Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué es un equipo de protección personal?

Cascos, gafas de seguridad, gafas protectoras, trajes integrales, respiradores, guantes, protectores auditivos... Todos tienen funciones diferentes, pero su objetivo es el mismo: proteger al empleado de posibles riesgos. 

 

 

Todos los instrumentos y vestimentas que garanticen la seguridad física del empleado  u obrero, son de suma importancia a la hora de efectuar cualquier trabajo que requiere de actividades físicas, ya sean en interior o exterior de las instalaciones.

 

¿Qué es el equipo de protección personal?

El equipo de protección personal (EPP) es el término colectivo que engloba el equipo y la indumentaria que se utiliza para proteger al usuario de los riesgos. Por ejemplo, protección  para los oídos u orejeras en entornos ruidosos, utilizar guantes cuando se manipulan productos químicos,   llevar cascos en las obras para protegerse la cabeza de la caída de escombros.

 

El EPP es un derecho de todos los trabajadores

Según la OSHA, todos los trabajadores cuyo trabajo pueda ponerlos en riesgo deben tener acceso al EPP. Todo trabajador merece recibir formación e información sobre los peligros a los que podría estar expuesto, así como la oportunidad de revisar las lesiones y enfermedades que se hayan producido como consecuencia del lugar de trabajo.

Los empleados también tienen derecho a presentar una queja si creen que existe zonas peligrosas en el entorno de trabajo que no se están previniendo o no cumplen con los procesos de protección.

Parte de la responsabilidad de todo empleador es mantener un entorno seguro y proporcionar un EPI adecuado que mitigue el riesgo para los empleados. Depende de él reconocer cuándo es necesario el EPP, qué dispositivos son necesarios, y formar a los empleados sobre cómo y cuándo usar el EPP. Además, también debe proporcionar formación sobre las limitaciones del EPI, cómo mantener cada pieza del equipo y cómo deshacerse adecuadamente del equipo cuando ya no sea funcional.

Hacer todo lo anterior puede ayudar a asegurar que cada empleado reciba la protección adecuada mientras está en el trabajo, lo que a su vez los mantiene a ellos y a su empresa seguros.

 

Las mejores prácticas para el uso de EPI

El simple hecho de ofrecer equipos de protección individual en el trabajo no es suficiente para obtener  seguridad. Echa un vistazo a las siguientes prácticas recomendadas para que su EPI pueda realizar eficazmente el trabajo para el que fue diseñado:

 

Comprar suficiente

Tenga en cuenta el tipo de equipo necesario y cuántos empleados tendrán que utilizarlo en un momento dado. Es importante que compre suficiente cantidad de cada tipo de EPI para que nunca haya un vacío en la defensa.

Puede valer la pena hacer los deberes sobre los distintos proveedores y variaciones de EPI. Tómese un poco de tiempo para explorar sus opciones, incluidas las garantías y las opciones de servicio.

 

Implementación

Debes planificar la formación de tus empleados sobre cómo utilizar correctamente el equipo, cuándo utilizarlo y cómo ponerse y quitarse el equipo. Incluso las pequeñas variaciones de los métodos normales pueden provocar un fallo en el equipo.

Asegúrate de que tus empleados sepan que el uso del EPI para las tareas no es una opción.

Considera la posibilidad de aplicar medidas disciplinarias a los empleados que no tomen las precauciones adecuadas.

 

Mantenimiento

El equipo debe inspeccionarse regularmente para detectar el desgaste y otros defectos. Una buena idea es realizar una inspección visual antes y después de utilizar el equipo cada vez.

Todo el equipo debe estar en buenas condiciones de funcionamiento para todo momento.

Cree un sistema fácil para que los empleados informen de los defectos y retiren el equipo de la circulación.

También debe contar con un plan sobre cómo realizar el mantenimiento de los equipos. Contar con un proveedor asignado a esta función puede ayudarle a mantener el equipo en buen estado de funcionamiento en todo momento.

 

Eliminación

No es una buena idea un EPI que no funcione acorde a los métodos de seguridad, aunque esté claramente etiquetado como "No utilizar". Esto pone en riesgo de que los empleados utilicen por error este equipo defectuoso, lo que podría poner en peligro su salud y seguridad.

Comprenda cómo deshacerse correctamente de los EPI para evitar la contaminación, el uso no autorizado y las confusiones.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias