Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

K.M.R.W.A.

Las arrugas que hacen mella en mi cerebro

Son aplacadas por la indefensa crueldad de la juventud

Pero hoy se abre una nueva etapa

Hay que hacer del arte un diario personal

Y si el papel he de estrujar, lo estrujaré  

Reventaré con el grito del verso los cristales

Dejaré toda Ítaca sin súbditos tocacojones

Haré bajar a vuestro jodido Moisés de Pisga

 

(Dudas, siempre las dudas...)

 

¡Mujer, esa mujer! ¡Maldito gusano entrometido!

¿Por qué? ¿Por qué no te pudres como Ofelia?

¿O mueres con dignidad? ¿Cómo Desdémona?

Si juegas a ser Porcia te quemarás con la retórica

¡Púdrete Bruja!

¡Cómo osáis debatir en mi propia Dinamarca!

¡A mí! ¡Yo, yo que vivo entre fantasmas!

Vuestra daga es más cruel que la de Otelo

 

(¡Calláos! ¡Calláos!)

 

Pónte el cinturón de seguridad, pluma

Se avecinan curvas peligrosas...

 

Tan peligrosas como la espada de Byron en Grecia

Como la guillotina de Robespierre

Como las promesas de amor entre reyes y plebeyas

Peligrosas como Valmont

 

¡Guárdame en tus brazos, tinta!

¡Quiero ladrar como Catalina!

Quiero acurrucarme contigo en la desesperación

Orfeo decidió hace tiempo dejarme de sueños huérfana

Y estoy luchando contra las cuerdas del bufón

 

Lo siento, señora, pero en esta embarcación

En este dichoso naufragio me voy a apodar Viola

Os haré temblar como Adonis con Venus

En la perspectiva de Tamora  estaré algún día

Todo...todo esto me es más repugnante que

El vómito maternal imaginado en la irlandesa torre

Con una diferencia, carezco de rituales

 

Pero en lo más recóndito de mi ser

También soy experta en la perversión como Anne Neville

Aunque no podría besar los labios en amarillo bañados

Que posee vuestro jorobado Gloucester

Porque así es, señora, dejo constancia en tinta

Que vuestra guisa no esconde vuestro abrigo dorado

Me dejáis con este cáliz en el Huerto del mayor producto exportado.  

 

Admitidlo, habéis sido desleal, descortés

Vil y una auténtica canalla como Goneril

¡Habéis hablado de mis versos como si andaran desnutridos!

¡Cómo si necesitarán calcio para fortalecer sus huesos!

¡Cómo si ellos de por sí vistieran trenzas a dos lados!

 

(¡Púdrete juventud y deja envejecer mis labios!)

 

Despiadada, infame, pústula,

Ridícula y envidiosa como Regan

¿Acaso mi cara, señora, le inspiró a su cerebro

que mi lírica hablaba de mariposas?

¡Maldita seáis , qué os saco ahora mismo

la daga como la Reina de Escocia!

Aquí acabaréis viendo la ceguera como el  Rey de Bretaña

 

 

Vuestras palabras están más envenenadas que las de Gertrudis

Mientras aplaudís con la cara de burro cual Nick Bottom

Y a lo lejos yo, haciendo de un perdido Jaime

entreteniéndome conociendo locos en el bosque

Gertrudis, Gertrudis, ¿qué harás con esta Rosalinda inquieta y decidida?

¡Déjame que yo decida cómo dividir mis actos!

¡Desafio aquí mis siete edades!

 

(Al final éramos nosotros los fantasmas, Ícaro)

 

Es inevitable, voy a morir quemada por las cerillas

Culpable de cada semilla, semillas que al parecer son infértiles

Atrapada en un infierno musical, como tantos otros

Vivir a una estantería atada, morir por el olvido fusilada

¡Lanzar directamente el biberón a la prosa de tu cara!

¡No os mordáis el dedo delante de mí, señora!

¡Aquí soy Basil y lo escrito mi retrato embrujado!

 

Esta es mi pelotita, mi jodida pelotita

La pelotita dónde por última vez escupiré a mis sueños

La pelotita que rebota las posibilidades y las escuchimiza

La pelotita que tiraba y reventaba contra la pared

Pelotita o hilo de Moiras, me es igual el formato

Aprenderé a ser Miranda y llevar el amor a rastras

Y hacer de él un fiel espíritu como lo fue Ariel

 

Vanora Miranda 

 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias