Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 28 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El albacea testamentario. ¿En qué consiste y por qué es tan importante?

Cuando se otorgar testamento existe una figura, además del notario y del abogado, que tiene bastante trascendencia: se trata del albacea.

Esta persona tiene asignadas varias funciones: 

  • Asegurarse, cuando haya legados, de que estos efectivamente se donen. El legado es una parte de la herencia que el testador puede dejar, siempre que no incumpla la legítima. Los legados se pueden dejar a personas concretas, aunque también es frecuente hacerlo a entidades benéficas o sin ánimo de lucro. Sea cual sea el caso, el albacea puede facilitar la labor de que se entregue el legado, asegurándose de que se cumple el deseo del testador. 

  • Defender los intereses de los herederos menores de edad, si hubiera alguno. En ocasiones puede ocurrir que uno o varios herederos sean todavía menores de edad. Pues bien, en estos casos, el albacea se encargará de controlar lo dispuesto en el testamento. El albacea está facultado incluso para contratar alquileres o invertir el dinero del heredero, siempre que esté autorizado por el Juez. La idea es que esta persona vele por los intereses del heredero menor de edad, de forma que su patrimonio no pierda valor o se veo mermado. 

  • Garantizar que se cuiden a las mascotas referidas en el testamento. Una mascota, en España, no puede ser ‘heredera’ como tal. Ahora bien, con el fin de protegerlas, muchas personas utilizan una fórmula que consiste en mencionarlas en el testamento y en designarles a una persona que se encargue de su cuidado. En estos casos, el albacea pude comprobar que efectivamente la mascota recibe tales cuidados, cumpliendo la voluntad del testador. 

  • Obrar ante los Tribunales. Finalmente, el albacea también tiene poder para reclamar en un juzgado, si surgiera cualquier tipo de problema. 

Para ser albacea no es necesario tener ninguna cualificación específica, sino que basta con estar alfabetizado. Este cargo puede recaer en un familiar/amigo de confianza, o bien en un abogado, que es bastante habitual, ya que conocerá en profundidad todas las cuestiones legales que rodean a la herencia. También queremos matizar que el cargo de albacea no es remunerado (no se cobra por ello), aunque el testador puede hacer constar que cobre alguna retribución por sus servicios. En ese caso, conviene dejar claro este aspecto en el testamento. 

Por todo lo dicho, si quiere asesorarse sobre cómo otorgar testamento y hacer que su contenido se cumpla, no dude en contactar con nosotros. Somos abogados de herencias con amplios de ejercicio profesional, por lo que podremos ayudarle en todo lo necesario.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias