Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

No sé si por la puerta o la ventana

No sé si por la puerta o la ventana

 

Me voy. No sé si por la puerta o la ventana. Me voy. Marchar, marchar lejos y hundirte a tí y mis arduos pensamientos en lo mas fondo del triste mar. El mar se ha convertido en nuestro cementerio, como el de tantos otros naufragos de la historia antigua. ¿Que diría Homero de esta gran fábula celestina?. Preguntarle a Ulises indigno sería.
Como un pájaro volando el sangriento cielo he huido. Esa nínfula de cortos cabellos, mirada triste, confiada, desconocida nada en la niebla de lo mundado. Su personaje ya no está, ironicamente me resulta atractivo, pero ha acabado ya. Ya no está. ¿Qué ha sido de tí, ninfula, que recortabas recuerdos uno tras de otro tentando a Orfeo?
¿Te has fijado de lo pesado que puede llegar a cargar el cuerpo la aguja del tiempo? ¿ Es preciso clavarte palomas de deseos en el lo más profundo de tu sueño? Ahora llego a entenderte divino eros. Eros del amor, de la verdad de nuestro tiempo. Más, ¡qué pesados se hacen tus colores de deseo!. Mi augustia la flor que nunca florece. Flor que permanece, que se esconde, que se oprime, que desgarra una a una cada afligido pésame.
Mi mar has convertido en sombras. Mi mar veneno del traidor escondido en tus pesares. Veneno de desgracias de esa tan pesada palabra. ¡Eros! ¿Por qué me engañas? Tus brisas corren fuertes como dagas son mis armas. Armas de mujer esculpidas en plata.
Amor...amor. Lobo salvaje de dulzura exterior. Mortalmente herida por mordeduras de amor. Me acribillas con miradas profundas de tu estanque. Lobo , lobo estepario, lobo salvaje. Si supieras tan solo lo que es tener palabras bañadas en sangre. Como el mismo Hamlet entré en la cuestion más grande. Serte o no serte sincera en este desierto de mezquindades.
¿Es posible que mis palabras lleguen a ese preciado edonista jardín? Como Lanzarote en busca de un Grial, cabalgas suavemente sobra las dunas de mi cuerpo. Friamente pienso. Me excita tan solo la idea de que vagues por encima de mis pensamientos. Soberbios tus besos sin pecados de peregrino como hallaba Julieta de su Romeo.
Ahogándome en el mar te espero. Febril mente que atormenté buscando en libros de texto. ¿Qué texto puede engañarme ya, cuando mi verdad está ante estos ojos austeros?. Fuente de juventud que no dejará envejecer ni un átomo de mi cuerpo. ¿Te encontré? ¿ Te burlaste? ¿Te escapaste de palabras que soy incapaz de concederte?
Me escapo de los versos virgilianos para que no me des por olvidada. Espesos pensamientos que me hacen creer que con el roce del agua podré tocar una vez más tu erizante piel. Espero ansiosamente las esposas que me aten a tus sueños. Espero. Espero porque es lo único que me cabe esperar.
Buscame en las incesantes esperanzas. En este naufragio de lágrimas sin libertades, llenas de opresiones más grandes que la misma asfixia. Buscame en las incesantes noches estrelladas. En esos rincones lejos de patrias y sin amores.
Me voy. Me voy. No sé si por la puerta o la ventana.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share

Comentarios - 2

برنامه اندروید

2
برنامه اندروید - 23-08-2017 - 23:36:49h

thanks.

Cerrajeros en los barrios de Buenavista y la Ería en Oviedo

1
Cerrajeros en los barrios de Buenavista y la Ería en Oviedo - 10-12-2016 - 23:37:54h

Me ha encantado el texto, muchas gracias


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias