Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

AY, SI YO TUVIERA TU VELLOCINO DE ORO

 

Sibila moderna, cuadrada, amplificada con alta tecnología,

serás tú quien  volverá a alumbrar la auténtica verdad,

venderás, entre sponsors cutres y horteras a lo años 50,

 

qué pensar para ser aceptada en la sociedad,

consagrarás mocosas de diez años como elegidas,

veneradas como las más preparadas,

 

calmarás la ira cambiando baldosas,

meterás entre las tertulias a los más hippies catedráticos,

ampliarás como puedas la necesidad del trabajo,

enfatizarás la herradura clave del orden;

 

¡Ah, sí, sí, Sibila mía! ¡Sibila, sibilita moderna!

¡Relléname de formalidad, por Dios, sí! ¡Protocolos, venid a mí!

¡Enséñame la objetividad de la muerte! ¡Enséñame la objetividad de la mentira!

 

¡Despierta, imbécil! ¡Despierta! ¡DESPIERTA!

¿Vienes aquí para hablar de poesía? ¿Poesía contemporánea?

¿Qué cojones es eso?

 

BIEN, HABLEMOS DE LO QUE ES POESÍA CONTEMPORÁNEA:

 

¡Argonautas, hay que destruir el vellocino de oro!

¡Coged vuestra nave Argo rumbo a las lejanías del Bósforo!

¡Machacad con la desobediencia al dragón!

 

¡Oh, Tierra! ¡Oh, Vida! ¡VIDAAAAAAAAAA!

¿De qué me sirves si no es para hacer ruido?

¿De qué me sirves si no es para crear mi mundo?

 

¿Me oyes, VIDA? ¿Me has oído bien?

 

¡AQUÍ TIENES UN JASÓN PREPARADO PARA CUALQUIER NAUFRAGIO!

¡AQUÍ TIENES UN JASÓN PIRÓMANO!

¡NO TENGO MIEDO! ¡NO TENGO MIEDOOOOOOOOOOOO!

 

¡Qué vengan los ciegos con sus palos a convencerme!

¡Qué vengan los viejos a negarme la belleza de lo curvo!

¡Qué vengan los cuerdos con sus teorías!

 

Ay, si yo tuviera ... si yo tuviera....

Si yo tuviera tu vellocino, niña, si yo tuviera,

si llegara a tocarlo y estrujarlo entre mis dedos,

si yo pudiera llevar a cuestas a Heles y Frixos;

 

Ay, si yo tuviera...si yo tuviera...

Si yo tuviera esa gran oportunidad, niña, ay, por Dios,

disfrutar del recital de Carlos I de su preparación en flamenco,

alucinar como con la setas en los desvaríos religiosos de Felipe II,

 

ver cómo se la pajeaba Felipe III al Duque de Lerma,

cómo le pegaba tortazos el Conde Duque de Olivares a Felipe IV,

las potas de la corte al ver las pústulas del enfermizo Carlos II,

 

bailar desnuda a las 5 de la mañana en La Granja a lo Felipe V,

padecer los estadios del Alzheimer junto a Fernando VI,

cómo partirse la polla en la cama a lo déspota con Carlos III,

 

el lloriqueo epistolar entre el pulgarcito de Napoleón y el gilipollas de Carlos IV,

divertirme un poco en la cama con la macrosomía genital de Fernando VII,

intentar un escarceo lésbico con el putón de su hija, Isabel II,

 

que me impregne la tos tuberculosa de Alfonso XII,

descojonarme de la salida vergonzosa de Alfonso XIII,

los inútiles chupetones de pezón al dictador Franco de Juan,

 

la corrupción de dinero y putas de tu abuelo Juan Carlos,

la bañera de despotismo y cinismo en el que se encuentra tu padre,

el mito que te han dejado abrir defendido por los Anitos,

 

¡Ay, si yo tuviera tu vellocino de oro, niña!

¡Absorbería mi alma el síndrome del héroe!

 

¡Quiero lo imposible!

¡Lo inaudito!

¡El equilibrio del desorden!

 

¡CAOS! ¡CAOS! ¡CAOS!

¡ARGONAUTAS, LEVANTAOS!

¡ACOMPAÑADME!

¡A LAS ARMAS!

¡A LA HOGUERA!


Vanora Miranda 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias