Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 14 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Los ERTES y los abogados laboralistas

A consecuencia de esta increíble pandemia que está sufriendo el país por el llamado Coronavirus, una gran cantidad de empresas se han visto obligadas a cerrar sus puertas al público influyendo de manera muy drástica en sus ingresos, llegando a solicitar muchas de ellas un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), para sus trabajadores.

Tanto sea empresa como trabajador, es muy importante el dejarse aconsejar y ponerse en manos de un buen abogado laborista que le asesore y le ayude a resolver todas sus dudas acerca del ERTE.
El abogado laborista:
Le ayudará a ir por delante de las medidas económicas y políticas que se vayan a ir implantando.
Le informará y le irá preparando para aquellos imprevistos que se irán produciendo a lo largo de estos días, semanas y meses.
Le ayudará a tomar la mejor de las decisiones, informándole de todos los detalles de la legislación vigente.
Pero, ¿Qué es un ERTE?
Un ERTE es una suspensión de manera temporal de la relación existente entre trabajador y empresa. La persona que presta los servicios durante un período concreto de tiempo, queda despedida de su actividad laboral.
Este proceso puede afectar a toda una plantilla de trabajadores o a una parte de la misma, dependiendo de la actividad que la empresa realice. Su duración dependerá de del motivo que lo justifique o de lo que se haya acordado entre la dirección de la empresa y el comité.
Si el motivo del cierre ha sido provocado por una decisión del gobierno como puede ser la prohibición de apertura de bares, restaurantes, peluquerías, entre otros, el cierre durará hasta que dure la medida.
El trabajador, durante los días que permanezca en el ERTE no cobrará el salario completo que habitualmente estaba percibiendo por su actividad, sino que recibirá una prestación por desempleo en la que durante los primeros 180 días, el importe diario de la prestación será del 70% de la base reguladora del sueldo bruto y a partir del día 181 hasta que el período finalice  con un máximo de 2 años, cobrará el 50%.
Según la normativa laboral, solo podrán percibir prestación de paro ante un ERTE, aquellas personas trabajadoras que como mínimo hayan cotizado 180 días durante los cinco años anteriores a efectuarse el ERTE. Este período de tiempo es conocido como “periodo de carencia”.
El incumplimiento de este requisito puede llevar a que aquellos trabajadores jóvenes con trayectorias temporales o aquellas personas que acaben de salir de una paro de larga duración pueden quedar excluidos de dicha prestación.
El Gobierno para minimizar los efectos provocados por la pandemia del coronavirus ha habilitado de manera muy excepcional, el derecho a poder cobrar prestación por desempleo a todos aquellos empleados afectados por un ERTE, cumplan o no cumplan con el requisito de carencia.
Es cierto que antes de decretarse el estado de alarma y anunciarse las medidas de ayudas, varias empresas debido al confinamiento de la población, al cierre de muchos de los establecimientos ya habían empezado a tomar medidas para intentar poner solución a la cadena de cobros y pagos.
En circunstancias normales, toda persona que se acogiese a un ERTE estaría consumiendo prestación de desempleo, pero los cambios del último Consejo de Ministro impusieron el “contador cero”, en el que no se gastará prestación.
El texto aprobado por el Gobierno, contempla la obligación por parte de las empresas a mantener el empleo por un período de seis meses a partir de la fecha de la reanudación de la actividad; lo que significa que no puede despedirse al trabajador en los 6 meses siguientes a la vuelta al trabajo en la empresa.
Para salir de dudas déjese asesorar por un buen abogado laborista, el cual le informará de manera detalla sobre todo lo referente al tema de los ERTES.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias