Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 1 de marzo de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

La moda de la moda sostenible

Las palabras 'moda sostenible' han ido más allá del vocabulario profesional de la industria de la moda y han entrado en el uso diario. Entrados ya en 2021, el tema del consumo responsable no es solo una tendencia de moda, sino una medida necesaria. La amenaza del calentamiento global y la contaminación ambiental en la actualidad preocupa no solo a los ecoactivistas. La agenda 2030 está en marcha, y cada vez somos más las personas que toman su parte de responsabilidad en este asunto. También en el mundo de la moda, en el que tanto las grandes corporaciones como las marcas de moda de nicho están luchando contra el consumo excesivo para redefinir la forma en que fabrican. Los principios de la moda sostenible en todo el mundo están cambiando los hábitos de compra y se está trabajando cada vez más a nivel local.

 

 

¿La belleza requiere sacrificio?

Aproximadamente 150 mil millones de prendas de vestir se producen anualmente en el mundo, y esto hace que la industria de la moda sea una de las más peligrosas para el medio ambiente. Solo en 2015, este sector de la industria ligera contaminó la atmósfera con 1.200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, mucho más que todos los aviones y barcos del mundo producidos en el mismo período.

 

Sobre todo, el concepto de moda rápida, promovido por grandes empresas del mercado masivo, fabricantes de ropa de baja calidad a un precio asequible, es peligroso para el medio ambiente. Animan a sus clientes a comprar cosas nuevas cada temporada para que el cliente se deshaga de ellas en unos meses y venga por otras nuevas. En su mayor parte, dicha ropa está hecha de materiales teñidos con tintes químicos, no resisten una gran cantidad de lavados, pierden rápidamente su forma y la mayoría de las veces terminan en la basura en poco menos de seis meses. Parecería que todo es obvio: es necesario abandonar los materiales creados artificialmente y elegir a favor de los naturales, pero no todo es tan simple.

 

La ropa no se descompone rápidamente, incluso si está hecha de materiales naturales como el algodón y la seda.

 

En el proceso de cultivo y fabricación, incluso las materias primas naturales pasan por muchos procesos no naturales: se procesan con productos químicos, se blanquean, se tiñen y se lavan en baños químicos. El cultivo de algodón, uno de los materiales naturales más populares y queridos por muchos, daña el medio ambiente. Para protegerse contra las plagas, los campos de algodón se tratan con productos químicos y, para recolectar hojas rápidamente, las máquinas cosechadoras se repostan con productos que maltratan la ecología del suelo.

 

Entonces, ¿cómo se elige la ropa adecuada para apoyar el consumo responsable?

 

Moda sostenible - historia de origen

El término "desarrollo sostenible" apareció por primera vez en 1987 en un informe de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas, conocida como Comisión Bruntland, que lleva el nombre del Ministro de Medio Ambiente de Noruega, Harlem Bruntland. La idea clave de Bruntland sobre el desarrollo sostenible se basa en un equilibrio de recursos entre generaciones y un crecimiento económico que no conduce a la degradación ambiental.

 

Los países escandinavos siempre han estado a la cabeza en materia de consumo consciente y protección del medio ambiente; no es de extrañar que allí apareciera una empresa consultora en el campo de la estrategia verde de moda sostenible.

 

"La moda sostenible es ropa, calzado y accesorios que se fabrican, comercializan y utilizan de la manera más consciente desde el punto de vista medioambiental y socioeconómico"

 

Siete reglas del consumidor consciente:

  1. La marca que elija utiliza los recursos naturales de manera responsable.

Las marcas de moda sostenible utilizan materiales seguros, incluidos cortes sin desperdicio. Usan materiales de botellas de plástico recicladas para zapatos y ropa, botones de latas de metal, ropa de cama hecha de fibras de haya, géneros de punto de redes de pesca recicladas y pastel de naranja e incluso vestidos hechos con desechos del océano. Por supuesto, también estamos hablando de un rechazo total a las pieles y cueros naturales.

Para los complementos de moda también rige esta norma, por ejemplo, las gafas de madera de bambú son una buena opción sostenible y a la moda, cada vez más visibles en nuestras calles y en las redes sociales.

  1. Apoya la producción ética.

Es decir, se vota con el rublo por empresas que no permiten turnos de muchas horas de trabajo en sus fábricas, ni compran cosas hechas a mano, apoyando así las manufacturas locales y la producción local.

  1. Compra artículos antiguos.

Si está comprando en ventas benéficas, tiendas de segunda mano, mercados de pulgas y salas de exposición con accesorios antiguos para darles una segunda vida, está en el camino correcto. Para comodidad del consumidor consciente, existen tiendas especializadas, grupos en redes sociales e incluso aplicaciones.

  1. Utiliza los servicios de alquiler de ropa.

El servicio de alquiler es una excelente opción no solo para el medio ambiente, sino también para la billetera. Aquí puede encontrar un conjunto para cada presupuesto y para cada ocasión.

  1. Entrega cosas para reciclar.

Los fabricantes se esfuerzan por reducir la cantidad de desechos textiles y ofrecen llevar artículos innecesarios a la tienda para su posterior procesamiento, al tiempo que ofrecen un descuento en la compra de otros nuevos. Así, por ejemplo, lo hacen en H&M, en la red Rendezvous y otras empresas.

  1. Toma las prendas para repararlas.

La moda sostenible significa que puedes aprovechar al máximo una cosa antes de enviarla a reciclaje. La mayoría de las cosas se pueden reparar en lugar de reemplazarlas por otras nuevas.

  1. Compra artículos con etiqueta ecológica.

Si ve una de estas etiquetas, sepa que detrás de cada etiqueta hay un certificado de conformidad con los estándares ecológicos.

 

Euroblume ("Euro-flor") : la marca indica el cumplimiento de los requisitos ambientales básicos en todas las etapas de la producción del producto y el alto estándar ecológico del producto.

 

Naturtextil ("Textil natural") es una marca de la Asociación Internacional de Fabricantes de Textiles Naturales. Tal cosa está hecha de fibras naturales en condiciones amigables con el medio ambiente, sin tratamiento químico y cumple con los más altos requisitos ambientales.

 

El Estándar Global de Textiles Orgánicos - el estándar internacional para textiles orgánicos - es una marca de distinción para productos de algodón orgánico, algodón orgánico. El estándar tiene dos niveles de certificación. Los productos certificados en la categoría Orgánica contienen al menos un 95% de fibras orgánicas y hasta un 5% inorgánicas de fibras naturales o sintéticas. El certificado en la categoría Hecho con X% orgánico dice que el artículo contiene al menos un 70% de fibras orgánicas, otro 30% puede ser inorgánico.

 

Woolmark : confirma que la lana se obtiene por primera vez, esquilada de ovejas vivas, sin el uso de productos químicos. La cosa no perderá forma ni color cuando se use. Esta marca es especialmente relevante para la ropa exterior.

 

Oeko-Tex 100 : garantiza que la ropa está libre de tintes cancerígenos y alergénicos, cloro, formaldehído y otras sustancias peligrosas.

 

Cancelar las semanas de la moda, crear colecciones a partir de materiales de stock y basura: ¿qué otras sorpresas está preparando la industria de la moda?

 

El mundo de la moda está en fiebre: las tradiciones que se han seguido durante años están cambiando rápidamente en la actualidad. Entonces, en Estocolmo, la Semana de la Moda local, que se suponía que tendría lugar en agosto, fue cancelada, los organizadores de la Semana de la Moda de Helsinki prometieron excluir todos los artículos de cuero de los desfiles a partir de julio de 2019 en protesta contra la crueldad hacia los animales.

 

En la primavera de 2019, Yoox.com, la tienda online de ropa y calzado más grande de Milán, presentó una colección de jóvenes diseñadores como parte del proyecto The Next Green Talents, un concurso centrado en promover ideas de desarrollo sostenible. El tema de la colección es el ciclo ascendente. Se pidió a los diseñadores que crearan una nueva pieza interesante utilizando modelos de colecciones pasadas conservadas en las existencias de la tienda en línea Yoox.

 

Otra marca italiana, Elisabetta Franchi, dirigida por la fundadora y ecoactivista Elisabetta Franchi, está presionando por el rechazo de las pieles. Al convertirse en miembro del programa LAV contra el uso de pieles, Elisabetta Franchi también abandonó el uso de plumas de ganso y lana de angora en sus colecciones.

 

Uno de los buques insignia del movimiento Conscious Consumption es, por supuesto, la diseñadora Stella McCartney. La británica viene demostrando desde hace muchos años que no es necesario sacrificar las normas morales para mantenerse al día con las tendencias de la moda: en sus colecciones hay nailon reciclado, poliéster y el mismo algodón orgánico que no se cultiva ni se procesa con productos químicos. Y ahora también asumirá el papel de asesora ambiental especial en la gestión de LVMH. Esto se supo a mediados de julio.

 

En junio de 2019, adidas by Stella McCartney lanzó una colección de ropa deportiva de tenis hecha completamente de desechos plásticos. El proyecto se implementó en asociación con Parley for the Oceans, una organización que lucha contra la contaminación del océano. Las estrellas del tenis mundial jugaron en la cancha de Wimbledon con nuevos uniformes: Angelica Kerber, Caroline Wozniacki, Garbinier Mugurusa, Alexander Zverev, Dominic Tim y Stefanos Tsitsipas.

 

¿Qué pasa con las marcas de nicho?

Las marcas de moda extranjeras de nicho, con su iniciativa, estimulan a colegas más grandes a avanzar hacia una producción sostenible. Por ejemplo, la marca inglesa de ropa femenina Kestan promueve la atención plena apoyando a los fabricantes y artesanías locales, y utilizando sus existencias para crear nuevas colecciones. La marca coopera con la organización global Global Organic Textile Standards, que supervisa los estándares para la producción de materiales orgánicos: desde el respeto al medio ambiente hasta las condiciones laborales de las personas empleadas en la producción. El estudio de diseño con sede en Varsovia Thisispaper, que produce mochilas minimalistas en colores pastel, también apoya a los productores locales y utiliza solo algodón y lino cultivados orgánicamente, mientras que la marca SiiZU, con sede en Nueva York, se preocupa por minimizar su huella de carbono, por lo que basa sus fábricas.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias