Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué trámites hace un procurador?

Seguro que conoce a algún amigo o familiar que ha tenido que acudir a la justicia en defensa de sus derechos, y ha escuchado esto de: “es preciso la presencia de un abogado y de un procurador”.


Pero ¿Por qué un procurador? ¿Cuáles son las funciones? ¿Qué servicios ofrece?

Se ha de saber que en la mayoría de los asuntos civiles y penales resulta necesario y obligatorio el estar representado por la figura del Procurador. 

El Procurador, es un profesional jurídico licenciado en Derecho, especializado en Derecho Procesal que va representar al cliente ante el juzgado. Es la persona que recibe las notificaciones del Juzgado referentes al procedimiento y quien presenta también los escritos. El Procurador es quien encabeza los escritos aunque estén redactados por el Abogado.

El Procurador va a representar al cliente, ya sea persona física o jurídica, durante toda la tramitación del procedimiento judicial. 

Va a realizar todas las tramitaciones procesales y representará al cliente siempre que sea necesario y cuando la ley no obligue a que el cliente deba de estar presente. Su principal misión es la de intermediación entre el Juzgado y el cliente o entre el cliente y otras partes.

 

Pese a que tanto el abogado como el Procurador son profesionales del Derecho, existen grandes diferencias en cuanto a sus servicios.

Mientras que el Abogado asesora y ejerce la defensa judicial del cliente, el Procurador va a representar al cliente, se encargará de los trámites judiciales, va a recibir las notificaciones y actos de comunicación judiciales en nombre del cliente, va a presentar ante el Juzgado los escritos del Abogado y la documentación adjunta que el cliente le traslade.

 

Ninguna de las dos profesiones pueden sustituirse ni intercambiar funciones es decir, que el Procurador no puede realizar el interrogatorio de los testigos, ni el Abogado puede suplir la ausencia del Procurador en una vista en representación del cliente.

 

Una de las características más importantes que ha de tener un buen Procurador, es la rapidez, reflejos y gran capacidad de reacción ante todo tipo de obstáculos que de manera improvisada suelen surgir durante el proceso judicial.

Los procesos judiciales, mayoritariamente son demasiado complejos y deben de ser tratado por procuradores profesionales que conocen las particularidades de los procedimientos judiciales.

 

Es importantísimo que el Procurador sea un buen comunicador, siempre utilizando un lenguaje entendible para los no iniciados. Las personas que se hallan solas ante la Administración de Justicia suelen encontrarse perdidas, extraviadas por lo que se requiere una guía adecuada.

 

Los expedientes digitales, han hecho que ciertas fases del proceso resulten mucho más fáciles a los procuradores, además de asegurarse que la documentación va a encontrarse siempre disponible y no va a poderse extraviar.

Los Procuradores profesionales, también van a ser los encargados de realizar los correspondientes pagos de las tasas y gastos del procedimiento.

 

Tanto el Abogado como el Procurador, van a representarle durante todo el procedimiento judicial, sin que el cliente deba de preocuparse por ningún detalle. 

La buena comunicación entre ambos profesionales del servicio ayudará a la obtención de una buena resolución del proceso.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias