Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Tumbas Frias (Guión , cortometraje)

sin premios

SECUENCIA 0

 

Una imagen de una habitación vacía. Repleta de colorido y creatividad. Colores, muchos colores. La cámara se va acercando al suelo. En el suelo se encuentran dos sobres negros. La cámara se va acercando poco a poco hacia los sobres negros. Comienza voz en off recitando un soneto de amor de William Shakespeare.

 

Voz off: Mi amor es como fiebre que en el ansia hierva

              de lo que alonga más la enfermedad y  atiza,

              consumiendo lo que del mal aún preserva

 

              Mi razón, médico de amor, todo enojado

              De ver que no se observa lo que dictamina,

              Me abandonó, y lo veo ya desaparecido:

              Muerte es deseo que rechaza medicina.

 

              Desahuciado estoy, sin cura ni razón,

              Loca furiosa ahora, más y más me agita;

              Mis ideas y frases como un loco son,

              Sin tino y fuera de verdad que en vano grita;

 

             Pues te he jurado hermosa y te vi clara y pura,

             Tú, más negra que infierno y más que noche oscura.

 

William shakespeare

 

Se queda todo oscuro tras la finalización de la voz en off.

 

SECUENCIA I

 

Habitación pequeña. Estilo expresionista y surrealista. Interior. Noche

Primer plano de Andrea hablando con la cámara. Sentada en una silla. Morena guapa, de unos 22 años, no para de echarse atrás el pelo cada vez que se pone nerviosa.  Viste un vestido rojo. Su cara esta maquillada con colores negros que resaltan sus ojos. En su mano derecha  tiene un cigarrillo y la izquierda su anillo de casada.

La habitación está repleta de cuadros surrealistas. Muebles claramente fabricados a mano. Mucho colorido. En fondo se encuentra una mesa. En la mesa  hay una hoja de papel y un bolígrafo. En las estanterías sólo se encuentran unos libros apilados.

 

Andrea:  (Apenada, triste)  Atrás han quedado las palabras sombrías corazón sin dueño

                Atajado con alevosías, agita fuerte el pecho más no duermo

                Fingimos alientos en esos  pesares  tiempos  donde,

            no florecen flores sino muertos gorriones perecederos.

            Amor de dagas astutas, mortales  suspiros del veneno

            Venas envenenadas de tan triste calibre espeso.

 

           Destapando verdades como si sábanas se tratasen

           Olisqueando semillas de odio en los sitios con vuestro nombre,

           Más qué odioso sino nuestro espejo esconde.

 

          Velo tedioso por las lágrimas perdidas acogidas profundamente en el rebozo

          De  las mil y un mentiras aquí presentes como pasada nuestra vida

          Más que es la puerta sino la salida, pereciendo poco a poco

          En mis noches intranquilas, llamando a gritos vuestras palabras

          Donde sólo ahora encuentro dolor día a día.

 

Andrea mira un poco a su alrededor. Se queda unos minutos pensativa. Mira a la cámara y hace el amago de apagarla.

 

 

SECUENCIA II

 

Habitación más grande. Estilo expresionista y surrealista. Interior. Noche

 

La habitación está repleta de cuadros surrealistas. Muebles claramente fabricados a mano. Mucho colorido. Al fondo se encuentra una mesa. En la mesa  hay una hoja de papel y un bolígrafo. En una de las esquinas se encuentra un mueble con hombres con un cuerpo puente.

 

Primer plano de Luis sentando en una silla al revés. Tiene la cabeza boca abajo. La levanta y mira seriamente hacia la cámara. Moreno, atractivo, ojos azules de unos 39 años. Maquillado con colores negros. Viste unos pantalones vaqueros y una camiseta roja.

 

Luis: (Apenado) Alejándose nuestros hilos veo volar lejos, ni los pensamientos poder veo

          Como olas perdiéndose en el mar con el viento,

          Para mí, mujer, de sonrisas marchitas ahora os encuentro,

          Cuando ojos brillantes lucieron mis espinas clavadas hace tiempo.

 

         Mujer que sonrisas sonroja, carmín marcando las horas, ahora

        vuestro rey de palabras desterrado de su corona.

        Más qué, mujer, ¿vos pesquisáis  amor dónde las flores lloran?

        Reino destronado por la flecha inesperada.

 

Hace una pequeña pausa. Se enciende un cigarrillo que se saca del bolsillo.

 

        Pero, ¿qué es pues lo que vos buscáis mi señora?

 

        Cada vez que vuelvo a vuestro pecho sólo encuentro quemadas  palabras,

 

        Grises colores tormentosos, aquí llegan

        ¿mienten pues los hechos o nuestras mercedes así mentimos?

 

 

Luis termina de hablar. Vuelve a agachar la cabeza hacia delante. Vuelve a levantar la cabeza. Mira la cámara y hace amago de apagarla.

 

 

 

SECUENCIA III

 

Habitación pequeña. Estilo expresionista  y surrealista. Interior. Noche

 

Primer plano de Andrea. Lleva el recogido con una coleta. Viste una camiseta negra y unos pantalones negros. En sus manos tiene el anillo de casada observándolo, jugando con el pensativa. De repente mira a cámara. Se queda pensativa mirando unos segundos.

 

Andrea: (Apenada y pensativa) Recordando como en viejos libros de papel leyese

                Una historia encarcelada sólo por muerte,

                Que si el cielo viste azules y no grises, que si vos,

                 Mi amado, visteís mis palabras como hicisteis.

 

                 No es verdad que el  tiempo  asesine pues vos,

                 Luz de mis tinieblas, sigues siendo amor en mi frágil pecho.

                 Fragmento de olvidadas notas palpitando en un acorde intenso,

                 Cavando donde pensé que no cabía esperanza.

 

 

Andrea se levanta de la silla. Deposita el anillo en el centro de la silla. Se queda de pie apoyándose en el regazo de la silla. Baja la cabeza y la vuelve a levantar.

 

Andrea: (recapacitando) Por más que pesen los pesares de está tan febril angustia

                Encajada en los pilares de lo que fuimos tal vez un día...

                 No enterrare miradas que aún existen, pues vos, señor mío

                 Sois la llave que a muchos falta.

 

                 Ten piedad, pues, de los renglones torcidos bajo mi cuna,

                 Sólo mi lengua traba palabras de vos con ternura,

                 Esbozos de recuerdos en mi mente perduran tanto al bien,

                 Como al mal, ellos sólo me curan.

 

Hace una pequeña pausa. Continua con aire esperanzador y a la vez apenado.

 

                 Amor....amor....tal vez diste algo que nunca merecí,

                Atormentada quedando estoy, desnudándome entre las esquinas

                 Que temiendo estoy que de vos perdí .

 

Andrea se gira. Va directa a la mesa donde se encuentra el papel en blanco y el bolígrafo.  Empieza a escribir algo. Coge un sobre negro. Cierra el sobre. Deposita la carta encima de la silla. Coge el anillo y se va de la habitación. Se queda por unos instantes una tenue luz en la habitación.

 

Medio plano de la silla con la carta. La cámara se va acercando lentamente hacia la carta. Primer plano de la carta. Se apaga la luz.

 

 

SECUENCIA IV

 

Habitación más grande. Estilo expresionista y surrealista. Interior. Noche

 

 

Primer plano de Luis. Está sentando en una silla de frente. Pensativo. Mirando hacia abajo. Viste unos pantalones vaqueros y una camiseta usada. Levanta la cabeza. Pensativo, con tristeza mira a cámara.

 

Luis:  ( afirmando con pesar) Vos mía, Suyo mi merced descifrando  códigos de tinta

          Hayámonos los dos, fuerte tempestad remamos

        Y sin vos, mi señora, el barco quedará encallado,

        Vos mis remos que no me  dejen estancado.

 

       Amor  que tantas guerras has causado, amor

       De fósiles huellas sin marcha atrás...sin pasión visionaria,

       Amor celoso, amor, penuria amorosa

       Carcomiendo los adentros de mis entrañas.

 

Luis se levanta de la silla. Se toca el cabello como si estuviera peinándoselo hacia atrás expresando preocupación, desespero. Parece que se va al fondo de la habitación. Se para un instante. Se da la vuelta. Se queda observando. Se apoya en el respaldo de la silla. Baja la cabeza y la vuelve a levantar rápidamente.

 

Luis: ( recapacitando) Y es pues, que en mi boca,

         Vos seguís siendo mi señora, mi amada esposa

         Mi amor, mi deseo, mi ternura,

          Mi constante desenfreno.

 

         Despojándome de mis miedos aquí me encuentro,

         Arduos mis pensamientos encuentro,

        Pues amaros aun presiento,

 

Apoya las manos en el respaldo de la silla. Hace posición de estiramiento bajando la cabeza otra vez. Y vuelve a levantarla.

 

Luis: (Convenciendo a la cámara) querida sois vos como siempre fuisteis

         Ni las páginas más tristes podrán saciar el hambre

         Del perpetuo deseo que mi corazón  esconde.

 

Luis se gira. Se dirige sin pensarlo hacia la mesa con el papel en blanco y el bolígrafo. Empieza a escribir. Coge un sobre negro. Dobla el papel y lo introduce dentro del sobre negro. Se acerca a la silla. Deja el sobre encima de ella. Se marcha de la habitación.

 

 Medio plano de la silla con la carta. La cámara se va acercando lentamente hacia la carta. Primer plano de la carta. Se apaga la luz.

 

 

SECUENCIA V

 

Una imagen de una habitación vacía. Repleta de colorido y creatividad. Colores, muchos colores. Primer plano de dos sobres negros. La cámara se va alejando poco a poco. Mientras salen a la vez las voces de Andrea y Luis.

 

Andrea: ésta tan fría tumba, os ama.

 

Luis: ésta tan fría tumba, os ama.

 

La cámara se va alejando más y más. Dejando de fondo la tenue luz alumbrando los dos sobres negros. Se apaga la luz.

 

Fin.

 

Género al que pertenece la obra: Guión
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias