Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

REFLEXIONES EN EL LADO MENTAL DEL TENIS

 

Los problemas que más desconciertan a los tenistas no están relacionados con la forma de golpear las pelotas de tenis. Los libros y entrenadores profesionales brindan mucha información sobre el aspecto técnico de las cosas. La mayoría de los jugadores no se quejan de su condición física. La queja más común de los tenistas de todas las edades es: " No es que no sepa qué hacer, sino que no hago lo que sé ". 

 

 

 

De los jugadores a menudo puedes escuchar estas quejas: "Juego mejor cuando entreno que durante la competición" o " Sé que estoy cometiendo un error al golpear a la derecha, pero no sé cómo deshacerme de este error". La mayoría de los atletas en otros deportes, se enfrentan también a estos problemas, pero tal vez no con la misma intensidad que en el tenis. 

Los jugadores de tenis a menudo escuchan que el tenis es un juego muy psicológico, por lo que debes desarrollar una actitud mental adecuada. Uno debe estar seguro y querer ganar, de lo contrario siempre perderá. Juega y no pienses cómo golpear. A veces un tenista logra un buen golpe y parece que en estos momentos no piensa en cómo jugar, tan sólo juega y se deja llevar.

Sin embargo eso no es exactamente así. Poder jugar al nivel de no pensar en 'jugar' implica un estado mental ganador com muchas horas de entrenamiento tanto en el plano físico como psicológico. El tenista debe estar completamente seguro de que nada en él ni en su equipamiento va a fallar. Debe conocerse perfectamente, saber que su cuerpo responderá como es debido porque está entrenado; que las raquetas de tenis que va a usar en la competición no le fallarán, porque son las mejores; que los cordajes de las raquetas están ajustados en el punto óptimo para que él o ella puedan dar lo mejor de sí mismos. Esa confianza es el primer paso para la preparación mental necesaria para ganar un torneo, y puede y debe trabajarse. Y esa confianza se desmorona cuando nos obligamos a 'pensar' en cómo jugar bien mientras jugamos. El trabajo de pensar en jugar bien es previo, nunca durante el juego. Me explico.

Te sugiero que hagas un pequeño experimento. El día en que tu compañero de entrenamiento juegue muy bien, es decir que esté en buena forma, pregúntale ""Oye ¿qué agregaste a tu tiro de la derecha? Hoy te ha salido espectacular". Si muerde el anzuelo (será el 95% de veces), comenzará a hablar sobre cómo balancearse, dónde se encuentra con respecto a la pelota, etc. Si después de esto volvéis a jugar, tu compañero comenzará a cometer errores muy rápidamente, se esforzará mucho por hacer lo que te acaba de decir.

¿Es posible jugar apagando tu mente a propósito? ¿Cómo puede uno ser conscientemente no consciente? Hay una contradicción indudable en esto. Sin embargo, se puede lograr una condición similar. Sobre este estado del jugador podemos decir que su mente está tan concentrada que no interfiere con la naturalidad de los movimientos. En este estado, el cuerpo funciona automáticamente, sin la intervención de los pensamientos. La mente no evalúa las acciones, no dicta como actuar, ayuda a jugar sin pensamientos. La capacidad de acercarse a ese estado mental durante un juego es el objetivo de un jugador de tenis que quiere lograr resultados "máximos". 

El entrenamiento efectivo en tenis o jugando en la cancha solo es posible sujeto a las siguientes reglas: Es necesario presentar de forma clara la imagen del resultado deseado. Confíe en la intuición del cuerpo para realizar golpes de forma natural, aprendiendo de los éxitos y errores. Ver, sentir, escuchar tus golpes y no evaluarlos desde una posición es bueno o malo, es decir uno debe aprender a calmar la mente.  

Una mente relajada. En eso consiste la confianza y el espíritu ganador, que nada de lo que ocurra sea capaz de alterar nuestro juego. Nos estamos acercando a un punto clave: la movilidad de nuestra mente hace que sea difícil manifestar habilidades naturales, y especialmente la intuición. Sin ella, es imposible lograr una actividad efectiva, sin ella no hay tenis genial. A medida que la mente se calma, el tenista no piensa cómo, cuándo y dónde recibir un golpe. No aplica todos sus esfuerzos en el momento del impacto, no evalúa sus golpes. Él solo juega su juego favorito. Oye el sonido de un golpe, siente contacto muscular con la pelota, pero no se refleja en el tenis. Se dice que la buena música y arte emergen de las profundidades de una mente tranquila. Entonces, los mayores logros en el deporte, ocurren cuando la mente está tranquila como un lago cristalino. 

Si reflexionará sobre sus logros más altos, recuerde estos sentimientos. Durante tales experiencias, la mente no actúa por separado, dice lo que debe hacerse o critica la acción. Está tranquilo, la acción fluye libremente como un río. Cuando esto sucede en la cancha de tenis, estamos concentrados, no tratando de concentrarnos. Nos sentimos a gusto y libres. Tenemos la confianza interna de que podemos hacer lo que se requiere, y no necesitamos esforzarnos mucho. 

Aparentemente, estos momentos ocurren con mayor frecuencia cuando los jugadores intercambian golpes en una red. A menudo, el intercambio de golpes es tan rápido que no hay tiempo para pensar. En esos momentos, los jugadores a menudo se sorprenden al descubrir que hicieron ataques con los que ni siquiera podían soñar. Moviéndose rápido, no tienen tiempo para planificar, simplemente sucede un golpe perfecto. Los jugadores suelen llamar a estos golpes simplemente suerte, pero si esto sucede repetidamente, comienzan a creer en sí mismos y a sentir una profunda confianza. En resumen, para "centrarse" es necesario ralentizar la mente. Calmar la mente significa dejar de pensar, contar, juzgar, preocuparse, temer, esperar, intentar, arrepentirse, controlar, temblar de emoción o distraerse. El objetivo de cualquier jugador de tenis es aumentar la frecuencia y la duración de estos momentos, calmando la mente para ampliar gradualmente la capacidad de aprender y realizar. 

Evidentemente esto es mucho más fácil de decir que hacer, pero siempre que te des cuenta de que la tensión ha invadido de forma irremediable tu mente, piensa en porqué comenzaste a jugar a tenis. Posiblemente tus inicios fueron los de todo el mundo, querías hacer deporte y divertirte. Vuelve a conectar con esa diversión. Si con el tenis no puedes, coge tus palas de padel o raquetas de badminton e invita a unos amigos a jugar, a ser posible que no sean competitivos, que sea tan sólo por diversión. Tómate un tiempo y desconecta, disfruta jugando otros deportes de raqueta para no perder tu forma, aprovecha para llevar tus raquetas a una tienda de cordajes de raquetas de tenis, para que te las dejen como nuevas, y una vez hayas reseteado tu mente, vuelve con más fuerza que nunca. 

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias