Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Deberías estudiar arquitectura

Aprender y llegar a obtener un título de arquitectura es una de las mejores experiencias que un estudiante puede tener. Incluso si después decides no seguir la carrera de arquitecto en el mundo laboral, la experiencia de la escuela de arquitectura es muy beneficiosa y gratificante para todos los que asisten, ya que proporciona unos conocimientos altamente enriquecedores y gratificantes, y unas capacidades que siempre van a estar ahí. 

 

 

 

Aquí tienes 10 razones por las que deberías estudiar arquitectura

1. Para convertirte en un brillante solucionador de problemas.

La escuela de arquitectura te enseña a tomar una pila de datos e información e interpretarla, para lograr saber cómo diseñar un edificio o resolver un problema.

 

Las respuestas nunca vienen de inmediato, vienen a través de la investigación del problema y de muchas versiones de prueba y error hasta llegar a una solución perfecta. Esto se llama el proceso de diseño.

 

El mismo proceso de diseño y la lógica utilizada para diseñar un edificio puede ser usado para resolver muchos problemas que no tienen nada que ver con la arquitectura.

 

Una vez que aprendas y descubras cuál es tu proceso de diseño, cambiará la forma en que abordas los problemas en todas las áreas de la vida.

 

2. Para viajar por el mundo

Todo el que estudia arquitectura debe viajar para explorar cómo vive la gente en otras partes del mundo.

 

Incluso argumentaré que la gente ni siquiera sabe lo que es la arquitectura, hasta que han salido de su burbuja y visitado edificios en el otro lado del mundo para ver cómo otras personas viven e interactúan con sus entornos.

 

Viajar es un requisito para todos los estudiantes de arquitectura.

 

3. Porque te encanta hacer cosas.

En la escuela de arquitectura estás constantemente haciendo y produciendo cosas.

 

Bocetos, dibujos, modelos, renderings, dibujos 3D por ordenador, pinturas, collages, fotografías, portafolios, currículums, buenas ideas, la lista es interminable. Desde el primer día que entras hasta que entregas tu PFC de arquitectura, puedes estar seguro de que no te vas a aburrir ni un segundo.

 

La escuela de arquitectura te permite usar esa pasión por crear.  Los estudiantes a menudo se encuentran tan concentrados en el proceso de hacer, que pierden la noción del tiempo y del resto del mundo.  Permanecer despierto toda la noche con intensidad y concentración es algo que muchos arquitectos añoran de su vida estudiantil.

 

4. Para hacer grandes amigos y conocer a algunas personas INCREÍBLES.

La gente con la que vas a la escuela de arquitectura se convierte rápidamente en tu familia, porque todos están juntos en esto. Pasarás más tiempo con ellos que con cualquier otra persona en tu vida. Algunas de las personas más importantes en mi vida son las personas con las que fui a la escuela de arquitectura.

 

Verás cómo al terminar querrás seguir en contacto, asistiendo a encuentros, conferencias y charlas de todo tipo. La arquitectura se convertirá en tu pasión, incluso cuando ese no sea tu trabajo principal. Todos los estudiantes de arquitectura deberían asistir a conferencias para tener la oportunidad de conocer a un grupo muy diverso de gente realmente genial.   

 

5. Para fomentar el pensamiento lateral.

La escuela de arquitectura trata de ver los problemas desde muchos ángulos diferentes. No se trata de ir del punto A al punto B. Se trata del viaje que los estudiantes hacen para llegar a su destino.

 

En la escuela de arquitectura sentirás que la creatividad que intentaron coartarte en la escuela, es premiada y auspiciada, de modo que la podrás usar libremente para crear y pondrás todos los conocimientos que vayas adquiriendo al servicio de esa creatividad. En lugar de ser castigado por no seguir unas instrucciones cuadriculadas, te verás recompensado por tus propuestas creativas. 

 

6. Descubre de lo que eres capaz.

La cantidad de crecimiento personal que ocurre durante los años de la escuela de arquitectura es alucinante. Los estudiantes entran como novatos totalmente intimidados por el trabajo que los estudiantes de tesis están produciendo, y años después ellos mismos están produciendo la misma cantidad de trabajo.

 

Todo el mundo es capaz de mucho más de lo que creen que son. La escuela de arquitectura es una oportunidad increíble para poner a prueba tus límites de lo que crees que es posible, además siempre hay alguien dispuesto a prestar ayuda PFC de arquitectura en un momento dado, no hay que preocuparse si de verdad nos hemos esforzado durante todos los años de estudio.

 

7. Para convertirse en un arquitecto.

Si quieres ser arquitecto, tener tu propia firma de diseño, estampar dibujos y ver tus edificios construirse, entonces la escuela de arquitectura es el primer paso del proceso.

 

Convertirse en un arquitecto, es un proceso de 3 partes: la educación apropiada, horas de experiencia laboral y registrarse como arquitecto.

 

8. Para ayudar a entender lo que quieres hacer con tu vida.

Mucha gente empieza la escuela de arquitectura y rápidamente se da cuenta de que la arquitectura no es para ellos, pero entienden muy bien lo que deben hacer. Tal vez su diseño gráfico, ingeniería, programación informática, arte o lo que sea.

 

La intensidad de la escuela de arquitectura ayuda a la gente a tener muy claro y descubrir lo que deberían hacer con sus vidas, incluso si no es arquitectura.

 

9. Para divertirse.

¡La escuela de arquitectura es muy divertida! Viajar por el mundo, conocer gente interesante de la arquitectura, quedarse despierto toda la noche, trabajar muy duro junto a tus mejores amigos y siempre poner a prueba los límites.

 

Algunas personas nunca quisieron que la escuela de arquitectura terminara porque era muy divertida. Si, es posible que eso lo afirmen gran parte de los universitarios, pero ellos no construyen edificios...

 

10. Estudiar arquitectura cambiará tu vida.

Cambiará la forma en que ves el mundo y, en última instancia, cambiará tu vida. Te graduarás como una persona drásticamente diferente a la que eras cuando empezaste. Excepto los amigos de la arquitectura, nadie entenderá realmente lo que pasaste durante tus años en la escuela de arquitectura.

 

La escuela de arquitectura no es fácil y no se supone que deba serlo.  El propósito de la escuela de arquitectura es crear arquitectos fuertes, dinámicos, inteligentes y bien formados que estén listos para pasar a la siguiente fase de convertirse en profesionales solventes que construyan las ciudades y pueblos del mañana.


 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias