Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 1 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué hacer si te embargan la casa?

Ante una situación de embargo ¿Qué hacer?

El embargo consiste en la retención de una serie de bienes del deudor, persona física o jurídica, que debe de cumplir con el pago de una deuda u obligación contraída de manera voluntaria con otra persona, denominada deudor.

El embargo debe de ser ordenado y autorizado por un juez u organismo competente, que fijará la fecha concreta para poder proceder al embargo.
En función de la finalidad que se persigue, el embargo puede dividirse en dos tipos:
Preventivo: se produce para evitar el incumplimiento de una resolución de carácter jurídico. Consiste en inmovilizar los bienes del deudor los cuales siguen en su poder pero no puede disponer de ellos libremente, ni venderlos.
Ejecutivo: embargo por el que la autoridad judicial ordena retener los bienes y proceder a su venta.
Este tipo de situaciones genera mucho estrés y ansiedad por lo que es muy importante conocer qué hacer ante tal situación y de qué opciones dispone el deudor para evitarlas.
Una de las piezas esenciales en el buen funcionamiento de la Justicia Española es la figura del Procurador.
El Procurador es un profesional licenciado en Derecho, que en Juzgados y Tribunales, brinda un servicio completo de representación y comunicación judicial. Realiza un seguimiento del caso de manera personal informando al cliente de todas las actuaciones que se vayan produciendo al respecto.
Entre los servicios procesales, el Procurador no solo realiza la gestión total de los expedientes sino también de manera judicial a la resolución de todo tipo de cuestiones y problemas que surgen en los tribunales, garantizando a la clientela que los procedimientos judiciales marchan con la mayor rapidez posible.
Los embargos de bienes pueden producirse por las deudas propias o por las deudas ajenas. A pesar de que el procedimiento a seguir es prácticamente similar, existen sus diferencias que es conveniente saber.
El embargo por deudas propias es el más habitual, y está relacionado con el compromiso que el deudor ha suscrito con el banco o empresa y que por diversos motivos no puede hacer frente, no pudiendo realizar el pago.
Los casos más habituales son las deudas con la Agencia Tributaria o con la Seguridad Social.
Si la persona o entidad adquiere deudas bancarias directamente se procede al embargo, ya que queda indicado en cualquier préstamo o crédito que se haya firmado.
Los embargos de bienes por tener deudas con la tarjeta de crédito es el menos habitual ya que normalmente las tarjetas tienen unos límites muy bajos.
En esta situación puede ser interesante reorganizar la deuda con un pago fraccionado de la misma.
El embargo de bienes por deudas ajenas es también muy común. Puede suceder que otras personas tengan deudas y se tenga que sufrir un embargo. Pueden darse tres situaciones, cuando se es avalista, cónyuge o por herencia.
En el caso de ser el avalista, si la persona que pide el préstamo o crédito no puede hacerse cargo de las cuotas se iniciara una negociación para que el avalista afronte las deudas. Si la negociación no es posible se procederá al embargo.
Cuando el embargo es por herencia, si el heredero rechaza la herencia no tendrá que hacerse responsable del gasto.
La figura de un Procurador resulta esencial para la buena gestión del proceso. Gracias la los medios tecnológicos, control interno no solamente prestan gran fiabilidad en la tramitación de expedientes sino que posibilitan toda la información sobre como va el procedimiento, los avisos pendientes a realizar evitando de este modo toda clase de citas urgentes de última hora, pudiendo cumplir con los plazos de trámites y citaciones previstas.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias