Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 9 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Usos del ácido perclórico HClO4

Los percloratos son sales del ácido perclórico HClO4, que no tienen ni color ni olor. Existen cinco sales de percloratos que son manufacturados en grandes cantidades: perclorato de magnesio, perclorato de amonio, perclorato de potasio, perclorato de sodio y perclorato de litio. Este tipo de sales se disuelven con facilidad en agua.

El perclorato puede encontrarse en el medio ambiente ya sea en estado sólido o disuelto en el agua. A través de la dieta diaria, los consumidores pueden estar expuestos al perclorato, ya que este tipo de sal se halla presente en muchos productos agrícolas.
Los percloratos también son muy utilizados en la fabricación de pegamentos, baterías, baños electrolitos, como agentes de limpieza y blanqueador, entre otros.
A temperatura ambiente los percloratos se mantienen estables, que cuando alcanzan una temperatura elevada estos comienzan a reaccionar produciendo gran cantidad de calor. Esta fase va repitiéndose de manera continuada hasta que por fin explosionan, de ahí que el perclorato de amonio sea muy utilizado en algunos tipos de explosivos, fuegos artificiales, señales luminosas, pólvora, en propulsores de cohetes, etc.
El perclorato de amonio es un sólido cristalino o polvo de color blanco. Está clasificado como explosivo si se encuentra en totalmente seco en partículas más grandes de 15 micrones o en partículas más pequeñas de 15 micrones de diámetro.
En zonas próximas a una planta de manufacturación o donde se realizan prueba de cohetes, fuegos artificiales o se trabaja con algún otro material de carácter explosivo es fácil encontrar partículas de perclorato de amonio disueltas en el ambiente, muy perjudiciales para la salud de cualquier persona.
La entrada de este elemento al cuerpo de la persona se realiza principalmente a través de la respiración, que pasará a la corriente sanguínea a través de los pulmones. El perclorato de amonio será distribuido por todo el cuerpo siendo eliminado a través de la orina.
El perclorato de amonio comienza a eliminarse del cuerpo aproximadamente a los 10 minutos de la exposición, pero no en su totalidad. Cierta cantidad de perclorato de amonio queda en el interior pudiendo afectar de manera negativa a varias glándulas y órganos del cuerpo, principalmente la glándula tiroidea.
El perclorato de amonio frena de manera parcial la incorporación del yodo por parte de la tiroides, dando lugar al hipotiroidismo ya que se produce una menor cantidad de hormonas tiroideas.
El perclorato de amonio no es un compuesto combustible, pero si ayuda a la combustión de otras sustancias pudiendo ocasionar una explosión o incendio. En el momento de producirse un incendio o explosión es necesario actuar de manera rápida utilizando el medio de extinción apropiado, rociando las instalaciones con agua, manteniendo los bidones en frío y a su vez contactar de manera rápida con el personal experimentado y  profesional para poner fin a la situación de inmediato.
En situaciones de derrames y fugas del perclorato de amonio, es de suma importancia el evacuar la zona de inmediato y protegerse con el equipamiento adecuado, trajes y la colocación de un respirador con filtro que impida el paso de las partículas existentes en el aire.
Es importantísimo evitar que el producto se mezcle con el medio ambiente, por lo que debe de humedecerse el producto para evitar su dispersión y no ser absorbido por otras sustancias combustibles.
Jamás debe de utilizarse el alcantarillado o el curso de las aguas naturales para la eliminación del perclorato de amonio ni de cualquier otra tipo se perclorato, ya que podría resultar muy peligroso para el medio ambiente y la salud de las personas.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias