Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

FAMILIA FELIZ A LA PLANCHA

FAMILIA FELIZ A LA PLANCHA

 

"Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate":  

(El mundo está tarareando y el poeta calla. Tararea un eco nocturno. Imposible de no percibir. Las aceras, los semáforos, las señales de tráfico, los edificios de la Gran Vía, incluso los cláxones de los coches parecen haber sucumbido a las clases de coro. Un eco conocido. Un eco con apellido escalofrío. Leitmotiv en la ópera prima de la historia humana.)

 

Parte de mi generación yace en una fosa sin nombre;

algunos se los rifan las vacas y burros firmando contratos bancarios a nombre de

Mefistófeles];

otros tantos de ellos son violados por las  hipotecas contratadas por los cerdos que llevan los

bigotes y vaginas a la moda Hitler];

y otra parte es fusilada al destierro laboral por las hienas;

 

  • ya no se puede negar más...

 

 

Gerión sobrevuela vuestro Restaurante en la calle Génova,

moviendo de arriba a abajo sus alas indicando el núcleo de su energía,

derrama su boca las gotas de sangre procedentes de la Justicia

saludando al séquito de cocineros y camareros con sus disfraces de verdugos.

 

Homúnculos, alienígenas travestidos de mamíferos,

usando de armadura sus mejores trajes, caminan y caminan hasta llegar dentro;

no se percatan ya del reflejo de las llamas del fuego,

gajes del oficio por cocinar el menú del día, sin tener en cuenta los infortunios del tiempo.

 

Los gansos y patos han memorizado a pie juntillas las recetas europeas,

  • recomendadas por la mejor de las chefs alemanas-

y en su carta económica deslumbran sus platos degustación:

 

CARTA EUROPEA


"Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate"


Familia feliz a la plancha

a la griega.....................30.000.000 euros

a la española .................. 30.000.000 euros

a la portuguesa ................ 30.000.000 euros

a la italiana ..................... 30.000.000 euros

a la francesa ....................  30. 000.000 euros

a la irlandesa ................... 30.000.000 euros

 

Unos cuantos millones por aquí, por debajo de las piedras, y unos cuantos por acá...

hagámonos dueños de los mares, lagos, pozos, presas hidráulicas y sus respectivas tuberías,

hagámonos dueños de las cenizas de Tesla y de los miembros podridos de Edison,

hagámonos dueños de los campos fértiles y tierras vírgenes de ese asqueroso mejunje

llamado cemento],

hagámonos dueños de las plantas medicinales, de los nombres históricos y estatuas a quienes

infundir respeto],

hagámonos dueños de los maestros aptos, los nacidos con el reglamento bajo el brazo,

hagámonos dueños del Arte, de su concepción, nacimiento y partida de defunción,

hagámonos dueños de lo que nos rodea, convirtamoslo en acciones bancarias y préstamos,

en deudas impagables y mentiras asesinas].

 

Y entre tanta tinta negra, ¡yo os reconozco, Meletos! ¡También a vosotros, Anitos!,

camuflados entre las barras del bar de copas parlamentario,

participando tanto del dominó, el parchís y el ajedrez humanos,

agotando vuestras Torres, Alfiles y Caballos; resguardando la Reina,

haciéndos pis por si las negras deciden hacer una jugada a lo Fischer;

ahí estáis vosotros, de vuelta a una Atenas invadida por extranjeros

que pone la cicuta mortal en boca de sus ciudadanos,

¡Meleto! ¡Anito!

¡Volvéis a dar la espalda a la justicia!

¡Volvéis a abrazar la podrida mentira!

 

En el centro de ese Bar - Senado o Parlamento-  se encuentra mirando Marx

con aires sobreexcitados, gritando sin cesar, dando vueltas sobre sí mismo como los perros:

"¡Nos acusáis de querer abolir vuestra propiedad. Efectivamente, eso es lo que queremos!"

"¡Abolir TODA propiedad privada!"

Detrás, llena de polvo, escondida entre los Atlantes podridos, está Hildegart criticando:

"¡Déspota, calla! ¡Calla tu prepotente falo, Marx! ¡Qué hay más cosas que solucionar la dichosa propiedad privada! ¡Divorciaos de una vez de los Bancos! ¡Abolir las herencias! Y, sí , sí, ¡qué pesado, eh! ¡Qué pesado! ¡Abolir TODA propiedad privada! ¡Ale, ale, a la cicuta con ellos! ¡Cicuta para los déspotas neoilustrados!

 

Política, maldita tú eres entre las historias

y maldito es el fruto de tu vientre, el capital.

 

 

Vanora Miranda 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias