Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 14 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

El origen de las mermeladas

El origen de la mermelada proviene de la necesidad del hombre de encontrar y descubrir nuevas maneras de conservar la fruta.
Los inventores de la mermelada fueron los Antiguos Egipcios, hace ya más de 3.300 años, confitura de fruta, hierbas, y especias.

Al descubrimiento de la mermelada se unión el descubrimiento de los diferentes edulcorantes como: la miel en primer lugar, luego la caña de azúcar y más tarde la remolacha.
La mermelada, además de ser un alimento muy sabroso, nos brinda muchos de los beneficios de las frutas con la que se elabora.
El conseguir la mejor mermelada artesanal (mermelada de ciruelas, mermelada de naranja, mermelada de higos, mermelada de fresa, mermelada de pimientos, mermelada de moras, entre otras) no resulta nada complicado, ni va a llevar demasiado tiempo.
Hay mermeladas artesanales, de calidad y sanas, que llegan a ser un codiciado producto gourmet.
Hoy en día con ayuda de la Thermomix, resulta muy fácil hacer la mejor mermelada casera de calidad, sin esfuerzo alguno y con total garantía de éxito. Gracias a la Thermomix uno puede olvidarse del uso de cazos y soperas, el tener que estar removiendo constantemente la mezcla durante horas evitando que se queme o se pegue.
Recuperar la antigua costumbre de conservar la fruta, verduras, hierbas en forma de mermelada de calidad, y poderlas disfrutar en los desayunos, meriendas y postres durante todo el año, es muy sencillo con el uso de la Thermomix.
Para conseguir una mermelada de fruta de calidad, tan solo se necesita escoger fruta sana, en un óptimo punto de madurez y luego ser cocinadas con azúcar o miel.
Las especias son utilizadas en algunas mermeladas como añadido para enriquecer el sabor de la preparación.
Existen mermeladas de casi todos los tipos de frutas: albaricoque, membrillo, limón, naranja, plátano, cereza, arándanos, manzana etc. A pesar de que la fruta es el componente esencial, algunas de las mermeladas también pueden ser elaboradas con hortalizas como el tomate y zanahoria.
La preparación es muy sencilla; la fruta es troceada y triturada, se le añade la correspondiente cantidad de azúcar, ácidos y pectina, dejándola en maceración durante 12 horas para que suelte todos los jugos, antes de proceder a la cocción.
Tras el tiempo de cocción, el cual varía según el tipo de fruta, una buena mermelada debe de haber cuajado adecuadamente y presentar un color vivo, olor y sabor fresco.
Una de las principales virtudes de una buena mermelada es que se come la fruta entera, tanto la pulpa como la piel. Esto hace que uno de los grandes beneficios que brinda la mermelada sea el gran aporte de fibra, ayudando al buen funcionamiento del tránsito intestinal.
La mermelada aporta un bajo contenido en grasa y proteínas, aunque un alto porcentaje en azúcares sencillos por lo que se desaconsejan a personas diabéticas.
Tampoco están aconsejadas en personas de sobrepeso u obesidad que se hallen en tratamiento de pérdida de peso.
Ahora es muy fácil apostar  por la salud, elaborando todo clase de mermeladas (fresa, naranja, ciruelas…) sin azúcar, manteniendo todas sus propiedades vitamínicas y un aporte nutritivo óptimo.
Para la elaboración de una mermelada casera sin azúcar o mermelada Light, se va a utilizar un endulzante natural como lo es la Stevia que aporta 0 calorías y está especialmente indicada para personas celiacas y diabéticas.
Una mermelada de calidad, consumida con cierta moderación puede alegrar los desayunos y meriendas.
Cualquier fruta de temporada es apta para hacer una mermelada de alta calidad y es más que recomendable para poder degustar un producto natural, saludable y lleno de propiedades positivas para la salud.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias