Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 30 de mayo de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cancelar deudas para poder sobrevivir?

Toda persona, particular o autónomo, que se encuentra en situación de quiebra económica y no puede hacer frente a sus deudas, tiene a su disposición una herramienta llamada LSO (Ley de la Segunda Oportunidad), proceso administrativo que posibilita a una persona el poder cancelar sus deudas por Ley.

La Ley de la Segunda Oportunidad, mediante la negociación de nuevas condiciones con lo acreedores permite dejar atrás aquellas situaciones complicadas e incluso llegar a conseguir la cancelación de sus deudas.
Esta ley a pesar de no ser demasiado conocida en España, en otros países como Estados Unidos y otros países europeos se ha venido aplicando desde hace ya años.
El objetivo no es otro que ofrecer a toda aquella persona física, con un grave fracaso económico empresarial o personal, un nuevo encarrilamiento en la vida e incluso el poderse arriesgar a tomar nuevas iniciativas, sin necesidad de arrastrar de manera indefinida una gran deuda que no es capaz de satisfacer.
La LSO permite ofrecer nuevas oportunidades en la vida de las personas. Gracias a la  Ley de Segunda Oportunidad, acorde a las posibilidades la persona tiene la posibilidad de llegar a un acuerdo de pago. En caso de fallo se podrá solicitar el BEPI (Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho), es decir la cancelación total de las deudas.
Para poder solicitar este proceso administrativo, además de contar con un buen historial crediticio,  deben de cumplirse una serie de requisitos:
Demostrar que la persona no dispone de patrimonio alguno para hacer frente a la deuda o este ya ha sido liquidado.
La deuda no puede superar los 5 millones de euros.
La buena fe de la persona deudora, que debe de realizar el pago de la deuda.
Para poder acogerse a esta Ley, deben de ser cedidos todos lo bienes y activos que se disponga, excepto aquellos bienes que sean necesarios para poder continuar realizando la actividad profesional.
Cuando los bienes del deudor son liquidados es decir vendidos, se podrá solicitar la exoneración o cancelación de las deudas al juzgado correspondiente.
Es muy importante la buena fe de la persona deudora, por lo que el deudor debe de cumplir una serie de requisitos para poder considerar que ha actuado de buena fe:
Celebrar el intento del acuerdo extrajudicial con los acreedores, antes de comenzar el proceso para la cancelación de cuentas.
En los diez años anteriores, no ha podido acudirse a la Ley de la Segunda Oportunidad.
Si la persona deudora es autónoma, no ha podido ser declarada culpable por delitos económicos o sociales.
En los últimos 10 años, no puede haber existido condenas por delitos contra el patrimonio, falsedad documental, Hacienda Pública, Seguridad Social o derechos de los trabajadores.
La persona deudora, durante los 4 últimos años, no ha podido rechazar ninguna oferta de trabajo adecuada a sus capacidades.
El procedimiento introduce dos instrumentos:
Los acuerdos extrajudiciales: que consiste en la celebración de una reunión en la que poder negociar  las condiciones de la deuda con los acreedores, proponer un plan y calendario de pagos para que el deudor pueda hacer frente a las deudas.
El beneficio de la exoneración: esta fase daría comienzo en el caso de que no se haya conseguido llegar a ningún acuerdo.
Los beneficios que la persona pueden obtener gracias a la Ley:
La persona deudora puede volver a solicitar financiación.
Ya no aparece en los listados de morosidad.
Puede volver a disponer de las tarjetas de crédito.
Comenzar una nueva vida.
Aquellos particulares que hayan fracasado en sus finanzas, gracias a la aplicación de la Ley de la Segunda Oportunidad, no deberán de afrontar las deudas mediante su patrimonio presente y futuro.
Una vez pasados los cinco años, las deudas desaparecerán de forma efectiva. Durante este plazo no se tendrá que pagar, pero es el plazo en el que los acreedores podrán revisar el caso si existe sospecha de que el deudor no ha actuado de manera legal o de buena fe.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias