Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de diciembre de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Juicio monitorio que pasa si no pago

Cuando a un empresario o profesional le deben dinero, y este no ha sido pagado en los plazos establecidos, se debe acudir a un proceso judicial que sea rápido, sencillo pero tan contundente, que permita saldar esa deuda en el menor tiempo posible. A este proceso judicial se le conoce como monitorio.

Es decir, el monitorio es un medio de reclamo del pago de dinero, en el cual se exige como requisito primordial que la deuda sea dineraria, exigible, vencida y determinada.

En este sentido, el proceso monitorio garantiza de forma rápida el pago de deudas pendientes.

 

El procedimiento para llevar a cabo un juicio monitorio
Como todo procedimiento judicial, el monitorio debe cumplir con un protocolo que le permita realizar las acciones de manera secuencial. Esto es, que para que se cumpla este procedimiento se debe recurrir a dos tipos de procesos, los cuales son:

Un proceso declarativo, en el cual la sentencia en curso se reducirá a la verificación de que efectivamente existe una deuda y esta debe ser calculada. Aquí se espera que el deudor cancele su deuda voluntariamente.
El proceso ejecutivo, es una vía más contundente, donde la sentencia precisa el embargo de los bienes patrimoniales del deudor en la cantidad justa para saldar el pago pendiente.
Es en este punto donde se lleva a cabo el procedimiento monitorio.

El primer paso es el de introducir la solicitud ante el juzgado, mostrando el solicitante toda la documentación legal pertinente que compruebe que realmente existe la deuda líquida, determinada, vencida y exigible. Estos documentos pueden ser facturas, certificaciones, recibos, albaranes de entrega, telefax, o cualquier otro soporte físico donde aparezca la firma del deudor.



Una vez aceptada la solicitud, al deudor se le exigirá la cancelación del pago, contando éste con tres alternativas para pagar, las cuales son:

Liquidar la suma de dinero reclamada
Desconocer al requerimiento de pago
Oponerse a la demanda generada
Hay que tener en cuenta que la opción que lleva directamente a poner en marcha el procedimiento ejecutivo es, el desconocimiento o el desobedecer al requerimiento de pago, sin necesidad de ejercer el procedimiento declarativo, siempre y cuando el deudor no se oponga a la demanda.

Requisitos
En lo concerniente al procedimiento monitorio, este se encuentra establecido en el artículo 812 de la Ley de enjuiciamiento civil, y expresa claramente cuáles son los requisitos necesarios para llevar a cabo el reclamo judicial de una deuda.

Los requisitos son:

Que la deuda debe ser dineraria porque el derecho de crédito requerido debe producirse en moneda de circulación legal, ya sea nacional o extranjera.
Que la deuda debe ser exigible porque no puede estar condicionada de ninguna manera, ni depender de compensación alguna.
Que la deuda este vencida, es porque los tiempos de pago han transcurrido.
La deuda debe ser determinada, porque debe presentarse como una suma de dinero concreta, que puede ser enunciada mediante cifras y letras. Esto es lo que la hace líquida, ya que puede ser cuantificable.
Documentación
Para poder iniciar legalmente un proceso monitorio, la deuda debe estar debidamente documentada, ya que de esta forma es como se podrá constatar que realmente el deudor no ha pagado aun lo que adeuda.

Es así como la ley de enjuiciamiento civil en su artículo 812, expresa cual es la documentación pertinente para probar una deuda, siendo estos:

Documentos físicos donde aparezca la firma del deudor, ya sea con su sello, huella o mediante otra señal física o electrónica que lo identifique.
A través de facturas, telegramas, certificaciones, albaranes de entrega, telefax, y las diferentes documentaciones creadas por el acreedor, en la que se evidencie la relación entre éste y el deudor.
Mediante documentos comerciales que prueben la existencia de una relación anterior duradera. Este soporte debe acompañar al documento en el que consiste la deuda.
Cuando la deuda puede ser comprobada por certificaciones de impago, en la cual, las cantidades que se deben obedecen a gastos comunes de comunidades de propietarios de inmuebles urbanos, por ejemplo, deudas por concepto de gastos de edificaciones o viviendas que pueden estar arrendadas.
¿Es necesario contar con un abogado o procurador?
Generalmente no es necesario, ya que la petición inicial puede ir firmada directamente por la parte interesada.

Sin embargo, pueden presentarse casos en los cuales si será necesaria la participación de un abogado o procurador en el futuro juicio declarativo; esto es, en caso que el demandado se oponga al pago y la cantidad determinada de la deuda supere los 2000 euros.



Otra situación que puede presentarse es que el deudor se niegue a cancelar voluntariamente, y la participación del abogado o procurador sea necesaria en la ejecución forzosa, si la cuantía de la deuda sobrepasa los 2000 euros.

También es válido que se designe voluntariamente un abogado para presentar la petición inicial, sin embargo, hay que tener claro que este coste no afectará la parte contraria, siempre y cuando esta última atiende a la exigencia de pago en el periodo establecido para tal fin, sin importar la cantidad reclamada.

Caso contrario ocurre en las reclamaciones de gastos de comunidades de propietarios, donde sí se estipula el pago de honorarios a estos profesionales (artículo 21 de la ley de Propiedad Horizontal).

Etapas del juicio monitorio
Son dos las etapas establecidas para llevar a cabo el juicio monitorio:

Petición. El juicio monitorio inicia con una petición hecha por el acreedor de la deuda, donde deben especificarse datos personales y domiciliarios que permitan ubicarlo fácilmente, como lo son:
Identidad o identificación del deudor
Domicilio tanto del acreedor como el deudor, donde puedan ser ubicados
Origen y monto especifico de la deuda
Soportes que comprueben la existencia de la deuda
Petición de pago. En esta fase del proceso, se establece un plazo para que el deudor pague la deuda. Este periodo consta de veinte días hábiles y es asignado por el Secretario Judicial. Se pueden presentar los siguientes casos:
La cancelación de la deuda en el plazo determinado. De esta manera quedara archivado el procedimiento.
Que el deudor no cancele en el periodo asignado, y tampoco haga acto de presencia en el juzgado para exponer los motivos por los que según él no debe la cantidad reclamada. En estos casos, se da por culminado el proceso, dando paso al acreedor para dar comienzo a la ejecución de la cantidad reclamada, embargando los bienes que conforman el patrimonio del deudor.
Que el deudor se presente ante el juzgado y manifieste por escrito su oposición al pago, fundamentando los motivos por los que no debe el coste de la deuda, ya sea de forma total o parcial.
Que el deudor no se encuentre en la residencia que consta en la demanda. En este caso, el acreedor puede solicitar ante el juzgado la investigación del domicilio donde se encuentre actualmente. Si es hallado posterior a la investigación en este domicilio se le solicitará en este. En caso de que se resida en otra jurisdicción o no sea hallado, se archivara el juicio monitorio.
Oposición al proceso monitorio
Como se ha dicho anteriormente, el deudor puede negarse a pagar, argumentando que la suma de dinero es total o parcialmente nula o inexistente, o sencillamente no se le puede atribuir. De esta manera finaliza el juicio monitorio e inicia el declarativo correspondiente.

Si se trata de una deuda inferior a los 6.000 euros, entonces la reclamación tendrá lugar a través de un juicio verbal (inicia con la demanda, continua con la notificación, citación a la vista, la vista y la sentencia).



Si por el contrario, la deuda excede los 6000 euros, entonces se dará paso a un juicio ordinario, en el cual las sanciones previstas son para delitos más graves incluyendo la prisión.

Modelo de demanda para el juicio monitorio
Modelo de demanda inicial para juicio monitorio

Preguntas frecuentes sobre el proceso monitorio
A simple vista, llevar a cabo un proceso monitorio es fácil, ya que se inicia con una petición al juzgado correspondiente, para proceder judicialmente al reclamo de la deuda en cuestión por la parte afectada, esto si durante el proceso no es necesario acudir a acciones más contundentes que obliguen al demandado a cumplir con la ley. Sin embargo, es común que se generen dudas acerca del proceso. Estas preguntas serán respondidas de la manera más clara y sencilla posible, de tal manera que al acreedor se le facilite el gestionar su demanda, en el menor tiempo posible y con la certeza que su deuda le será cancelada.

¿Cuál es la cantidad mínima de deuda para iniciar este procedimiento?
Para iniciar el procedimiento no se necesita pagar una cantidad excesiva de dinero, ya que se ha estimado que los gastos se valoran en menos de la mitad del precio de los trámites.

Sin embargo, si la situación suscitada es que el deudor se niega a cancelar, es preciso acudir a un proceso ejecutivo que requiere de la orientación de un abogado especialista en el área, lo que significa que deberás cancelar los honorarios profesionales del abogado o procurador, quedando libre del pago de tasas judiciales en sí.

Por este motivo se estipula que, si la deuda no supera los 6000 euros, se abre un juicio verbal para solicitar el pago. Si por el contrario, la deuda excede los 6000 euros, se inicia con un juicio ordinario.

Es así como se establece entonces como referencia la cantidad de 6000 euros para hacer el reclamo formal de lo que se adeuda.

¿Qué bienes se pueden embargar?
Al llegar a este punto, es prueba que no se logró conciliar entre las partes, razón por la cual el Juez deberá embargar los bienes del deudor, considerando el bien que sea más accesible para la venta y represente menor desventaja para el demandado.

De no cumplirse con esta perspectiva, los bienes que se podrán embargar mediante un juicio monitorio son:

Dinero o cuentas corrientes que posea el demandado
Derechos, valores e instrumentos financieros que puedan ser negociados en un mercado oficial de valores que sea factible de manera inmediata o a corto plazo
Alhajas u obras de arte
Rentas en dinero
Rentas, intereses y frutos de cualquier naturaleza
Títulos, acciones o bienes muebles que no requieran de cotización oficial
Bienes inmuebles
Honorarios, pensiones e ingresos adquiridos por actividades profesionales y comerciales independientes
Derechos, créditos y valores factibles a mediano y largo plazo
Embargo de compañías o empresas
¿Puedo reclamar deudas en otro país con el proceso monitorio europeo?
Es importante saber que el proceso monitorio europeo es un procedimiento judicial utilizado para la cobranza de deudas monetarias, y las mismas deben ser determinadas, vencidas y exigibles para poder llevarla a cabo, siempre y cuando estén involucrados por lo menos dos países de la Unión Europea.



Judicialmente, se articula mediante el documento de requerimiento europeo de pago que lo solicita la parte afectada. Posterior a esto, el órgano correspondiente otorga un plazo prudencial de 1 mes (30 días) desde el momento de la solicitud.

Acto seguido, el demandado tras ser notificado de este requerimiento, contará con 1 mes para manifestar su negación al pago. De no hacerlo en este periodo de tiempo, el órgano encargado declarará el requerimiento de origen título ejecutivo, enviando al deudor el correspondiente título de ejecución.

Por último, el afectado, al recibir el requerimiento europeo de pago ejecutivo solicitará ante el juzgado correspondiente del país Europeo la ejecución en cuestión, de manera de poder hacer efectivo la cancelación de la deuda.

Es de hacer notar que el procedimiento monitorio europeo puede ser rechazado por la parte deudora fácilmente, oponiéndose al requerimiento de pago en el plazo estimado, tomando entonces la parte afectada la opción de apelar por la justicia ordinaria para recuperar el dinero en reclamo, por lo cual es recomendable tener en orden toda la documentación necesaria para argumentar efectivamente la demanda.

¿Se puede iniciar un juicio monitorio en una comunidad de propietarios?
Sí, es posible iniciar un juicio monitorio en una comunidad de propietarios, siempre y cuando se tenga la evidencia de lo impagado.

Así pues, se procede a una junta bien sea ordinaria o extraordinaria, la cual debe ser convocada por el administrador de la propiedad o presidente de la comunidad, donde se exponga el impago y se inste al deudor a pagar la deuda. De no hacerse efectiva la cancelación del pago respectivo, deberá iniciar el proceso judicial teniendo como evidencia un certificado de impago de cantidades que se adeudan por concepto de gastos comunes.

En este caso, el deudor gozará de un plazo no mayor a 20 días para responder a la demanda inicial, pudiendo ocurrir dos escenarios:

Que el demandado pague la deuda, incluyendo honorarios de abogado y procurador, más el costo de la comunidad.
Que el demandado se oponga al pago en esta fase inicial del proceso monitorio, dando paso a la petición del embargo preventivo de sus bienes patrimoniales por parte del acreedor. De esta manera, se podrá no solo cancelar lo pendiente, sino que además se pagarían los intereses y costos que genere el procedimiento judicial.

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias