Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 27 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Crear el hábito de la lectura en niños y niñas

 

Un adulto que lee en voz alta a un niño realiza un acto de amor, y esto tiene implicaciones importantes para el desarrollo de la personalidad del niño a nivel relacional, emocional, cognitivo, lingüístico, social y cultural. En la experiencia compartida de leer y escuchar, adultos y niños entran en armonía mutua a través de los mundos que cobran vida entre las páginas del libro, en una comunicación intensa y agradable hecha de emoción, amistad, complicidad y confianza, que fortalece su vínculo emocional.

 

 

 

 

¿Por qué leer a los niños?

  • Desde un punto de vista emocional , leer un cuento de fantasía o un libro infantil a un niño, le permite explorar sus emociones más íntimas en compañía de adultos que pueden contenerlo, tranquilizarlo y darle explicaciones.

  • Desde un punto de vista cognitivo , la lectura ofrece al niño un canal alternativo de conocimiento, además de la experiencia directa; promueve la comprensión de uno mismo y del mundo que lo rodea; amplía la mente al descubrimiento y la exploración; desarrolla su imaginación, la fantasía, la creatividad, su curiosidad, expande la memoria y además mejora las habilidades lógicas y abstractas.

  • En el nivel lingüístico, la lectura estimula el desarrollo del lenguaje, enriquece el vocabulario y mejora la calidad léxica.

  • Desde un punto de vista social, se ha demostrado que los niños acostumbrados a la lectura en familia desde preescolar tienen un mejor rendimiento escolar, inclusión social, habilidades para resolver problemas, lo que adquiere aún más valor para los niños de familias con una situación de desventaja sociocultural, en la que la dificultad de leer y escribir contribuye al riesgo de abandonar la escuela, con un aumento de la pobreza y la marginación.

  • En términos culturales , finalmente, la transmisión de historias y cuentos de adultos a niños fue vista como uno de los canales del paso de valores, mensajes y tradiciones éticas de generación en generación.

Cómo hacer que a los niños les encante leer

 

Siempre recuerdo como mi padre me leía de pequeña antes de acostarme algún episodio de "La Odisea". Ciertamente no parece el libro más adecuado para un niño, y sin embargo me encantaba, y estoy convencido de que fué eso lo que sembró en mí la inquietud por la lectura. Mis padres, además, se preocuparon siempre de poner a mi disposición libros para aprender a leer. En mi casa nunca faltaron libros adaptados a la edad que tuviese yo en ese momento, e incluso un poco superiores, no voy a negarlo, y una cartilla para aprender a leer era siempre recibida como el mejor de los regalos. Ciertamente el comprobar que mis padres no sólo se preocupaban de que yo tuviese a mi disposición un buen libro para aprender a leer, sino que ellos eran también ávidos lectores, ayudó bastante a que aprendiese rápidamente a leer y a escribir, y que además adquiriera el hábito de la lectura.

El arte de hacer crecer un lector es un desafío que puede tener recompensas inesperadas. Leer en voz alta es la forma más efectiva de apasionar a un niño sobre libros e historias , primero desarrollando placer y deseo en él y luego la capacidad autónoma de leer. La actividad de lectura debe estar dentro de la atención primaria del niño, al que se debe 'alimentar con palabras'.

La disponibilidad de libros en el hogar, la familiaridad con su contacto, el ejemplo de los padres que leen, el hábito de contar, discutir, intercambiar ideas y consejos sobre los temas que se leen, son estrategias válidas para estimular a los niños .

Para atraer el interés y la curiosidad, el libro debe convertirse en una herramienta mágica y tentadora en sus manos, capaz de introducirlos en el mundo simbólico contenido en sus páginas, a través de la relación con el adulto que lo propone. Un mundo hecho de emociones, alegrías, miedos, fantasías, afectos, eventos y descubrimientos.

Es importante saber leer no "al" niño sino "con" el niño , en una comunicación mutua y rica. Leerle a un niño es el primer paso para que ese niño se convierta en lector.

Cómo leer a niños pequeños

Dependiendo de la edad y, por lo tanto, de las etapas del desarrollo psicomotor, existen libros y formas de lectura más adecuados.

  • En el bebé muy pequeño, de pocos meses, hay que tener en cuenta que son muy sensibles al sonido. Por ese motivo el ritmo, la melodía, la voz cadenciada serán la prioridad. Las primeras lecturas serán canciones de cuna, poemas, rimas, palabras o frases con un ritmo bien definido para acunar, acariciar, mimar con la música de las palabras.

  • De 6 a 12 meses se le ofrecerán los primeros libros pequeños, robustos y fáciles de manejar como juguetes, de dimensiones y materiales adecuados para la exploración táctil y oral, así como visual, pero siempre acompañados de la palabra hablada en voz alta, para que la experiencia de 'El libro objeto' se asocie con el recuerdo de la historia.

  • De 12 a 24 meses, el niño se sentirá atraído por libros con grandes ilustraciones en color, figuras con contornos nítidos, tonos vivos y libros animados que se mueven, se despliegan, componen, son fáciles de seguir y cuentan historias simples para escuchar y escuchar. Es un buen momento para los libros de rutinas diarias (despertar, comer, bañarse, dormir, jugar), ofreciendo referencias temporales que lo tranquilizan.

El libro a esta edad puede ser un presagio de experiencias sensoriales (táctiles, visuales, auditivas) pero también emocionales (sorpresa, miedo) y morales (mensajes educativos). La lectura debe convertirse en una cita regular , incluso un ritual de unos minutos, que el niño espera y desea, por ejemplo, antes de la siesta, después de las comidas o en las buenas noches. Si se convierte en hábito, será reconfortante para él en momentos de espera o enfermedad.

La lectura debe ser un placer, no una obligación , por ejemplo, si el niño pierde la concentración o se va, no debe insistir. El hábito de escuchar aumentará gradualmente la capacidad de atención.

Cambiar el tono de la voz y el ritmo de la narración, dar voz y mimetismo a los diferentes personajes, lo que permite al niño mirar las figuras y pasar las páginas mientras lee, hace que la historia sea más animada y aumenta el interés.

Importancia de leer en casa

De 2 a 3 años el niño ya no sólo escuchará la voz y mirará las figuras, sino que aprenderá a asociar las palabras pronunciadas con los signos de escritura, entrando así en el mundo mágico de la escritura. En este grupo de edad, las historias que, teniendo niños o animales como protagonistas, con pocas palabras y en pocas páginas, responden a su inagotable curiosidad sobre el mundo y las cosas, y lo ayudan a resolver los pequeños y grandes problemas de cada día (la comida para bebés, el baño, el hermanito, las medicinas ...). A menudo el niño querrá pasar las páginas solo, completar la oración de una historia que conoce, indicar las figuras y decir lo que representan, sostener el libro en la mano y contar la historia de una manera el suyo. Es posible que quiera que le lea y relea el mismo libro siempre, porque le ha gustado especialmente, hasta el punto de recordar exactamente la historia.Se trata de la función tranquilizadora y estructuradora de la memoria .

Leer a los niños de preescolar

A los niños de 3 a 6 años les encantan las series con los mismos personajes (un niño o niña, o un animal con sentimientos humanos con los que pueden identificarse) involucrados en diferentes situaciones que pueden interesarle, informarle, entusiasmarle y ayudarle a superar obstáculos y temores. Se debe alentar al niño a interactuar con la historia haciendo preguntas, proponiendo comentarios y soluciones, modificando la evolución y puede ser estimulado para crear descomposición e inventar nuevas historias sobre la base de las viejas, para descubrir pensamientos, emociones y fantasías. A esta edad es cuando mi padre me introdujo en el maravilloso mundo de 'La Odisea'. Ciertamente puede no parecer lo más adecuado para un niño, pero los personajes fantásticos, como Polifemo, Medusa o las sirenas, siempre causan una gran fascinación en los más pequeños. 

Si ve a su hijo o hija muy interesado en aprender a leer, puede ser una buena edad para ofrecerle su primera cartilla para ello. Es importante no forzarlo, y que sea una respuesta a su muestra de interés por aprender a descifrar por sí mismo lo que dicen los libros.

 

Lectura para niños de 6 años

A partir de los 6 años, el niño podrá leer cada vez más de forma independiente , pero leer junto con el adulto conserva su gran valor como un momento insustituible de comunicación, discusión y crecimiento. Los niños están muy interesados ​​en los libros que explican las maravillas de la naturaleza y la ciencia, en los textos de laboratorio que enseñan "cómo hacerlo", en las series de aventuras o en las historias fantásticas y detectivescas que la ayudan a enfrentar incluso los problemas más serios con serenidad. El niño o la niña se sentirán genial, esperando el final feliz después de tantas adversidades. Poco a poco, el niño acostumbrado a la lectura sentirá curiosidad por todo lo que sucede, y su hábito de lectura será de diario a semanal, leerá desde cómics hasta libros de ficción y ensayos. La tarea educativa de comenzar a leer, consolidada a lo largo de los años, se habrá cumplido.

 

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias