Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 6 de julio de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Las mejores formas de desatascar una tubería

¿Las tuberías de la comunidad no funcionan correctamente y se ha originado un atasco?

Un buen servicio de mantenimiento es la mejor manera de prevenir cualquier tipo de futuras obstrucciones tanto en el ámbito doméstico como en el ámbito industrial.
Si el atasco se ha originado en la vivienda, en primer lugar es importantísimo distinguir de qué clase de obstrucción se trata para poder actuar en consecuencia, siendo determinante a la hora de elegir una solución y otra.
Si la obstrucción se ha producido en el desagüe, es decir en la pieza que recoge el agua y la canaliza hacia las tuberías no dejando pasar ninguna materia sólida a las cañerías, puede decirse que el inquilino está de suerte ya que simplemente con la ayuda de un destornillador puede desmontarse el registro  y reparar el daño mediante una sencilla limpieza.
Puede suceder que el sifón no haya cumplido la función de protección tal y como se esperaba y haya dejado pasar a través de él, algún que otro elemento sólido o se haya acumulado sarro, dificultando la salida del agua.
Esta situación quizá sea un poco más difícil de solucionar, complicando un poco más la faena a realizar, optando por buscar soluciones y tratamientos que dependerán de la gravedad de la situación y tipo de obstrucción.
En la mejor de las situaciones puede suceder que la tubería no se encuentre totalmente atrancada es decir, que aunque sea muy lentamente el agua se vaya desplazando a lo largo de la tubería. En esta ocasión talvez se trate de un exceso de grasa acumulada y no se precisen los servicios de un fontanero profesional.
La primera de las soluciones antes de llamar a un profesional del servicio de desatascos, será verter sobre el desagüe agua muy caliente para intentar eliminar el atasco. Es importante que el agua no esté hirviendo si no se está del todo seguro que se traten de tuberías actuales puesto que pueden verse deterioradas y debilitadas.
Si el remedio del agua bien caliente no funciona, pueden utilizarse otro tipo de remedios caseros muy conocidos que también suelen dar muy buenos resultados como: vinagre y bicarbonato.
En primer lugar se retirará la mayor parte del agua posible ayudados por algún utensilio (cazo, vaso…) que se tenga a mano. Una vez vacío se verterá una parte de bicarbonato sódico en el desagüe o válvula.
Seguidamente se verterá un par de vasos de agua muy caliente con el objetivo de que el bicarbonato se vaya desplazando a lo largo de la tubería realizando la función de rescate de las tuberías.
Pasados unos minutos se volverá a echar una parte bicarbonato junto con ½ vasito de vinagre, dejando actuar a estos dos productos efervescentes durante unos minutos.
La combinación de los dos productos no es tóxica a pesar de escuchar mucho ruido. Al tratarse de productos naturales no representan riesgo para la salud.
Cuando el ruido de efervescencia  desaparezca, será el momento de aplicar el resto del agua caliente.
Es posible que el atasco haya desaparecido y la tubería vuelva a funcionar correctamente. Si es así ¡enhorabuena! y sino, es hora de utilizar otra serie de soluciones como: desatascador manual, desatascador de manivela, desatascador de aire comprimido, desatascador líquido, hidrolimpiadora profesional, etc.
Para prevenir la obturación de tuberías y futuros problemas, es aconsejable seguir una serie de consejos y tener en cuenta una serie de recomendaciones como:
Tirar al inodoro solamente papel degradadle, aunque el exceso de este también podría obturar la canalización del inodoro.
Realizar un correcto mantenimiento y limpieza de las válvulas y tapones, puesto que es muy habitual que la suciedad y pelos se acumulen en dichos lugares.
Jamás arrojar ningún tipo de producto químico como pinturas y disolventes.
Antes de llevar la vajilla al fregadero limpiarlos de la comida restante para estar seguros de no arrojar ningún resto de comida ni grasa que con el tiempo acabaría formando una capa creando un embudo.
Verter al menos una vez por semana una sopera de agua hirviendo para arrastrar la grasa que se haya acumulado.
Mantener en buen estado las canalizaciones del tejado, revisar de manera periódica el correcto funcionamiento de los sumideros.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias