Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 19 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

FORMAS DE ACHICAMIENTO DE AGUA

Existen complicadas situaciones en las que se producen fugas de agua, atascos en las canalizaciones, fuertes presiones de agua que terminan por romper las tuberías y por lo tanto provocar importantes pérdidas de agua.

Una mala instalación, es decir aquella que cuenta con muchos giros y no cuenta con la pendiente adecuada es muy apropiada para que se produzcan atascos. La mayoría de las personas piensan que las tuberías son para siempre y esto no es así. Diariamente se hace uso de ellas lo que conlleva a un desgaste continuo.
La mejor manera de mantenerlas en perfecto estado es el realizar un mantenimiento de manera periódica por un profesional de la fontanería experto en desatascos, que garantice su perfecto funcionamiento.
Es muy importante el no verter productos químicos por las paredes de las tuberías, ya que actúan de manera abrasiva llegando a deteriorarlas.
Tampoco uno debe de utilizar el WC como contenedor de basura y tirar pañales, compresas, toallitas humedecidas ya que pueden producir un importante atasco generando un estropicio importante.
Los cambios en la presión  pueden ser originadas por grandes tormentas de agua que provocan crecidas en los ríos o bombas de agua que no funcionan correctamente.
Es cierto que un fuerte caudal originado por intensas lluvias, o el desbordamiento de un río o la rotura o atasco de una tubería, dificulta la evacuación del agua de los desagües con rapidez, dando lugar a peligrosas inundaciones de los lugares cercanos sobre todo los de difícil acceso y estancias bajas.
En la mayoría de las veces las inundaciones son casos imprevisibles, pero un correcto mantenimiento de los desagües, una perfecta limpieza de los mismos evitando todo tipo de atascos y la dotación de medios de achique son suficientes para prevenir o reducir sus consecuencias negativas.
Otro motivo de inundación es que los desagües disponen de poca sección y por lo tanto la tubería  no es capaz de evacuar con la rapidez suficiente la cantidad de agua que cae.
El exceso de cal que puede sedimentarse en las tuberías también provoca incómodos atascos, por lo que es muy importante el hacer un mantenimiento periódico de las tuberías el menos cada 6 meses.
El agua estancada por motivos de inundación puede dar lugar a graves daños en las estructuras de los edificios, humedades y mohos en paredes y suelos y gran cantidad de daños irreparables en mobiliario y objetos.
Ante tal situación es muy importante el actuar con rapidez, y achicar el agua lo antes posible. Es necesario ponerse en manos de personal profesional y experimentado en desatascos que disponga de equipos de achicamiento y bombeo para la eliminación toda el agua acumulada de manera inmediata y profesional.
Los vehículos mixtos de aspiración e impulsión y bombas de achique permiten evacuar el agua lo antes posible, minimizando los daños que puedan originarse.
El agua aspirada será almacenada en un depósito que más tarde será vertida en una depuradora de aguas residuales. A la vez se utiliza el agua a presión que es aspirada por el succionado dejando toda la superficie limpia y seca.
Si uno tiene en cuenta el buen mantenimiento de las tuberías, por personal experimentado en desatascos y limpieza en redes de saneamiento, no debe de preocuparse por el buen funcionamiento de las mismas.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias