Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 28 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Pros y contras de hacer negocios en los EE. UU

 

Introducción

A nadie se le escapa que EE.UU. es la meca del capitalismo. La cultura empresarial de este país es admirada por quienes lo consideran aún a día de hoy 'la tierra de las oportunidades'. Y es que, se esté de acuerdo o no con lo que implica el capitalismo como doctrina económica, lo cierto es que en EE.UU. han sabido aplicarlo en beneficio propio y en el de las personas emprendedoras que se deciden a formar una empresa. Crear una empresa en Estados Unidos es algo relativamente fácil, más si lo comparamos con otros países en los que abrir una empresa resulta un proceso complicado y caro, que ahuyenta a la mayoría de posibles emprendedores incluso antes de comenzar. Pero es que además, crear una LLC en Estados Unidos es algo que puede tramitarse sin necesidad de ser estadounidense, ni aportar un capital inicial, lo que ha hecho que cada vez sean más las personas emprendedoras que hayan optado por este país para dar forma a sus proyectos.

 

Por supuesto, no todo es de color de rosa. Así que desde la experiencia de quien lleva un año con un negocio en EE.UU., veamos las ventajas y desventajas de emprender en ese país.

Ventajas de hacer negocios en EE. UU.

Comencemos con lo bueno de hacer negocios en los Estados Unidos. Hay muchas ventajas aquí, me gustan tres factores principales.

Infraestructura desarrollada

Hacer negocios se ve facilitado por una infraestructura bien desarrollada. Por ejemplo, en Estados Unidos, la oficina de correos es el verdadero motor de la economía. El correo regular se utiliza para enviar documentos, cheques, mercancías, valores. Todo funciona muy rápido y casi sin problemas. En la práctica, los cheques bancarios, que todavía son comunes en Estados Unidos y que al principio parecen ser una reliquia del pasado profundo, resultan ser algo bastante conveniente.

 

Por ejemplo, casi todas las comunicaciones con agencias gubernamentales se realizan por correo. Si necesita recibir un documento, generalmente debe descargar el archivo correspondiente en el sitio web del departamento requerido, completarlo de acuerdo con las instrucciones y enviarlo a la dirección requerida, adjuntando un cheque con el monto escrito en bolígrafo para pagar la tarifa.En un par de días llegarán los documentos, se cobrará el cheque y pronto se recibirá el documento deseado. 

 

Otras necesidades comerciales también se resuelven fácilmente. Por ejemplo, alquilar una oficina es más fácil en uno de los espacios de coworking, muchos de los cuales también ofrecen un servicio de dirección postal. Los servicios de contabilidad complementarios se pueden solicitar a servicios como Quickbooks. O puede encontrar un contable con licencia en Upwork que tenga un acuerdo de asociación con dichos servicios; como resultado, recibirá tanto el software como un contable personal. 

Un ambiente de oportunidad

Durante varios años en mi país, fui copropietario de un negocio similar a mi proyecto actual, aunque algo menos avanzado tecnológicamente. Uno de los principales recuerdos de este período es la lucha constante con los clientes, las circunstancias, los requisitos de las diferentes instituciones, etc. En los EE. UU., Haciendo casi lo mismo, noté que la empresa se está desarrollando más activamente con mucho menos esfuerzo y recursos.

 

En mi opinión, la razón radica en las diferencias de mentalidad y actitudes hacia los negocios. En mi país, los clientes, por regla general, son mucho más exigentes, pero al mismo tiempo no tienen claro lo que quieren, esperan que tú lo sepas y que cuando se lo muestres ellos ya lo verán claro. Las órdenes caóticas y contradictorias son bastante comunes, así como no dejar claros los términos de los contratos. El proceso desde el primer contacto hasta el cierre de un trato y la recepción del primer pago puede llevar meses.

 

En Estados Unidos todo sucede mucho más rápido, e incluso cuando se interactúa con los mismos compatriotas recién trasladados. La gente aquí valora su tiempo y el de otras personas. En los Estados Unidos, el concepto de consultas pagadas es familiar para todos. En mi país, el valor que se le da al tiempo de los demás, sobre todo al de los profesionales, es nulo. El hecho de que paguen por un trabajo puntual hace creer al cliente que ya tiene derecho sobre toda tu vida para siempre. Sobre el desprecio hacia el tiempo de los demás que tienen los funcionarios podría escribir un monográfico entero. Esto en EE.UU. no pasa.

 

En mi país, estaba constantemente pensando en cómo aumentar los ingresos, probando algunas hipótesis, etc. En general, este es un proceso comercial completamente normal y correcto, pero en los Estados Unidos tales oportunidades aparecen de la nada, incluso gracias a un mercado poderoso, una gran población y la apertura de las personas.

Sin dificultades innecesarias al principio

Lo primero que llama la atención al iniciar un negocio en Estados Unidos es lo fácil que es lanzar un nuevo proyecto en comparación con la situación en casa. Haré una reserva que aquí estamos hablando del inicio.

 

El enfoque del papeleo es mucho más sencillo aquí que en mi país. Por ejemplo, registré una empresa cuando aún estaba en casa, y para ello no tuve que enviar ningún papel; bastaron escaneos de documentos firmados o incluso una simple fotografía de ellos en un iPhone. Casi todos los documentos (aunque no todos) se firmaron en un formulario electrónico y al solicitar una visa. Lo único que no funcionará es abrir una cuenta bancaria de esta forma, para ello tienes que ir a la sucursal y firmar los papeles tú mismo.

 

Comenzar con un nuevo cliente también es fácil. Para ello basta con un acuerdo verbal y una factura electrónica, que indica el trabajo remunerado. Está claro que para evitar problemas y desacuerdos, es mejor firmar un acuerdo que enumere todos los derechos y obligaciones, pero esto es opcional.

La vida contraataca: los contras de hacer negocios en EE. UU.

En la vida, nunca todo va bien, así que además de las ventajas, durante el año de trabajo noté algunas desventajas de hacer negocios en Estados Unidos. Entonces, aquí está mi anti-top personal de esos momentos.

Todo el mundo siempre quiere tu dinero

Si deseas experimentar por sí mismo lo que significa vivir bajo el capitalismo, comience un negocio en los EE. UU. Inmediatamente te convertirás en una billetera con piernas para todos los que te rodean.

 

¿Estás buscando un contable para preparar tu primer informe en blanco porque no tuviste tiempo de iniciar una actividad? Ellos estarán encantados de ayudarte, solo necesitas concertar una consulta por $ 250.

 

Los abogados aconsejarán buscar asesoramiento adicional, lo que aumenta las posibilidades de un caso exitoso (pero no garantiza nada) y se lleva a cabo a una tarifa de $ 300 por hora.

 

Los abogados involucrados en el registro de la empresa no dejarán de ofrecer emitir un grupo de acciones separado, sin el cual una startup innovadora no puede vivir. "En el futuro, podrá ofrecer opciones a los empleados", es muy relevante para una pequeña empresa nueva y cuesta solo un par de miles de dólares.

 

Es poco probable que disfrutes de recibir correo en los EE. UU. La mayoría de las veces se trata de cuentas diferentes, especialmente cuando se trata de un buzón de correo corporativo. Y si la mitad de las cartas resultan ser spam, la otra mitad siguen siendo varias notificaciones de socios y agencias gubernamentales, que no se pueden ignorar.

Las interacciones con las autoridades no siempre son lógicas

El aparato estatal en los Estados Unidos está bastante desarrollado, hay muchos departamentos diferentes, cuyas funciones a veces se duplican hasta el punto del completo absurdo. La estructura administrativa también agrega un dolor de cabeza, en el que los estados estadounidenses tienen oportunidades bastante amplias para crear varias reglas y leyes, incluidas las que rigen los negocios.

 

A veces, esto da como resultado situaciones aparentemente divertidas que, sin embargo, requieren esfuerzos y costos separados. Ejemplo: hemos incorporado una corporación en Delaware, una jurisdicción bastante popular para empresas emergentes internacionales. Sin embargo, en los Estados Unidos, mi familia y yo vivimos en Florida, aquí tenemos una oficina, una cuenta corporativa en la sucursal local de Bank of America, etc.

 

Resultó que a pesar de que, al parecer, ya había registrado una empresa en los Estados Unidos, es necesario que vuelva a registrarse en Florida bajo la amenaza de multas graves. Una observación interesante: en Florida, hay corporaciones locales (corporaciones nacionales) y corporaciones foráneas (corporaciones extranjeras). Y una corporación registrada en el estado estadounidense de Delaware se considerará extranjera en el estado estadounidense de Florida. Y debe pasar por el trámite de registro con el pago de las cuotas correspondientes, la provisión de documentos del estado de Delaware (donde estos certificados también se ordenan por dinero) y la obligación de brindar informes anuales sobre sus actividades.

Necesitas estar constantemente alerta

Estados Unidos es la meca del capitalismo, un verdadero banco con arañas y serpientes. Casi todos los nichos se caracterizan por una fuerte competencia, todos intentan ganar su dinero. En general, esto es bueno y hace avanzar a muchas industrias, pero tal deseo de ganancias no puede adoptar las formas más agradables. Si se relaja demasiado, inmediatamente resultará en pérdidas financieras directas.

 

Un ejemplo simple de la experiencia personal: después de registrar una empresa en Florida de acuerdo con el esquema anterior, nuestro buzón de correo corporativo comenzó a llenarse de cartas muy rápidamente. Al parecer, uno de los departamentos locales filtró la base de datos de empresas registradas recientemente a empresas que les brindan ciertos servicios.

 

Todo estaría bien, al final pueden ofrecer algo útil, pero el marketing directo en Estados Unidos no es como el de mi pais. Si todos en nuestro país ya están acostumbrados a sacar brillantes folletos publicitarios de la caja (y tirarlos de inmediato), en Estados Unidos se envían muy raramente, dándose cuenta de la ineficacia de tal promoción.

 

En cambio, los especialistas en marketing locales juegan con la ignorancia y el miedo a los compradores potenciales. Para esto, por ejemplo, disfrazan sus anuncios como mensajes oficiales de las autoridades: usan lenguaje oficial, con membretes similares a los oficiales, varias frases como "¡Urgente! ¡La notificación requiere una respuesta inmediata!", se amenaza con multas...

 

Dichos anuncios se envían no sólo a los propietarios de negocios, sino también, por ejemplo, a los propietarios de automóviles o a los padres. Nos enviaron "demandas" para extender el servicio de automóvil o seguro médico para los hijos de la empresa, con quienes nunca tuvimos ningún negocio. Al principio, tales cartas me avergonzaron seriamente, por ejemplo, casi compré unas pegatinas por $84 para evitar una supuesta multa de $1700; por suerte pensé en consultar a nuestro contable a tiempo, quien me explicó cómo funciona todo aquí.

Conclusión

Habiendo sopesado todos los pros y los contras, puedo decir que me gusta trabajar en Estados Unidos más que en mi país. Cuando un país tiene un verdadero culto al espíritu empresarial, se siente en todo. Estados Unidos es un país que no está exento de inconvenientes, a veces bastante importantes, pero aquí se puede ganar dinero mucho más cómodamente, sin distraerse resolviendo tareas secundarias.


 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias