Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 1 de marzo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Perder la memoria a veces no es malo, además es necesario

¿Cómo asustar a un profesional de SEO? Muéstrale algunos de sus antiguos proyectos ¿Cómo disgustar a un venerable periodista? Envíe sus primeras noticias y crónicas publicadas. Con los políticos es aún más fácil, o más difícil, según se mire, ya que seguramente tienen cosas vergonzantes que ocultar, como todo el mundo, aunque carezcan de vergüenza.

 

 

Es parte de la naturaleza humana cometer errores, pero algunos errores no se pueden corregir. Por tanto, todas las instituciones, el principio mismo de existencia de la sociedad, justifica el derecho a tener una segunda oportunidad. En Internet, este es el "derecho al olvido, derecho al borrado". 

Este derecho se ha asentado ya en varias sentencias de tribunales de varios países e instituciones. En 2015 la Unión Europea se lo dejó claro en una sentencia a Google: el derecho al olvido existe y deben poner de su parte para que sea efectivo. Esto incluiría la eliminación de datos personales de las personas que así lo requirieran en los resultados de este buscador.

 

El derecho al olvido: números

Difícilmente es posible elegir una sola historia que se convierta en un precedente para la difusión del derecho al olvido. Algunos creen que este es el caso del español Mario González, quien en 2014 se quejó ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas por dos notas de hace 16 años: seguían apareciendo en la búsqueda cuando ingresaban su nombre. Al mismo tiempo, nada delictivo: las publicaciones informaron que González se vio obligado a vender la propiedad para saldar deudas.

 

Google ha accedido amablemente a eliminar estos dos enlaces del índice. Desde entonces, el motor de búsqueda ha eliminado más de 800.000 enlaces del índice para consultas públicas y privadas.

 

Dinámica del número total de solicitudes para eliminar enlaces según el derecho al olvido:

 

Curiosamente, en 2016 hubo 22,5 mil solicitudes de gobiernos. Más de 13.000 de ellos son de Rusia. Esta cifra es un 478% más que un año antes.

 

Solo un 43,2% de todas las solicitudes que recibe Google para retirar algún enlace, esgrimiendo para ello el derecho al olvido, acaba recibiendo una respuesta positiva y retirando dicho enlace. Es por ello que cada vez son más las personas que dejan en manos de empresas especializadas la gestión de este derecho a la hora de tratar con el buscador.

 

Los enlaces a Facebook, profileengine y Twitter se eliminan del índice de Google con mayor frecuencia. En general, la red social que acumula más peticiones de desindexación es Facebook.

 

Cómo ejercer el derecho al olvido

Google. Debe completar una solicitud para la eliminación de información personal distribuida ilegalmente, incorrecta o irrelevante. Dado que los sitios pueden ser propiedad de diferentes propietarios, es mejor leer detenidamente la ayuda antes de completar la solicitud .

 

Bing. La solicitud debe dirigirse al operador del motor de búsqueda.

 

Yahoo. La solicitud debe dirigirse al operador del motor de búsqueda.

 

Yandex. Debe completar un formulario para eliminar información personal. Si hablamos de información publicada en las páginas de Yandex, puede denunciar una infracción . En casos difíciles, debe comunicarse con el soporte técnico .

 

En promedio, debe esperar dos semanas para recibir una respuesta de Google, Yahoo y Bing, y 3-4 días de Yandex.

 

Cuando el derecho al olvido no funciona: casos

Entre los que quieren eliminar la información negativa sobre una marca o empresa, el 20-30% quiere ayuda para hacer realidad el derecho al olvido. Por regla general, se trata de empresarios, políticos, representantes de grandes empresas. Google a menudo se niega: por razones formales o requiere una decisión judicial. 

 

Les contaré algunas historias cuando se requirió la intervención de especialistas.

 

En un restaurante hubo una pelea entre varios comensales de origen ruso. Los testigos filmaron la pelea con cámaras y los videos se publicaron en YouTube. El evento recibió gran resonancia, el video llegó a la parte superior de los resultados de búsqueda. En consecuencia, la reputación del establecimiento se ha deteriorado. Las ganancias también cayeron cuando la gente dejó de visitar el restaurante. Por supuesto, los propietarios del establecimiento están interesados ​​en eliminar los enlaces a dicho video de los resultados de búsqueda.

 

Un caso más. Yuri Zhirkov, un jugador en ese momento en Makhachkala "Anji", celebró su cumpleaños en una fiesta por todo lo alto. En un momento dado, llevó la boquilla de la pipa de agua a sus hijos, ofreciéndosela para que fumaran. Y de repente apareció un fotógrafo "en el momento más oportuno" y capturó ese momento. La foto se difundió por la red. Por supuesto, hubo una ola de negatividad: "¡qué horror, darle a los niños pipa de agua!"

 

Yuri probablemente quería eliminar esta foto de la red. Pero había un hombre que lo quería más. El jefe del distrito de la ciudad de Balashikha, Evgeny Zhirkov, también recibió muchos comentarios poco halagadores, muchos lo confundieron con un jugador de fútbol. Y, por supuesto, comenzaron a hablar con entusiasmo sobre qué tipo de diputado es, ya que es un mal padre.

 

Por supuesto, puede ir a la corte. Pero ¿vale la pena? Cada juicio, cada aparición en el juzgado, cada declaración, es una nueva publicidad, una nueva ola de atención. El mismo Mario González se hizo mundialmente famoso como resultado del juicio. Ahora todo el mundo conoce su venta inmobiliaria para saldar deudas. El efecto Streisand funciona, y es algo a tener muy en cuenta.

El efecto Streisand

El efecto Streisand se produce cuando un intento de eliminar cierta información del acceso público solo conduce a su popularización más amplia.

 

Sin embargo, la historia apenas enseña nada. En 2016, Evgeny Prigozhin, un multimillonario ruso, presentó una demanda contra Yandex. Prigozhin exigió eliminar los enlaces a las publicaciones de la Fundación Anticorrupción. La investigación despertó el interés público. El caso terminó con Prigozhin retiró la declaración de reclamación, los enlaces no fueron eliminados.

Alternativas al derecho al olvido

La mejor manera de resolver el problema con la ayuda de SEO es llevar los textos y sitios necesarios a la cima. Nadie llegará a la tercera o cuarta página del número, donde se encontrarán materiales comprometedores.

 

La ingeniería social también funciona. El método más sencillo es convencer al autor o al administrador de recursos de que elimine el artículo negativo.

 

No existen normas generalmente aceptadas, a quienes definitivamente no se les ayudará, entre los especialistas. Pero la mayoría de las veces las empresas se niegan:

 

  • criminales liberados recientemente;

  • médicos que dañaron a pacientes durante la cirugía;

  • fabricantes de cosas para el sexo con un producto conocido que no funciona.

¿Ha tenido alguna historia en la que quisiera ejercer el derecho al olvido? ¿Cómo terminó? 

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias