Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cuales son las funciones de un procurador?

En la gran mayoría de asuntos tanto penales como en asuntos civiles, resulta necesario e incluso de carácter obligatorio el estar representado tanto por un Abogado como por un Procurador. Así sucede en la partición judicial de una herencia.


En una partición judicial de herencia, la persona interesada debe de ser asistida por un Abogado que defenderá sus derechos, y por un Procurador que deberá de asumir la representación procesal.

El Código Civil establece que las sucesiones (herencias), pueden ser de dos clases: testadas o intestadas.

Testada: Una sucesión testada es aquella en la que la persona fallecida ha dejado un testamento, ya sea abierto, cerrado u ológrafo. Siempre que se respete la legítima se debe de atender a lo que dice el testamento.

Intestada: Si no existiese testamento o este fuese nulo, deberán de seguirse los pasos de la sucesión intestada en la que heredarían las siguientes personas por el siguiente orden: Descendientes, Ascendientes, Cónyuge (siempre que no se encontrase separado judicialmente o de hecho), Hermanos y sobrinos, Tíos, Restos de parientes hasta el 4º grado, y el Estado (a falta de todos los anteriores).

La partición de la herencia consiste en el reparto de los bienes hereditarios. Para llevar a cabo este acto de reparto es necesario que todos los herederos hayan aceptado o renunciado la herencia.

Es vedad que son muchas las ocasiones que por diferentes motivos el reparto no puede efectuarse:

  • Se desconoce el lugar donde vive alguno de lo herederos.
  • Alguno de los herederos se niega a aceptarlo o repudiarla.

Cualquier persona llamada a una herencia podrá aceptarla o repudiarla pero, ¿qué diferencias existe entre aceptación o repudiación de una herencia; y partición de una herencia?

La aceptación de la herencia es un acto voluntario y libre, por el que la persona heredera manifiesta la voluntad de aceptarla. Para ello no es necesaria la intervención de los demás coherederos.

La renuncia a la herencia o repudiación, es un acto voluntario y libre por el que la persona llamada a una herencia manifiesta ante Notario en escritura pública, la voluntad de no aceptarla es decir, el heredero renuncia a adquirir cualquier bien de la herencia. Para renunciar a una herencia tampoco es necesaria la intervención de los demás interesados.

 

Esta situación es una de las más habituales y suele ocasionar situaciones de verdadero malestar y angustia a los herederos fundamentalmente por dos tipos de razones: 

- Desde el punto de vista personal, ante la situación de fallecimiento de un ser querido, lo que se suele desear es dar por finalizado todo tipo de tramites de la manera más ágil posible evitando prolongar la situación de dolor.

 

- Desde el punto de vista económico, porque talvez los coherederos se encuentren en una situación económica difícil, que tras recibir el patrimonio hereditario pudiesen ver un poco mas suavizada tal situación.

 

Ante este tipo de situaciones, el ordenamiento prevé una serie de mecanismos que pueden facilitar la solución.

En la partición judicial de una herencia, en la que los herederos no se ponen de acuerdo sobre como repartir los bienes del fallecido, en la que uno de los coherederos se niega a otorgarla, la figura del Procurador junto con la figura del Abogado resulta esencial.

El interesado debe de ir asistido por la figura de un Abogado, el cuál defenderá sus derechos y de un Procurador que asumirá la representación procesal.

 

Si necesita ayuda legal para algún tipo de procedimiento civil, es muy importante contactar y dejarse asesorar de un buen Procurador y Abogado que conozca bien los procesos y controle los plazos procesales garantizando una solución final satisfactoria.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias