Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 24 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

EL PROTAGONISMO

 

 

mi necesidad de amor es culpa de mi familia

principalmente de mi padres

también aportan salobridad al pantano mis abuelos

estos últimos culpables menores de la causa

pero yo tengo claro que mi falta de afecto es culpa de mis padres

lo he hablado por activa y por pasiva con el mesías terapéutico

tal vez le escuché porque era lo que quería escuchar en el momento

rendí el culto a la firma del Rey estampada en la pared de su despacho imaginario

no podía ir por la vida gritándole a la gente

¡tened cuidado, estoy a falta de amor por mis putos progenitores!

estaba claro que habría que devolverle al judío el favor psicológico

paga tributo al gurú social del sentimiento

 

y así hice

he pasado arduas horas hablando de mi falta de amor al mesías

una dolencia que no se cura ni aún dedicando doce horas diarias a la lectura

las últimas sesiones las pasé bombardeando su cabeza con mis personajes literarios

no sentía vergüenza alguna al desenmascarar mi adicción a ser protagonista

vea usted, esto es el amor, ser el protagonista

llevo toda la vida siendo única sin ser protagonista más que de la discordia

que elijan mi libro como el favorito

las manías de mi personaje sean las más encantadoras

sus virtudes las más extravagantes y exóticas

sus defectos los  más tenebrosos de la Historia

mire usted, para mí el amor es ser el Premio Nobel por excelencia

 

no necesito fortificar vallas púrpuras en ningún Coloso

de pequeña llegaba a casa con la ansiedad de agradar con mi inteligencia

era hija de la nueva generación universitaria de obreros

los que pusieron todas sus esperanzas en el adoctrinamiento académico

saldrás de la mierda del ladrillo tan pronto sepas deletrear tu nombre en el teclado

toda la vida he pensado en el amor como si fuera sirvienta para agradar al Otro

ese Otro que me vio por primera vez los pelos en las piernas y el sobaco

que habló de la higiene de mis pelos sin haberse sentado a olerlos con amor

y él es el Otro cuando me viene el odio de la infancia

que pretendió modelarme como a Galatea

que me hizo entender que el amor se conseguía cuando haces lo que quieren los demás

cuántas veces fui yo Otra por intentar agradar tu dictadura

 

ahora que soy yo

que he conseguido reconocerme en una etapa nunca mencionada por Piaget

sólo quiero agradarme a mí misma

ni siquiera yo que soy artista puedo modelar el arte como al barro

pedirle que me dé lo que yo quiero para agradarme

qué puto amor es ese

es como si no superásemos nunca la etapa vengativa del Padre

 

me niego, joder

¡joder, qué me niego!

rebelarme es la muestra más sincera de amor

tú sólo buscas la complacencia del instante

así te pienso, como Midas tocando el hierro oxidado con esperanzas de convertirlo en oro

te arrepientes de tu obra perfecta como Víctor Frankenstein

te horroriza pensar el monstruo que has sido capaz de crear

el monstruo que te persigue por las noches recordando los pañales con su mierda

ahora la mierda escribe y tiene su propia identidad

soy todo lo que me enseñaste y lo que desprecias

esta soy yo

muriendo por una lágrima de reconocimiento por tu parte

sentirme protagonista de alguna vida

 

insisto, gurú

tengo un grave problema con el protagonismo

y no quiero curarme  
Vanora Miranda 

 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias