Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 18 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El futuro de los sofás inteligentes

El sofá no solamente resulta ser el mueble estrella del salón por su tamaño, sino porque es quizá el mueble más utilizado por todo el personal de la vivienda.
Elegir el sofá perfecto resulta bastante complicado ya que un asiento es rincón de la lectura, es la butaca de cine de casa, es la zona de tertulia, lugar de descanso, etc.

Para ello es muy importante el valorar la amplia gama de modelos y marcas existentes en el mercado.
Entre los diferentes tipos de sofás uno puede encontrar: Sofás relax motorizados, sofás con asientos deslizantes, sofás-cama, sofás de piel, sofás reclinables, sofás rinconeras, sofás a medidas,
A la hora de comprar un sofá, es muy importante el debe tener en cuenta tres datos básicos:
- Las medidas del salón o lugar a colocar.
- La distribución.
- El uso que se le va a dar y cuantas personas (adultas y niños) lo van a utilizar a diario.
Con respecto al material de fabricación es muy importante saber de que material se trata ya que ayudará a entender si el sofá que durará muchos años o si por el contrario es un mueble que se resentirá al poco tiempo de usarlo.
Para un buen sofá relax, lo más aconsejable son las estructuras metálicas –de acero o aluminio-. Si la estructura es madera, lo ideal es la madera de pino puesto que es ligera y muy resistente.
Es aconsejable que las patas del sofá, formen parte de la propia estructura, ya que aquellas patas atornilladas son mucho más inseguras y al mover el sofá con el paso del tiempo suelen acabar aflojándose.
Para que un sofá sea cómodo no debe de ser ni duro ni blando, y con unos rellenos de calidad. Existen espumas en el mercado, de alta resistencia y durabilidad que se deforman muy poquito.
Una espuma por encima de los 30 Kg. de densidad, es considerada una buena espuma, puesto que va a soportar muy bien el uso y el paso del tiempo. Uno debe de evitar una espuma con menos de 30 Kg de densidad puesto que va a deformarse de manera rápida.
Es aconsejable  el cambiar los rellenos de espuma cada 5 ó 6 años para recuperar la densidad y no perder comodidad.
Como norma general el respaldo debe de ser más blandito que el asiento. Para aquellos que buscan respaldos suaves lo ideal es la fibra hueca siliconada de alta recuperación o el copolátex. Por el contrario para aquellos que buscan firmeza al apoyarse, el material ideal es la espuma o la visco.
Otro factor que determina la resistencia del sofá es que este sea transpirable, por lo que es fundamental el tipo de tapizado.
A mayor transpirabilidad mayor confort, por lo que los asientos de pluma de oca o pato son los ideales para una mayor comodidad aunque su precio resulte un poco más elevado.
Es cierto que lo que toda persona busca ante todo a la hora de adquirir un sofá es la comodidad. Las cinco claves a tener en cuenta para saber si el sofá es cómo son:
Las caderas, jamás deben de quedar por debajo de las rodillas, para que a la hora de incorporarse resulte mucho más fácil.
Es muy importante que a la vez que la espalda se apoye contra el respaldo, los pies apoyen también en el suelo.
La zona lumbar debe de cuidarse. Con la espalda apoyada en el respaldo los riñones deben de quedar protegidos, evitando que el cuerpo vaya deslizándose hacia abajo.
Los reposabrazos deben de quedar a la altura del codo y no más abajo.
Ya que toda persona busca el sofá perfecto, también es muy importante que ayuden a ganar espacio incorporando mesitas auxiliares convertibles ante la llegada de amigos, con disposición de huecos para guardar objetos, mantas, cojines, libros, etc.
El amplio abanico de sofás existentes en el mercado hace posible la elección perfecta de un buen sofá, adaptado a las necesidades de cada persona.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias