confiable y rápida los posibles riesgos y oportunidades.

Los coach o instructores de negocios utilizan ampliamente la rueda de las consecuencias como una herramienta universal para resolver muchos problemas: desde la resolución de conflictos y la mejora de la calidad del trabajo, hasta formar un equipo, probar la innovación, la capacitación y la investigación. La rueda de consecuencias se puede utilizar para predecir las consecuencias de casi cualquier evento que pueda afectar futuro.

Antes de concluir, es necesario precisar que ni el mentoring, ni tampoco el coaching suponen una terapia ni proceso curativo para dolencias de tipo psicológico o psicosomático. Es importante definir bien cuál es el problema que deseamos tratar para decidir cuál es la mejor metodología para resolverlo.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias