Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 28 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Diez cosas que aprendí de mi familia numerosa

Tener hijos te cambia la vida. Esa es una afirmación que a día de hoy nadie pone en duda. Sin embargo, no es lo mismo tener un solo hijo que tener dos. Y por supuesto, hay algo que tan sólo descubres tras un tercer parto. Y es que como en todo, la experiencia es un grado, y aunque hayamos leído muchos libros y creamos tener toda la información necesaria para afrontar la nueva etapa que supone la llegada de un nuevo miembro de a la família, una cosa es comprender las enseñanzas que podemos descubrir cada día en El Blog de Mamá, y otra muy diferente experimentarlas en carne propia. Así que aquí os dejo las cosas que yo aprendí desde la experiencia de haber aumentado hasta tres veces la familia... Eso si no contamos al perro y los dos gatos.

 

 

 

1) Me di cuenta de que todos los niños son diferentes

Incluso si estos son niños nacidos de los mismos padres y criados dentro de la misma familia, todos estos niños seguirán siendo diferentes. La educación, por supuesto, importa, pero su influencia en la personalidad de los niños está sobrevalorada. Cada niño tiene su propio temperamento innato, sus propias inclinaciones, sus propias peculiaridades de desarrollo, sus propios matices. ¡Y esto es genial! Cada niño viene a nuestra vida para enseñarnos algo. Los niños idénticos son una fantasía o una señal de que algo no funciona.

2) Me volví mucho más tolerante 

Creo que, habiendo leído la palabra "más tolerante", mi pareja suspirará tristemente y me mirará con reproche. Sí, a veces grito un poco, y alboroto. Pero, en general, dejé de preocuparme tanto por una gran variedad de razones como solía hacerlo. Ahora no me importa nada que el niño haya encontrado galletas y las esté tirando con todas sus fuerzas, en lugar de comerlas, que le guste correr desnudo o disfrazarse, que chupe un chupete o que todavía esté en pañales, que no coma todo lo que debe cuando debe, o que coma más que yo. No me preocupa la diarrea, los mocos y la fiebre (sí, sí, todos los niños se enferman y pasará). Las crisis de edad no me molestan, sino que me divierten. Siento dónde es posible dar libertad al niño y dónde vale la pena mantenerse firme hasta el final y mantener los límites de lo permitido.

3) Por cierto, sobre los límites

El alcance de lo permisible debe necesariamente serlo. Antes me parecía que esto estaba mal, hay que darle libertad al niño y simplemente guiarlo, explicándole. Por desgracia, no funciona. Se necesitan límites claros de lo que el niño puede hacer y lo que no puede hacer. A los propios niños les gustan mucho las reglas, ya que les calma saber que existen. Por ejemplo, "comemos postres solo después de comer", "primero lecciones, luego dibujos animados", "quien no se haya lavado las manos antes de comer, seguirá con hambre", "exactamente a las 20:00 vamos a lavarnos los dientes", etc. Y si existen estos límites y reglas claras, entonces no hay necesidad de explicar por qué ahora no está permitido el helado o una barra de chocolate (¡incluso un trozo!), Por qué debes lavarte las manos si ya están limpias y por qué tu madre no te permite ver otro episodio de La Patrulla Canina. 

4) No me preocupo por el desarrollo infantil temprano

Es imposible mantener a un niño alejado de este desarrollo en una familia numerosa. Los más jóvenes se sienten atraídos por los mayores, que les parecen, siendo aún tan pequeños, verdaderos semidioses que lo saben todo. Lo más importante aquí, en mi opinión, es criar adecuadamente al hijo mayor, invertir en él al máximo, porque será el ideal que los más pequeños se esfuerzan por lograr. ¡PERO! Para criar adecuadamente al primer hijo, no es necesario llevarlo a clases de desarrollo a partir de un año. Simplemente permítele estar cerca de ti y explorar el mundo bajo tu cuidadosa supervisión. El resto es cuestión de observar qué se le da bien, qué le gusta, y potenciarlo.

5) Comencé a valorar, fortalecer y mantener la jerarquía familiar

¿Libertad e igualdad? No, esto no se trata de nosotros. Con el nacimiento del tercer hijo, mi pareja y yo llegamos a la conclusión de que la jerarquía en la familia es necesaria y su ausencia es destructiva. Los padres estamos a cargo, los niños son atendidos y se escuchan sus opiniones, se dialoga con ellos y se les explican las razones y dudas. Pero la última palabra siempre es nuestra. En nuestra ausencia, la hermana mayor es la principal entre todos los niños. Pero esto no sólo da derechos, sino que también impone responsabilidades. Y por supuesto, los abuelos también son una figura de autoridad a respetar, aunque esto es un tema a parte que da no para post, sino para libro.

6) Me di cuenta que yo también debo cuidarme 

Y comencé a aprender a cuidarme. Antes vivía de acuerdo con el principio "todo lo mejor - para los niños", ahora el principio está al revés. En primer lugar, trato de cuidar de mi, para poder centrarme después en los niños con todas mis energías. Unos padres felices son garantía de un ambiente tranquilo y alegre en la familia. Si uno de los dos padres está agotado, exhausto, exprimido... no hará felices a sus hijos. Los niños te miran y captan tu mirada, tratando de leer en ella lo que se esconde dentro. Y si ven que no estás bien, feliz, alegre, antes que nada, se culpan a sí mismos por esto. Así son los niños.

7) Mi pareja es el mismo núcleo que yo

Y es por eso que en primer lugar (después de mí) está mi pareja, y luego los hijos. La relación de pareja no puede dejarse de lado, ya que una relación feliz repercute en un mayore beneficio de los niños, en mi humilde opinión. Compartir cuidados es un buen modo de fortalecer la relación y los vínculos paterno-filiales.

8) Mis compras han cambiado 

Con mi primer hijo, gasté sumas increíbles en todo tipo de cosas para bebés, atuendos, gadgets y complementos. Compré toneladas de cosas para Ania, pero no compré casi nada para mí, porque las cosas de niños no requieren ajuste y las compro rápido, y siempre hay poco tiempo, así que mejor se las compro para ella y para mí...nunca.

 

Ahora las cosas son diferentes. Me di cuenta de que los niños 

1) crecen muy rápido. 

2) se ensucian. 

3) absolutamente no necesitan tanta ropa y, en general, en general, no les importa qué ponerse. 

Para sentir todo esto, me tomó casi 8 años de maternidad y 3 hijos. Ahora compro cosas, principalmente para mí y para los niños, de acuerdo con el principio de si hay dinero, tiempo y ganas.

Dominé los conceptos básicos de las compras en línea y comencé a comprar ropa para niños en tiendas en línea donde cuesta un dinero razonable y, a menudo, hay rebajas y superventas. Siempre espero las promociones de la serie "hoy un 40% de descuento adicional en todo, incluida la sección de liquidación". La ropa heredada y la ropa de segunda mano son una gran opción.

Para mí, también compro cosas en rebajas. No recuerdo cuándo compré algo a precio completo. Definitivamente, he aprendido a ahorrar con mi tercer hijo.

9) Empecé a gastar varias veces menos en cosmética 

A los 35, me di cuenta de que la clave para una buena apariencia es una nutrición adecuada, actividad física, higiene, una cantidad suficiente de sueño por la noche y ojos que brillen de felicidad. Esta es la base. Todo lo demás es una serie de ayudas opcionales.

 

10) Me di cuenta de que era imposible hacer todo y aguantarlo

De la misma forma, me resigné a que es mejor no hacerlo perfecto que no hacerlo en absoluto .

 

Y sin embargo, he aquí, de repente recordé haberle preguntado a una amiga, que ya tiene cinco hijos, lo que aprendió con el nacimiento de su quinto hijo. Pensó unos segundos, luego dijo que con su quinto hijo, aprendió a no prestar atención a las opiniones de los demás sobre ella. Ella dice que de alguna manera le llegó un sentimiento de calma y confianza en sus fortalezas, sus acciones y sus convicciones. Y que esa gente piense lo que quiera, a ella no le importa. Todo el mundo tiene derecho a su propia opinión y ella a la suya, diferente a la de los demás también.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias