Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Arquitectura y coronavirus: cómo las enfermedades influyen en el diseño de hogares y ciudades

La propagación de la tuberculosis, los balnearios y la creación de rayos X influyeron en todo el proyecto arquitectónico de la época modernista. ¿Cómo son nuestras nociones de salud y los hogares en los que vivimos? ¿Cómo afectaron las epidemias al diseño de nuestros apartamentos? ¿Los cambiará el coronavirus? Estos debates ya están teniendo lugar en el ámbito de la arquitectura. En estos momentos, cualquier arquitecto técnico que se plantee un proyecto, no puede evitar tener en cuenta las circunstancias especiales que nos ha traído el coronavirus, y sea cual sea la plataforma de arquitectura a la que se aproxime, verá como la actualidad que ha traído la enfermedad nos rememora épocas pasadas. 

 

 

LAS PREGUNTAS QUE NOS HA TRAÍDO EL CORONAVIRUS

La epidemia de COVID-19 ha encerrado a los ciudadanos en sus pisos y casas. El mes de marzo los ciudadanos españoles se vieron confinados en sus casas a raíz del estado de alarma decretado a causa del coronavirus. Este confinamiento, junto con las medidas que se han venido sucediendo después, han obligado a muchos a replantearse tanto el futuro urbanístico de las ciudades como el de los propios edificios. ¿Deberían diseñarse las ciudades de manera diferente para prevenir epidemias similares en el futuro? ¿Qué es la arquitectura post-coronavirus? ¿Qué es una ciudad y un hogar saludable?

 

La cuestión de cómo la experiencia adquirida durante la pandemia afectará el diseño y la estructura de nuestras ciudades no es inútil. Es probable que el coronavirus cambie nuestra percepción de nosotros mismos (cuerpo, disciplina, estilo de vida) y del entorno en el que vivimos (ciudad, edificios y hogares).

 

Para comprender cómo el COVID-19 podría afectar el diseño, uno tiene que preguntarse cuánto se relaciona la arquitectura con la enfermedad. Al fin y al cabo existen precedentes de cómo una enfermedad modificó ya en el pasado la arquitectura de los hogares de los ciudadanos. Se trata de cómo la tuberculosis influyó en el diseño de los pisos y apartamentos en muchas ciudades a finales del S.XIX y principios del XX.

¿EN QUÉ SE PARECEN LOS GRANDES PROYECTOS MODERNISTAS A LOS SANATORIOS ANTITUBERCULOSOS?

Sigfried Gidion, el principal teórico y promotor de la "arquitectura del movimiento moderno", identificó tres edificios, cuyo diseño es inseparable de la "exitosa difusión del modernismo". Se trata de la escuela Bauhaus en Dessau (1926), el proyecto no realizado del edificio de la Liga de las Naciones en Ginebra (1927) diseñado por Le Corbusier, y el complejo sanatorio de tuberculosis en Paimio (1929-1933) por Alvar y Aino Aalto.

La elevación del sanatorio de tuberculosis al pedestal de la arquitectura modernista es elocuente en sí misma. El centro médico compartió tribuna con una oficina de la Liga de Naciones dedicada a reconstruir el mundo y una escuela de vanguardia que apunta a hacer lo mismo.

 

Aalto comparó la arquitectura del sanatorio Paimio con un instrumento médico. No solo crea las condiciones para el trabajo de los médicos y la estancia de los pacientes, sino que en sí mismo es parte del tratamiento, parte del aparato médico del sanatorio. La afirmación de Aalto está más que justificada si se tiene en cuenta que la higiene, el sol y el aire puro eran los principales métodos de tratamiento de la tuberculosis en ese momento.

La arquitectura proporciona esto en abundancia. El sanatorio está rodeado por un pinar. Cada uno de los pisos residenciales tiene acceso a su propia terraza, donde se suponía que los pacientes debían tomar el sol y respirar aire fresco. La tarjeta de visita del sanatorio es el solárium de la azotea, la cubierta del barco, que se eleva sobre el mar de pinos.

Alvar y Aino inventaron y diseñaron el sanatorio hasta el último detalle, desde la arquitectura hasta el equipamiento. Esta construcción hace que el diseño sea similar a la lógica de un dispositivo médico, no a un edificio. Entre los muebles, el más famoso es la silla Paimio, diseñada para "abrir los pulmones" de los pacientes en reposo.

 

Durante la última semana, los arquitectos han estado compartiendo un cuestionario en las redes sociales donde necesitan conocer el edificio según su plano. Se le pide al usuario que adivine el edificio nombrado entre tres opciones. Si el sanatorio Paimio estuviera al lado de la escuela Bauhaus y el edificio de la Liga de las Naciones, no sería tan fácil adivinar cuál es cuál. Los tres edificios, que utilizan la división en bloques funcionales, están ubicados en un sitio separado rodeado de naturaleza y no en la estructura del desarrollo urbano. A pesar de su ingenio, el diseño del Sanatorio Paimio habla el lenguaje común de la arquitectura modernista.

Si pasamos de planos a fachadas, interiores, entonces hay más similitudes que diferencias. La misma limpieza estéril de los interiores, la blancura de las fachadas, la orientación hacia el sol y la naturaleza, las mismas terrazas y solariums.

 

La similitud entre la arquitectura del sanatorio de tuberculosis, la escuela de vanguardia y la oficina internacional no radica solo en el hecho de que los tres proyectos hablan el lenguaje del modernismo. La arquitectura del sanatorio Paimio está directamente determinada por ideas sobre cómo tratar la tuberculosis. La esterilidad de los interiores, la blancura hospitalaria de las fachadas, la abundancia de sol y aire son una respuesta directa al mandato de los médicos. Los mismos elementos de diseño fueron utilizados por los padres fundadores del modernismo como base para otros proyectos. La arquitectura del modernismo sigue literalmente los preceptos de los médicos para construir un futuro brillante (blanco e higiénico) y saludable (post-tuberculosis).

 

La arquitectura de los sanatorios influyó en el proyecto del modernismo no menos que los edificios industriales de Peter Behrens. El centro para el desarrollo de sanatorios fue Davos. En 1910, había veintiséis sanatorios allí. Un ejemplo de colaboración entre médicos y arquitectos es el sanatorio Schatzalp, construido entre 1899 y 1900 y que lleva el nombre de la "Montaña Mágica" de Thomas Mann.

Significativamente, el Schatzalp es el primer edificio en Suiza construido de hormigón y acero. Además, Schatzalp fue propietario de uno de los primeros tejados planos, según Corbusier, atributo indispensable de la arquitectura modernista.

 

Para ser justos, cabe señalar que la fachada de Schatzalp es algo ecléctica. De manera modernista, se puede comparar con un barco, pero más como un vapor que como un transatlántico. El Sanatorio Queen Alexandra, diseñado por los mismos arquitectos, es menos avanzado tecnológicamente en términos de diseño e ingeniería, pero parece mucho más moderno. Las barras horizontales de las logias de la reina Alexandra crean una imagen abstracta de la arquitectura adelantada a su tiempo.Así, los sanatorios antituberculosos se convirtieron en una especie de laboratorio del modernismo. Aquí comenzó un experimento sobre el cruce de la arquitectura y las ideas actuales sobre la medicina. Los descubrimientos de este laboratorio fueron aplicados por los arquitectos del "movimiento moderno". En confirmación de esto, las palabras de Ulrich, el protagonista de la novela de Robert Musil "El hombre sin propiedades": "Un hombre moderno nace en un hospital y muere en un hospital, por lo que debería vivir en un lugar como un hospital". 

CÓMO LAS CIUDADES SE VOLVIERON HACIA EL SOL 

En 1929, Jean Seidman, pionero de la actinología, la ciencia de los efectos de la luz en el cuerpo, patentó un "solarium giratorio" y un año más tarde lo construyó en la ciudad turística francesa de Aix-les-Bains, en los Alpes de Saboya. La idea detrás de la innovación de Seidman era que el solárium giraba detrás del sol durante el día. En el centro de la invención estaba la sala de control, y a los lados había cabinas de vidrio para pacientes. La plataforma móvil tenía 25 metros de largo, 6 metros de ancho y pesaba 80 toneladas. Se utilizó el solárium para tratar a pacientes con diversas formas de reumatismo, dermatitis, tuberculosis, raquitismo y cáncer.

El "solarium giratorio" de Seidman es un ejemplo radical de cómo la arquitectura y la medicina literalmente intentaron girar hacia el sol en un esfuerzo por superar la tuberculosis. La misma ambición obligó a los arquitectos de principios de siglo a expandir ciudades enteras.

Cuatro años después de la aparición del solarium Seidman, Atenas adoptó un nuevo manifiesto urbanístico elaborado por Le Corbusier y el Congreso CIAM. 

Las disposiciones de la llamada Carta ateniense se convirtieron en la base para la introducción de ideas modernistas en la planificación urbana. En particular, la Carta introduce el principio de zonificación funcional, hay una división en un área residencial, un área de producción, etc. El tipo principal de vivienda moderna es un edificio de apartamentos ubicado libremente en el espacio; se introducen estándares de insolación y paisajismo. Como resultado, los bloques residenciales se abrieron, los edificios residenciales se volvieron hacia el sol y se hundieron en la vegetación. El paisaje residencial resultante recuerda mucho más al desarrollo del sanatorio de Dessau que a los barrios modernos de París, Londres o San Petersburgo.

En la década de 1950 tuvo lugar el famoso pleito entre la médica Edith Farnsworth y el arquitecto Mies van der Rohe. Edith se quejó de que Mies no diseñó una casa para ella, sino un sanatorio de tuberculosis. Según el médico, era imposible vivir en la casa, porque es transparente y todo se puede ver como bajo una radiografía. Las quejas de Edith Farnsworth son una anécdota de la historia de la arquitectura, pero si tan sólo supiera lo acertadas que tenía.

En la década de 1920, incluso antes de mudarse a Estados Unidos, Mies van der Rohe estaba fascinado por los rayos X. El arquitecto incluso se refirió a sus primeros trabajos como arquitectura de "piel y huesos". Sus proyectos visionarios Friedrichstrasse Skyscraper (1919), Glass Skyscraper (1922) prestan directamente la estética de la fotografía de rayos X, los rascacielos brillan desde el interior, exponiendo el esqueleto de los edificios.

Los rayos X son una parte obligatoria del aparato médico de los sanatorios antituberculosos. Los rayos X permitieron mirar hacia adentro a través de la ropa y la piel. El nuevo tipo de visión creó un nuevo tipo de imaginación que se importó a la arquitectura modernista. Las revistas de arquitectura de las décadas de 1920 y 1930 llenaron fotografías de rayos X de edificios. Los edificios tomados de noche brillan desde adentro, exponiendo sus huesos.

MODERNIZACIÓN CORPORAL

Se suponía que los clientes de las clínicas de tuberculosis ventilaban los pulmones enfermos recostándose en los sofás de las terrazas del sanatorio. La idea de que el aire fresco puede vencer las enfermedades ha estado arraigada en la arquitectura desde la época de Vitruvio. Escribió que la organización de la ciudad requiere la orientación y ubicación correctas, para que la ciudad con la niebla de la mañana no venga "un viento del aliento envenenado de las criaturas de los pantanos".

Las opiniones de los médicos y urbanistas del siglo XIX se basaban en un concepto que no se alejaba de las ideas de Vitruvio. Hasta el descubrimiento de los microorganismos, la teoría clave para la propagación de enfermedades era la teoría del miasma. El miasma es una fiebre que se forma a partir de la descomposición de materia orgánica. Se la presentó como una especie de nube de enfermedades que propaga infecciones.

La idea de aire "bueno" y "malo" se deriva directamente de la teoría del miasma. Los lugares donde el aire se estanca y donde una nube de miasma puede permanecer se consideraban enfermos. Por el contrario, los espacios y habitaciones bien ventilados se consideraron saludables. El aire seco y fresco de los Alpes se consideró el más saludable, gracias a lo cual hubo un florecimiento de la arquitectura del sanatorio en Davos.

 

La idea de los beneficios del aire fresco ha obligado a los arquitectos y médicos de balnearios a desarrollar una amplia variedad de balcones, logias, terrazas y solariums. Toda esta diversidad ha pasado a la arquitectura del modernismo. Si se pregunta por qué hay balcones en las casas del norte, entonces la respuesta es ser tratado con baños de aire. Los modernistas tomaron prestados terrazas y solariums, pero no pudieron tomar prestado su tema, un paciente tuberculoso postrado en cama. Se necesitaban nuevos agentes para la arquitectura de edificios públicos y residenciales. Eran deportistas. En la famosa serie de Alexander Rodchenko, el techo de la ciudad estudiantil de Lefortovo no está habitado por pacientes tuberculosos postrados en cama, sino por valientes niños y niñas soviéticos.

Los deportes se integraron en los propios apartamentos. El modernista Marcel Breuer proporcionó el dormitorio del director Erwin Piscator con barras en la pared y un saco de boxeo, y en el departamento de la física Hilde Levy también combinó una sala de estar y un gimnasio. En el pueblo residencial de Weissenhof, construido como una exhibición de los logros del modernismo, el arquitecto Richard Docker ha reservado el techo de su villa para los deportes.

FUTURO INEVITABLE

En 1943, el microbiólogo estadounidense Zelman Waxman descubrió el segundo antibiótico, la estreptomicina. Ha demostrado su eficacia en la lucha contra las infecciones bacterianas, en particular la tuberculosis. Resultó que no existe una base científica para tratar la tuberculosis con baños de sol y aire. El proyecto modernista para crear una arquitectura saludable se construyó sobre la base, en general, de ideas ingenuas sobre la medicina.

 

Hay una lógica en el "error" de los modernistas que parece relevante para comprender lo que nos espera. La tuberculosis fue fundamental para dar forma al diseño de la arquitectura moderna rodeada de naturaleza, sol y luz. Pero este sueño existió en el siglo XVIII, en las ideas de Jean-Jacques Rousseau. Al inicio del proyecto de arquitectura modernista en Europa, ya se han realizado numerosos intentos de unir "ciudad y jardín". La tuberculosis no influyó tanto en el diseño, sino que se convirtió en un argumento que permitió la integración de ideas existentes en la visión del futuro.

ARQUITECTURA CONTRA LA COVID

Es fácil imaginar cómo la COVID-19 impulsará la retórica de una nueva ronda de modernización en el mundo. Quizás nosotros, como los primeros modernistas, encontremos un remedio en lo que creemos. Total digital, big data, amazon, Netflix, reciclaje, trabajo remoto, yoga en un smartphone, economía creativa, autodesarrollo neurológico. Con un pretexto u otro, todo esto será declarado la salvación de la epidemia. La epidemia acelerará el inicio de una nueva modernidad, sea la que sea. El virus es el lubricante que hace que las ruedas de los tiempos modernos giren más rápido. Equivocados o no, la necesidad de creación de nuevos espacios arquitectónicos es un hecho, lo que está por descubrir es cuáles serán los mejores y más eficientes para la época que nos ha tocado vivir.


 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias