Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 21 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

ABSCESO EN EL GLÚTEO IZQUIERDO

 

Un intento de dignificar la cagada del Sr. Alejandro Céspedes  y una especial dedicatoria a mi Quirón, Salvador Negro.

 

Me he propuesto dignificar el dolor del culo como San Juan de la Cruz el éxtasis. No hay penetración anal de 20 cm que supere la videncia de mi tercer ojo. Ve más la fisura de mi culo que los gurús y pseudovidentes de la poesía española. Dónde va a parar esa constancia montañosa con sus rocas salientes por el resquicio del váter, la corona a la excrementicia boxeadora de la lona que se disputó en Córdoba. No faltó disparar al aire con balas Nicanor Parra, ni la flauta mimosa vislumbrada por Rimbaud y Verlaine. El orificio ha hablado y sólo YO sé codificar su idioma. El pus es sabio comunicándose en arameo con la sangre; es el pueblo elegido que abrirá su paso con la vara de Moisés. Es un nazi cabreado cogiendo un tanque como una pelota acuática, la prostituta Magdalena empolvada por el semen de Jesucristo. El patio de mi casa, particular y narcoléptico. La alfombra mágica transportadora a las mil y treinta y una noches. Oh, tú, fisura perianal a la cual acuden los espartanos que se preparan a morir con sus escudos bajo el imperio persa, constrúyeme una Israel para enterrar mi deposición del Jueves Santo, una haka maorí a mi canal húmedo naciente. Un Mayflower para navegar como puritana incandescente, un Leviatán para aleccionar en la predicación a los iluminados. Una pila bautismal de ácido clavulánico con pedacitos de la mismísima lengua del Señor. El sexo de los ángeles está en mis pedos mañaneros. La hostia sagrada es mi seno derecho. Mi sudor es la polinización de las flores. Oh, tú, fístula inteligente, defiéndeme de los idus de marzo venideros, del tiempo que no existe en este inmenso agujero negro, de las matemáticas de Stephen Hawking a la métrica insensibilizada. Sé barrera, una mosquitera para las desquiciadas hadas de judea, una mascarilla para la halitosis de grandeza; algodón invisible para desfilar por la calle como un emperador orgulloso de su traje. Edifica  mi mausoleo para atragantarme con estrellas y dale el nombre de Ofelia al primer gusano que brote de las vísceras. Con claridad abismal tu lenguaje declara al elemento químico por descubrir Colombo. Mañana me llegará el envío de Amazon con el diploma de poeta firmado por Shakespeare, porque los credos son más fuertes que el grano que se me ha infectado en el culo y yo quiero creer que es una hemorroide. He rezado a las cuatro esquinitas de mi cama, las sábanas, la almohada y el somier me reiteran que he nacido con un laurel en el glúteo. Tengo insomnio, porque se me aparecen los cadáveres de Dante y Boccaccio alumbrandome. No, en realidad, son todos los poetas de la Historia de la Literatura y quien escribe es Pepito Grillo, Zeus, Poseidón y Hades. Todo se explica de una forma, un horror vacui que quiere destronar el canto de un petirrojo. Insensato todo aquel que se atreva a llevarme la contraria. Atente a las consecuencias embaucador, Judas Iscariote. Yo, señores, yo tengo las mismísimas alas de Ícaro pegadas a mi ano. Los inventos de Leonardo Da Vinci los pensé yo primero, pero nací 500 años más tarde. Mi gata Raki sabe más de versos que cualquier poeta de pacotilla. Las cenizas de mis cigarros tienen más sentimientos que la humanidad del siglo XXI. Voy a incendiar Internet desgastando mi energía de todos los poemarios que enviaré para que reconozcan mi desidia, mi ineptitud innata para ser masa de bizcocho.Y ya sólo me queda pedir un favor: escupid con toda vuestra rabia en mi tumba. Será el único momento en vuestras vidas donde se encuentre un resquicio de poesía.  

 

Vanora Miranda 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias