Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 9 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

La mejor forma de empaquetar la ropa en una mudanza

A la hora de cambiarse a una nueva vivienda, uno debe de tener en cuentas varios temas tales, como el saber de que modo organizar todo tipo de enseres y propiedades de las que uno dispone. Es cierto que una de las tareas esenciales que en muchas ocasiones permanece en el olvido, es el como guardar y organizar la ropa, de tal manera que esta ocupe el menor espacio posible y pueda ser trasladada de manera sencilla llegando al nuevo domicilio en perfectas condiciones y sin estropearse durante el traslado.

Antes de comenzar a empaquetar la ropa, es necesario deshacerse de toda aquella que no vaya a necesitarse. No tiene sentido alguno el trasladar al nuevo domicilio toda clase de enseres que no estén en buenas condiciones, o que ya se hayan pasado de moda, o que se lleve cierto tiempo sin utilizar. Es momento de donar la ropa, de darle un nuevo uso o incluso de tirarla a la basura si esta se encuentra en mal estado, rota, manchada o demasiado desgastada.
Una vez se haya hecho la selección de la ropa a trasladar, es preciso realizar un pequeño inventario, vestidos, pantalones, ropa interior, chaquetas, camisetas, así como de toda la ropa del hogar ya sean cortinas, cubiertas, mantas, sábanas, toallas, etc. Además de la propia ropa que uno utiliza para vestirse uno debe de pensar en toda la ropa que destinada a la vestimenta del hogar.
Antes de comenzar a empaquetar debe de separarse la ropa bien por estilos, por temporadas; debe de ser una clasificación que facilite el desembalaje
A la hora de planear el traslado de la ropa por anticipado es preciso utilizar todo tipo de maletas, fuertes cajas y bolsas de plástico que ayuden a guardar la ropa envasada al vacío para así ocupar mucho menos espacio. Una caja pequeña facilita en gran medida el momento del transporte, ya que si se utiliza cajas grandes el peso de la ropa puede llegar a engañar y puede costar mucho trabajo el poder moverlas.
Las llamadas cajas de armario, facilitan el transporte de la ropa de mudanza, ya que además de proteger la ropa de la suciedad, polvo, golpes permite el poder transportarlas totalmente estiradas sin provocar arrugas. Estas cajas vienen provistas de una barra de plástico colocada en la parte superior en forma de perchero para poder colgar la ropa con ganchos, ideales para vestidos, camisas, abrigos y otras prendas que no requieran ser dobladas.
El uso de buenas maletas ayudará a proteger la ropa para la mudanza como si de un viaje se tratase. Toda la ropa quedará perfectamente protegida, ordenada y segura para el traslado. Es mucho más aconsejable el meter en las maletas todo tipo de artículo más delicado dejando los más resistentes como pantalones cortos, chaquetas para ser colocados en cajas.
Toda la ropa que por diferentes motivos no quepan en las maletas o cajas de armario será transportada en cajas de cartón de doble capa. Una vez colocada toda la ropa en el interior de las cajas se sellarán con cinta aislante identificando el contenido de la misma.
Con respecto al calzado, este será colocado de manera separada de la ropa para evitar que la ropa se ensucie. Además si es posible, deberá de colocarse en el interior de las propias cajas o bien rellenar los zapatos con papel o medias para que no se aplasten, ni se deformen manteniendo su forma inicial.
En ocasiones puede ser que la distancia de un domicilio a otro sea pequeña, para lo que no será necesario el guardar la ropa en maletas ni cajas, siendo transportada en los asientos traseros del coche con sus propios colgadores.
Con respecto toda clase de alfombras, cortinas, es aconsejable estén limpias antes de ser guardas en las cajas y así poder ser colocadas una vez en el nuevo domicilio.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias