Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 24 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El humor y los chistes

Un chiste es una forma de humor en la que las palabras se utilizan en estructuras narrativas específicas y bien definidas para hacer reír a la gente y no debe tomarse a la ligera. Toma la forma de una historia, generalmente con diálogo, y termina con un giro. Es en el entusiasmo de la audiencia que queda claro que la historia contiene un segundo significado contradictorio. Esto se puede hacer usando un juego de palabras u otro juego de palabras, como ironía o sarcasmo, inconsistencia lógica, tonterías u otros medios. 

 

 

El lingüista Robert Hetzron ofrece una definición: Los chistes son pequeñas piezas humorísticas de literatura oral en la que estos culminan en la última frase, llamada clímax ... De hecho, la condición principal es que la tensión alcance su nivel más alto al final. No se debe agregar una continuación para aliviar la tensión. 

Los chistes, tradición oral

En cuanto al contenido "oral", los chistes pueden parecer impresos, pero una vez que se transmite el texto, no hay obligación de reproducir el texto palabra por palabra, como en el caso de la poesía. En general, se acepta que los chistes se benefician de la brevedad, ya que no contienen más detalles de los necesarios para preparar el escenario para el clímax al final. En el caso de los chistes de acertijos o frases ingeniosas, el escenario se entiende implícitamente, dejando solo el diálogo y el clímax para verbalizar. Sin embargo, la violación de estos y otros principios generales también puede ser una fuente de humor: la historia del perro peludo es una clase separada del anti-chiste. A pesar de ser presentado como un chiste, contiene una narrativa larga y prolongada de tiempo, lugar y carácter, pasa por muchas inclusiones sin sentido y finalmente no da entusiasmo. 

No todo son chistes...

Los chistes son una forma de humor, pero no todo el humor es un chiste. Algunas formas de humor no son chistes verbales: humor involuntario, humor situacional, bromas pesadas , farsa y anécdotas. Los chistes, que el lingüista holandés Andre Jolles calificó como una de las formas más simples de literatura oral, se transmiten de forma anónima. Se cuentan tanto en lugares públicos como privados; una persona sola le cuenta un chiste a un amigo en el flujo natural de la conversación, o se le cuenta una serie de chistes al grupo como parte de un escenario de entretenimiento. Los chistes también se transmiten por escrito o, más recientemente, a través de Internet. Los cómics, los comediantes y la farsa trabajan con humorritmo, precisión y ritmo en su ejecución, apoyándose no solo en las acciones, sino también en el clímax verbal para provocar la risa. Esta distinción se articula en el dicho popular: "El comediante dice cosas divertidas". 

Contar chistes 

Contar una anécdota es un esfuerzo colaborativo; requiere que el narrador y la audiencia lleguen a algún tipo de acuerdo para comprender la narrativa que sigue al chiste. En un estudio de análisis de conversaciones, el sociólogo Harvey Sachs detalla la organización secuencial de la historia de una anécdota. "Esta narrativa, como en el caso de las historias, consta de tres tipos de secuencias secuenciales y adyacentes ... prefacio [encuadre], narración y secuencia de respuesta". Los folcloristas amplían esto para incluir el contexto del chiste. ¿Quién cuenta qué chistes a quién? ¿Y por qué les dice cuándo? El contexto en el que se cuenta la anécdota, a su vez, conduce al estudio de las relaciones lúdicas. 

Es un término acuñado por los antropólogos para referirse a grupos sociales dentro de una cultura que participan en bromas y chistes institucionalizados. 

Encuadre: "Escuchaste eso ..." 

El recorte se realiza con una expresión (a menudo formulada) que hace que la audiencia espere un chiste. "Escuchaste eso...", "Me recuerda una anécdota que escuché...", "Entonces, un abogado y un médico..." Los chistes de abogados solo funcionarán en sociedades en las que existan abogados y en los que estos sean vistos por la mayor parte de la audiencia con una serie de características comunes y reconocibles. Estos marcadores de conversación son solo algunos ejemplos de marcos de lenguaje utilizados para iniciar un chiste. Independientemente del marco utilizado, crea un espacio social y límites claros alrededor de la narrativa que sigue. 

La reacción de la audiencia a este primer plano puede ser la confirmación y anticipación del próximo chiste. También puede ser un despido, por ejemplo, "esto no es un chiste" o "ahora no es el momento de hacer chistes". 

Como parte de sus actividades, contar anécdotas se considera una forma de comunicación culturalmente marcada . Tanto el intérprete como el público entienden que esto está separado del mundo "real". "Un elefante entra en un bar ...", un hablante nativo de inglés automáticamente sabe que este es el comienzo de un chiste y la historia que sigue no debe tomarse al pie de la letra. El encuadre en sí mismo invoca el modo de reproducción. Si el público no puede o no quiere unirse al juego, no sucederá nada divertido. 

Narración 

Después del diseño lingüístico, el chiste se puede contar en forma de historia. No es necesariamente un texto textual como otras formas de literatura oral como acertijos y proverbios. El narrador puede cambiar el texto de la anécdota y cambiarlo en función tanto de la memoria como del público presente. Una característica importante es la brevedad de la narración, que contiene solo aquellos detalles que conducen directamente a comprender y descifrar el entusiasmo. Esto requiere que admita los mismos (o similares) escenarios diferentes que se plasmarán en un punto culminante. En la narrativa, siempre hay un protagonista que se convierte en el "objeto" o en el blanco de la broma. Dicho etiquetado sirve para desarrollar y fortalecer estereotipos en la cultura. También permite a los investigadores agrupar y analizar la creación, persistencia e interpretación de bucles de broma en torno a un personaje específico. Algunas personas son naturalmente más efectivas que otras, pero cualquiera puede contar un chiste porque el detonante cómico está en la narrativa y el giro. Un chiste mal contado sigue siendo divertido, a menos que se arruine. 

Ánimo

El remate está destinado a hacer reír a la audiencia. Viktor Raskin aclara la interpretación lingüística de este clímax / respuesta en su Teoría semántica del humor basada en guiones. El humor ocurre cuando el detonante contenido en el clímax hace que la audiencia cambie drásticamente su comprensión de una historia de una interpretación primaria (o más obvia) a una interpretación secundaria opuesta. "Lo más destacado es el eje sobre el que gira el texto de la anécdota, ya que señala un cambio en los escenarios [semánticos] necesarios para la interpretación [reinterpretación] del texto de la anécdota". Para darle al humor una anécdota verbal, las dos interpretaciones (es decir, los guiones) deben ser compatibles con el texto de la anécdota, y son opuestos o incompatibles entre sí. 

Thomas R. Schultz, un psicólogo, expande de forma independiente la teoría lingüística de Ruskin para incluir "dos etapas de incompatibilidad: percepción y resolución". Explica que "... la inconsistencia por sí sola no es suficiente para explicar la estructura del humor. [...] En el marco de este concepto, la evaluación del humor se conceptualiza como una secuencia de dos fases, que involucra primero la detección de la inconsistencia y luego la resolución de las inconsistencias ". La determinación te hace reír. Este es el momento en el que la neurolingüística ofrece una idea del procesamiento cognitivo asociado con esta risa áspera en el clímax. 

La investigación de los investigadores de ciencias cognitivas Coulson y Kutas está directamente relacionada con la teoría del cambio de escenario formulada por Ruskin en su trabajo. En el artículo "Cómo comprender: la respuesta del cerebro a los eventos humanos a los chistes de buenos y malos entendimientos", se mide la actividad cerebral en respuesta a la lectura de chistes. La investigación adicional realizada por otros en el campo apoya de manera más general la teoría del procesamiento del humor en dos pasos, como lo demuestran los tiempos de procesamiento más largos que requieren. 

Responder 

La respuesta esperada al chiste es la risa . El narrador de la anécdota espera que la audiencia "comprenda" y entretenga. Esto lleva a suponer que el chiste es en realidad una "prueba de comprensión" entre individuos y grupos. Si los oyentes no comprenden el chiste, no comprenden los dos escenarios contenidos en la narrativa como se pretendía. O "entienden" y no se ríen; puede ser demasiado obsceno, grosero o demasiado estúpido para la audiencia de hoy. Una mujer puede reaccionar de manera diferente a un chiste contada por un colega en la máquina de cafés, que a la misma broma que escuchada en el baño de mujeres. Un chiste escatológico puede ser más divertido contado en el patio de recreo de la escuela primaria que en el campus. El mismo chiste provocará diferentes reacciones en diferentes condiciones. Contextos cambiantes, textos cambiantes: El contexto examina la situación social específica en la que tiene lugar el chiste. El narrador modifica automáticamente el texto de la anécdota para que sea aceptable para diferentes audiencias, mientras mantiene los mismos escenarios diferentes en sabor. El vocabulario que se usa para contar el mismo chiste en una fiesta universitaria y a la abuela puede ser muy diferente. En cada situación, es importante definir tanto al narrador como a la audiencia, así como su relación entre ellos. 

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias