Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 9 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Ventajas de los cerramientos de cristal

Son variados los motivos que pueden hacer que uno desee cerrar la terraza o el balcón de la vivienda como: el querer ganar espacio, o el clima no es mejor para poderlo disfrutar, o su mala orientación, etc.
El cerrar un balcón o terraza es una de las reformas más habituales de la vivienda pero no siempre es una reforma factible. En primer lugar uno no debe de precipitarse y estudiar en los pros y contras que esta reforma conlleva.

El mantener la terraza de su vivienda cerrada con cerramientos de cristal, permite incorporar a la vivienda una nueva zona de estar, obtener un magnífico espacio para cuando haga buen tiempo o del que poder disfrutar durante todo el año ya sea verano o invierno gracias a su discreción y eficacia.
Algunas de las grandes ventajas que uno llega a obtener con el cerramiento de cristal en terrazas es que uno gana en privacidad y seguridad, además de poder despedirse de la suciedad, viento y ruidos, resultando un producto ideal para cerrar la terraza.
No siempre es posible realizar un cerramiento de terrazas. Es muy importante tener en cuenta si terraza de la vivienda está dentro de un bloque comunitario con una misma fachada. Es preciso pedir licencia al ayuntamiento y contar con la aprobación de la comunidad ya que el realizar un cerramiento además de añadir metros cuadrados al espacio de la vivienda supone una modificación en la estética de la fachada.
Las cortinas de cristal no rompen con la estética del inmueble, pueden integrarse en cualquier espacio y permiten el disfrute de las vistas del exterior sin perfiles intermedios.
Los cerramientos pueden ser de acero, PVC, madera o aluminio. Es el aluminio el material mas utilizado ya que los perfiles son muy finos e incluso puede ponerse un color dentro y otro fuera, y por si por si no fuera suficiente también puede imitar a la madera. El PVC también muy utilizado, es un material muy resistente pero no da opción a tantos acabados.
Con respecto al vidrio, lo más común es el doble cristal con cámara de aire intermedia lo que hace asegurar el aislamiento. Pueden utilizarse cristales templados que pueden tener un espesor entre 6, 8, 10 ó 12 mm.
Dependiendo de la orientación de la terraza, uno debe de valorar el tipo de vidrio a instalar o que sistemas de protección solar se necesitan.
Una terraza que da al hemisferio norte, solo en verano y a primeras horas de la mañana es cuando recibe la luz directa del sol por lo que necesitará un aislamiento en condiciones. El gasto en calefacción en invierno será mayor por lo que un buen aislamiento será fundamental si uno quiere gastar meno energía.
En una terraza orientada al sur debe de ponerse sistemas de protección solar ya que la incidencia del sol será máxima.
Lo que en invierno puede resultar una ventaja en verano puede ser un problema por el efecto invernadero
Un cerramiento adecuado de la terraza supone una revalorización de la calificación energética del inmueble. Será el arquitecto o arquitecto técnico el que realice los cálculos pertinentes para conseguir la justificación técnica.
Ante cualquier duda que a uno se le plantee sobre si merece la pena o no merece la pena el cerrar la terraza, debe de consultar a un técnico profesional que le informe o asesore.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias