Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué diferencia a un turista de un viajero?

Muy a menudo se puede escuchar cómo se llama viajeros a las personas a las que les gusta visitar constantemente otros países o simplemente otras ciudades de su tierra natal. En algunos casos, ese nombre está bastante justificado, pero a veces está completamente fuera de lugar y sería mejor usar la palabra turista. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre estas dos palabras? ¿Por qué es deseable no confundir turistas con viajeros?

 

 

 

Diferencias quizás no tan sutiles...

De hecho, la diferencia entre las palabras es enorme: un viajero y un turista son personas completamente diferentes, y sólo tienen en común que realizan viajes a diferentes lugares. Para empezar, vale la pena señalar que un turista es un estado temporal: una persona puede ser llamada así sólo en ciertos días cuando está en otra ciudad o en otro país con fines de entretenimiento. En casa o en el trabajo, pierde este "título" hasta las próximas vacaciones; incluso durante un viaje de negocios, estando en otro continente, no es un turista. 

El viajero es, en cierto sentido, como una profesión; muchos lo llaman una vocación... o adicción. Dondequiera que esté una persona: en un viaje regular, en el trabajo o en casa con su familia; si es un viajero, estará en cualquier lugar y en cualquier momento (hasta que, por supuesto, decida, que es hora de dejar de 'fumar' y dedicar el resto de su vida a otra cosa). Y ahora vale la pena analizar más de cerca la diferencia entre viajeros y turistas.

Claramente hay viajes que son para viajeros y viajes que son para turistas. No hablamos tanto del destino en sí sino la forma de realizar ese viaje, de prepararlo, de interaccionar con las personas locales, los objetos que se llevan, el equipaje, incluso las cantidades de dinero o los tipos de hospedaje son distintos si hablamos de un viajero o de un turista. Un viajero tal vez viaje cómodo con una mochila y un traductor simultáneo, mientras que un turista necesitará mucho más equipaje pero prescindirá de ese traductor, ya que sabe que allá donde va se esforzarán por hablar su idioma, que por algo es el turista. Veámoslo con calma.

Un poco de historia

Sin duda, los viajeros aparecieron mucho antes que los turistas. Hace cientos, miles de años, la gente comenzó a viajar, a menudo por curiosidad. Querían ver, descubrir cómo se veían otras tierras fuera de su asentamiento y territorios adyacentes, donde conocían casi cada centímetro. La sed de conocimiento es una de las características que distingue al viajero. 

 

A veces tuvieron que dejar su hogar por otras razones: en busca de tierras más fértiles, bosques para cazar, cuerpos de agua limpia. En general, esos viajes eran vitales, porque de lo contrario, si se quedaban en su lugar, toda la tribu se habría extinguido. 

 

Con el tiempo, la gente comenzó a interesarse cada vez más por el mundo que los rodeaba: se desarrollaron las ciencias, se dibujaron mapas. Por el bien de este último, los viajeros cruzaron los océanos y estudiaron todas las tierras que encontraron en el camino. Algunos se asentaron más tarde y otros sirvieron como fuente de recursos. En general, los viajeros eran personas intrépidas, gracias a las cuales el mundo moderno es como lo conocemos.

Y luego vino el turista

A diferencia de los viajeros, los turistas han aparecido relativamente recientemente y no han cambiado seriamente los conocimientos sobre el mundo. Los objetivos que perseguían eran la recreación y el entretenimiento. A menudo también querían ver algo nuevo por sí mismos, pero sólo por interés y para expandir sus propios horizontes, y no para un estudio detallado y la posterior comunicación de sus descubrimientos a la sociedad, como hacían los viajeros. Alrededor del siglo XIX, se comenzaron a organizar recorridos con un programa cultural planificado: los turistas solo tenían que pagar. Hoy en día puedes ver muchas agencias de viajes que ofrecen una variedad de tours para cualquier billetera y con absolutamente cualquier programa. 

 

Diferencias entre turistas y viajeros

Las principales diferencias entre un turista y un viajero ya se han descrito anteriormente, pero hay muchas más. 

 

A menudo, un viajero de un turista se distingue por la cantidad de tiempo dedicado al viaje; para los turistas, es más limitado. Cuando un oficinista ordinario obtiene unas vacaciones de dos semanas y decide volar a algún lugar en el extranjero, intenta de antemano asignar estos 14 días como máximo. Decide qué lugares visitará, qué comerá, qué transporte utilizará y cuánto dinero necesitará reservar para todo esto. El turista compra inmediatamente boletos de ida y vuelta y reserva una habitación de hotel. En general, hace todo lo posible por su cómoda estancia en otro país, para que no surjan sorpresas desagradables. No se puede decir lo mismo del viajero. 

El viajero decidirá todo o casi en el lugar: comenzará a pensar en el alojamiento a última hora de la tarde, comerá lo que tenga que comer (traiga consigo comida enlatada y pan rallado o pescado, atrapado en el lago e inmediatamente cocinado sobre el fuego; tal vez se dé un capricho con un viaje a algún puesto de comida callejera o visite un supermercado local). Se caracteriza por decisiones espontáneas, ya que no construye planes detallados con anticipación. No se ciñe a un marco de tiempo, se va cuando quiere, y no el día para el que ya compró un boleto de regreso a casa. El viajero está explorando lugares interesantes lentamente, tratando de no perderse nada y disfrutar realmente el momento, mientras que muchos turistas intentan cumplir con el tiempo asignado visitando este lugar solo "para mostrar" y tomándose algunas selfies memorables allí. 

Por cierto, las selfies son un tema aparte en el que vale la pena insistir. A menudo, los turistas están tan interesados ​​en fotografiarse con la cámara frontal de un móvil en el contexto de las atracciones que se olvidan de mirar estos lugares con sus propios ojos. Para ellos, lo principal puede ser llenar su Instagram de fotos del viaje para bañarse de likes y comentarios. Los viajeros también suelen tomar fotografías, pero con un mejor equipo que un teléfono móvil o una tableta. Al mismo tiempo, no ponen su presencia en el lugar visitado como el centro de la imagen, sino que tratan de captar la esencia del mismo.

 

La última diferencia significativa entre viajeros y turistas es la cantidad de cosas que llevan consigo. Los turistas a menudo empacan maletas enteras con ropa que ni siquiera usan; Lleve consigo algo para su tiempo libre en caso de que se quede atascado en un hotel debido al mal tiempo. Durante sus "salidas" dejan sus maletas en la habitación y caminan alrededor de la luz de la ciudad. Los viajeros suelen guardar las cosas en una mochila grande y cómoda, donde solo se guardan los elementos esenciales. La mochila está siempre con ellos, porque no siempre tienen un lugar permanente para pasar la noche donde puedan dejar cosas.

 

A veces, los límites entre un viajero y un turista son bastante difusos, pero aún se pueden distinguir unos de otros por nimiedades individuales.

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias