Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 30 de marzo de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿A que se dedica un Administrador de Fincas?

Un Administrador de Fincas es aquel profesional encargado de gestionar todo tipo de asuntos financieros, legales y técnicos para el buen mantenimiento y gestión económica de la propiedad horizontal.

Un buen Administrador de Fincas, debe de ofrecer una gran seguridad en todos los temas relacionados con la gestión de la finca de manera profesional, con conocimientos necesarios ahorrando muchos quebraderos de cabeza y conflictos entre los vecinos.
Por lo tanto, ¿Qué labores puede y debe de asumir un buen Administrador de Fincas y cómo debe de realizar su trabajo?
En  primer lugar es preciso que el Administrador de Fincas posea la titulación que le habilita para el desempeño del cargo y cuyo nombramiento será realizado por la junta de propietarios.
-El Administrador de Fincas, tiene la obligación de velar por el buen funcionamiento de los servicios e instalaciones que tenga la finca, que estos funcionen de manera correcta con arreglo a las leyes. Es decir debe de velar por el buen funcionamiento del ascensor, de la puerta de garaje, del seguro de la finca, de la antena, etc.
También debe de velar por la correcta conservación del edificio y su acondicionamiento con respecto a las normas de seguridad, higiene y funcionamiento.
-Debe de preparar los presupuestos de todos los gastos que la finca haya tenido el año anterior incrementados en el IPC. Preparar y presentar a la Junta el plan de gastos previsibles, brindando todos los medios necesarios para hacer frente a los mismos.
-El Administrador debe de prestar especial atención a la conservación y entretenimiento de la vivienda, reparando todo aquello que resulte ser una medida urgente para posteriormente rendir cuentas al Presidente, a la Junta o a los propietarios.
Si la reparación a realizar no resulta ser de carácter urgente, pero sí necesaria para el mantenimiento de la finca, el administrador en ningún caso puede enviar  por su cuenta o riesgo a un reparador, puesto que solo se le permite este derecho en el caso de un servicio urgente.
-El Administrador guardará bajo su poder toda la documentación de facturas, recibos, contratos, comunicaciones, apoderamientos, documentos relevantes de las reuniones durante un tiempo máximo de 5 años.
Ejercerá de secretario en las reuniones de la junta, certificará si algún propietario tiene algún tipo de deuda o está al corriente de todos los pagos para realizar reclamaciones judiciales y transacciones inmobiliarias.
-Debe de preocuparse por el correcto funcionamiento en la relación laboral entre la comunidad y los trabajadores.
-En materia de obras cumplir con los acuerdos tomados, efectuar los pagos y todos los cobros que sean procedentes.
-Actuará de representante inmobiliario, en traspasos de locales, contratos de arrendamientos, viviendas de protección oficial, etc.
-Todas los demás cargos que se aprueben por la Junta.
Para un buen funcionamiento de la Comunidad de Vecinos es muy importante el poder confiar en un buen Administrador de Fincas, el cuál es aconsejable que esté inscrito en el Colegio Profesional. Esto supone que la persona que ha sido contratada posee los conocimientos y cualificación suficiente para el desempeño de toda una serie de tareas económicas, legales, administrativas y de convivencias a las que va a ser encomendada.
Las garantías que ofrece un profesional colegiado, son:
Una Formación continuada a base de cursos, charlas, conferencias, etc., que garantiza el estar al día con todo tipo de novedades.
Estar al corriente de todos los cambios legislativos que afectan al trabajo profesional, precios de venta o alquiler del mercado inmobiliario privado, ayudas, subvenciones, etc.
Los colegios profesionales además de defender a sus colegiados, exigen el pleno cumplimiento a la hora de realizar las funciones o servicios.
En el caso de que el Administrador de Fincas no cumpla con sus obligaciones, se le interpondrá una demanda la cual podrá ser una infracción penal o sanción civil dependiendo del delito cometido.
Entre los delitos o faltas más habituales  por parte de un Administrador de Fincas se encuentran:
Falsedad documental, apropiación indebida.
Calumnias e injurias.
Coacciones.
Delitos contra los trabajadores.
Gestión defectuosa.
En el caso de demostrarse que existe o ha existido delito, será el seguro contratado por el Colegio Profesional el que se hará cargo del pago de las indemnizaciones a que den lugar.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias