Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 19 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Para que sirve la Ley de la Segunda Oportunidad?

La perseverancia y la capacidad de reinvención que caracteriza a emprendedores de la provincia de Huesca, hace que negocios de la localidad y alrededores en situación de quiebra, hayan dado un vuelco en su modelo de negocio saliendo de esta situación de crisis de manera satisfactoria. 

El tener deudas en un negocio (deudas con el banco, deudas con los familiares y amigos), no siempre tiene por que ser malo, en muchas ocasiones incluso es necesario.
Es muy importante saber hasta que punto una deuda puede llegar a ser sana, es decir, se trate de una deuda asumible para el negocio.
Sin embargo cuando estas deudas alcanzan un volumen demasiado alto, pueden poner en peligro la actividad. Por ello es necesario analizar si esta deuda va a poder ser devuelta en el plazo estipulado y sin afectar a la rentabilidad del negocio.
Lo peligroso será cuando el tipo de interés que uno paga es demasiado elevado y la rentabilidad que se obtiene con esa deuda está por debajo del coste que supone, lo que originará una deuda cada vez mayor, a veces insostenible e incluso obligando al cierre del negocio. Si vivies en Husca ahora puedes cancelar tus deudas con la Ley de la Segunda Oportunidad.
El recuperar la solvencia económica ahora es posible si contacta con abogados especialistas y economistas especializados y con experiencia de tan delicada situación, que le brinden la mejor de las soluciones para la cancelación de las deudas.
Si usted ha iniciado un negocio en la provincia de Huesca y no ha funcionado como creía, no es momento de preocuparse con la nueva Ley de la Segunda Oportunidad.
Todo ciudadano merece una segunda oportunidad y gracias a esta Ley, particulares, autónomos, empresarios, pueden conseguir que su deuda desaparezca por completo y para siempre, es la solución legal y definitiva a las dificultades económicas.
Las ventajas que se otorgan a aquellas personas físicas, autónomos y Pymes que se acogen a la ley 25/2015 de Segunda Oportunidad son numerosas:
Posibilidad de ganar tiempo para poder recomponer su situación o poder vender los activos y evitar una ejecución generalizada y deterioro por los embargos.
Paralización de los intereses.
Paralización de Embargos y Ejecuciones de acreedores.
Posibilidad de rebajar la deuda mediante Quitas o acuerdos entre el acreedor y deudor, en las que el acreedor renuncia al cobro de una parte de la deuda para asegurarse el cobro del resto de la cantidad adeudada y el acreedor acepta la rebaja de la cuantía con la intención de evitar el impago de la totalidad.
Posibilidad de poder alargar el plazo para la devolución de las deudas mediante esperas de hasta 10 años.
Oportunidad que poder lograr un acuerdo con los acreedores de tres maneras diferentes: Convenio Extrajudicial de Pagos, Propuesta Anticipada de Convenio y Convenio Ordinario en Junta de Acreedores.
Levantamiento de embargo sobre vehículos, vivienda y otros activos para poder ser vendidos.
Derecho de alimentos.
Suspensión del pago de las deudas creadas con anterioridad a la declaración del Concurso.
Una vez logrado el acuerdo, los pagos se efectúan de manera anual, con la obligación de efectuar el primer pago a los acreedores trascurra un año sin pagar nada a los acreedores.
Liberación de las deudas para persona físicas.
Entre los requisitos a cumplir para poder acogerse a esta ley:
Que el concurso no haya sido declarado culpable, el deudor no debe haber mentido sobre la situación de insolvencia ni haber ocultado documentación relevante.
No haber sido condenado por delitos socio-económicos, patrimoniales o falsedad documental en los diez años anteriores a la declaración del concurso.
Debe de haberse celebrado un acuerdo judicial con sus acreedores o al menos se haya intentado.
Que se hayan satisfechos los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados.
Que no se haya obtenido el beneficio de la segunda oportunidad en los últimos diez años.
No debe de haberse rechazado ninguna oferta de trabajo.
Debe de aceptarse la inclusión en el Registro Público Concursal, para que las personas que tengan interés legítimo puedan comprobar la situación del deudor.
Si se cumplen todos estos requisitos, el deudor podrá optar al Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI) con la posibilidad de cancelar todas sus deudas, y abriéndose a la oportunidad de comenzar una nueva vida olvidándose de la pesada deuda que nunca iba a poder satisfacer.
Busque asesoramiento legal en un buen abogado y economista de la provincia de Huesca, que analice de manera personalizada su situación y le ofrezca la mejor de las soluciones.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias