Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 7 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Pasos de la planificación de un proyecto

 

La planificación de un proyecto es el primer paso para estimar el tiempo y los recursos necesarios para lograr un objetivo. 

Ya sea en la vida personal o en lo laboral, los proyectos forman parte de nuestros días y aprender a hacer una buena planificación será la clave del éxito. Al encarar un nuevo objetivo, es común sentirse abrumado por todo lo que ello implica y es fácil perder el rumbo entre tanto por hacer. 

La planificación ayuda, justamente, a determinar prioridades y poder llevarlas a cabo en plazos de tiempo determinados. Por agobiante que parezca un proyecto, seguir cinco pasos fundamentales hará de la planificación una estrategia invaluable para cualquier emprendimiento.

 

 

 

Analizar el proyecto


El primer paso de una planificación exitosa es el análisis del proyecto. En esta etapa, es conveniente estudiar todos los factores relativos al proyecto como, por ejemplo,  los factores económicos. De esta manera, se establecerá si nuestro objetivo es factible y, en caso de encontrar factores que no sean compatibles, se podrán ajustar en concordancia. 

Definir los objetivos


Si el proyecto es factible, se procederá a definir los objetivos. En este sentido, habrá un objetivo final, pero también objetivos por etapas que permitirán avanzar hacia la meta. 

En esta fase conviene preguntarse cuáles serán los beneficios del proyecto a largo plazo y qué resultados se esperan. Hacerlo ayudará a otorgarle un valor al plan y determinar su importancia. 

Determinar los recursos


Para ejecutar el proyecto, es determinante saber con qué recursos se cuenta. 

Identificar las herramientas y medios necesarios para lograr los objetivos a corto y largo plazo permitirá visualizar de qué manera se llevará a cabo el plan. 

Asimismo, esta etapa requerirá el armado de un presupuesto para visualizar con qué cantidad de dinero se dispone para ejecutar el proyecto. 

Establecer los plazos


Determinar con anticipación cuánto tiempo requerirá un proyecto y, específicamente, cada una de sus etapas será la clave para no perder el rumbo. 

Un diagrama de Gantt, por ejemplo, es una herramienta gráfica que permite visualizar el tiempo que necesitará cada tarea para planear las actividades en un determinado tiempo total. 

Su elaboración es muy sencilla y, valiéndose de una hoja de cálculo, cualquier persona puede crear uno. Su simplicidad, sin embargo, no significa que no sea una herramienta valiosa. Poder visualizar el tiempo que requerirá un proyecto permite establecer fechas realistas y acordes al objetivo final. 

Evaluar los resultados


La etapa final transcurre una vez finalizado el proyecto. En ella, se evaluarán los resultados del plan para determinar si el objetivo ha sido cumplido y cuáles son los puntos a mejorar en el futuro.

Planificar un proyecto es la clave para cumplir objetivos. Sin un plan de acción concreto, se corre el riesgo de desviarse del camino y perder de vista las etapas para poder lograr los objetivos.

 

Poder visualizar el plan de acción a través de pasos que determinen la viabilidad del proyecto es fundamental para alcanzar la meta.

 

 

 

 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias