Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Limpieza del hogar en época del Covid-19

El trabajo, la familia, la vida social, el gimnasio, ocupan gran parte del tiempo de cualquier persona por lo que resulta muy complicado el mantener el hogar limpio y ordenado.

El incorporar ciertos hábitos en la vida diaria, puede hacer que la vivienda se mantenga limpia casi sin darse uno de cuenta. Además el realizar pequeñas tareas de limpieza de manera diaria, barrer, como limpiar el polvo, pasar la aspiradora, etc., se evita gran cantidad de enfermedades provocadas por el polvo y bacterias; ayudando a prevenir y a mejorar la alergia en la primavera, así como el asma u otro tipo de problemas respiratorios.
Resulta recomendable el limpiar la cocina y baño de manera habitual con desinfectantes para estar protegido de bacterias que pueden llegar a ser perjudiciales para la salud.
El tener hábitos diarios de limpieza y orden, son muy necesarios ya que ayudan a reducir los estados de estrés que pueden llegar a provocar la limpieza del hogar.
Tan solo será necesario dedicar 10 ó 15 minutos al día, y olvidarse de los temidos maratones de limpieza durante el fin de semana, para tener una casa impecable.
La clave del éxito está en no saltarse la rutina.
Lo mejor es hacer todas las tareas antes de salir a trabajar, ya que al volver del trabajo cansado y encontrar la casa limpia y ordenada, uno llega a sentirse mucho mejor.
Es igual de importante el irse a dormir con todo recogido, como salir por la mañana al trabajo con la casa en orden
Un hábito importantísimo a adquirir, fácil, rápido y efectivo es la de hacer la cama todos los días antes de salir de la casa. De esta manera se conseguirá el tener la habitación mucho más ordenada y limpia.
El orden del día a día es fundamental. Para ello es muy importante el guardar todo justo después de ser utilizado, evitando el desorden y la acumulación de la suciedad.
Uno de los mejores momentos para hacerlo es antes de irse a acostar, de esa manera cuando uno despierte a la mañana siguiente encontrará la casa ordenada y organizada.
Quizá uno de los lugares donde más tiempo se invierte en limpieza es en la cocina. Es una de las estancias que mas tiempo se pasa a lo largo del día y en contacto directo con los alimentos; de ahí que haya que limpiar de un modo más profundo.
El fregar los platos, vasos, cubiertos sucios después de comer, es fundamental para mantener la cocina en todo momento limpia y ordenada.
Para mantener la encimera de granito impecable: pulverizar 2 tazas de agua mezcladas con ¼ de alcohol y 5 ó 6 gotitas de jabón líquido; frotar con un paño húmedo y secar con un paño limpio.
Otro de los lugares muy importantes que requiere una limpieza diaria, es el cuarto de baño. Dedicar unos minutos al día, pasando un paño húmedo con el producto adecuado por grifos, lavabo, ducha evitará el tener que limpiar a fondo para poder eliminar la cal acumulada.
Para conseguir unos grifos relucientes, tan solo es necesario envolver el grifo con unas toallitas de papel humedecidas con vinagre y esperar de 30 a 40 minutos.
Para abrillantar la bañera puede hacerse esparciendo sal por la superficie y frotando con un pomelo partido por la mitad. A continuación los restos se limpiarán con agua y se secará la bañera con paño.
El mantener la casa limpia y ordenada tiene un sinfín de ventajas. Poniendo en práctica estos pequeños gestos y trucos de limpieza, el llegar a casa cansado de un día de trabajo y encontrarse la casa impecable y perfecta, generará una mayor sensación de paz y tranquilidad.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias