Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Miércoles, 25 de mayo de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

ANUMARANA

 

Mi talento es que soy una doctora Honoris Causa en hacerme daño. Llevo horas sentada en mi escritorio sin saber cómo usar las piernas. Quiero retroceder a los años primitivos y desaprender a caminar. Quiero pedirle al genio de la Coca-Cola que me conceda el deseo de convertirme en un vegetal. Recurrir a algún Máster que me enseñe a cortarme. Que me dieran clases de anatomía señalizando las partes del cuerpo en las que hacer las incisiones precisas con la cuchilla. Nadie te enseña a matarte, sólo saben citar la inexistencia. Quiero hacerme pasar por una vaca en el primer matadero que encuentre. 

Llevo tres días sin ingerir paroxetina y sin dormir. Es la primera vez que me estoy haciendo la creyente empedernida intentando sintonizar con una voz que dicen que existe. Yo no encuentro tal voz, encuentro muertos. Muertos que no conozco y que me susurran. Alguno me acaricia las manos y corrige frases que no cuadran, frases innecesarias, frases que de ser aún tan sinceras no pueden escribirse.  Sé que no tengo  ningún talento especial para escribir. Me han dejado de importar los receptores. Hablar se me hace escueto como verbo de necesidad. 

No, no, no necesito contar para recibir consejos. No busco consejo. No busco la opinión de terceros. Busco su oído interno. Busco que vean mi historia como un mito griego. Que se queden callados por unos segundos. Y destinar sus voces calladas al silencio sepulcral. Me he quedado viuda atisbando el Taj Mahal. Consumamos la poesía como Pandu consumó en Madrid. Y no contamos en ningún momento con la maldición. Pensamos que éramos más fuertes y listos. Ignífugos. Inmunes a la enfermedad. 

No sé si estoy preparada para ser tantas veces viuda, sin haber sido mujer. He sido viuda cada vez que callaste mi nombre. He sido viuda cada vez que mentías a tu mujer. He sido viuda esas cinco horas llorando en la Estación de Tren de Badajoz. He sido viuda cuando me negaste a tu madre. He sido viuda el día de tu diagnóstico. He sido viuda el día que cortaste la vía epistolar que nos definía. He sido viuda cuando elegiste la vía fácil. Y yo hubiera preferido un Peter Pan Beat que se fuera a la carretera a perdernos por el mundo.

 

Vanora Miranda 

Género al que pertenece la obra: Poesía
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias