Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 28 de noviembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Ergonomía y mobiliario escolar

Después de una jornada intensa, de horas de estudio y aprendizaje, hasta el cuerpo de los más pequeños puede resentirse si no se tienen en cuenta unos buenos hábitos posturales.

Nuestro cuerpo está hecho para el movimiento, y permanecer durante horas sentados no le beneficia.
El objetivo de la ergonomía, como concepto genérico, es el de reducir la fatiga del cuerpo cuando se están realizando determinadas actividades, y esto se consigue adecuando el entorno, las herramientas, los procesos y mobiliario.
Aunque el término ergonomía está estrechamente ligado al entorno laboral, lo cierto es que esta búsqueda de la comodidad y de la higiene postural es aplicable a múltiples ámbitos, entre los que se encuentra el escolar.
Cada vez se da mayor importancia al hecho de que los jóvenes se encuentren en un entorno adaptado a ellos, para evitar lesiones o molestias innecesarias que a veces pudieran pasar más desapercibidas debido a su juventud, pero que no dejan de estar ahí.


Además, es precisamente su corta edad la que nos permite que, actuando de forma preventiva y temprana, podamos evitar problemas futuros heredados de malas costumbres adoptadas desde la infancia.
Sin duda, los problemas de espalda son los más habituales en personas adultas, y muchos de ellos se podrían haber evitado si, desde pequeños, se hubiera incidido en el mantenimiento de una buena higiene postural, corrigiendo malos hábitos y reeducando para que la adopción de buenas posturas sea algo natural.
Por lo tanto, cuando hablamos de la ergonomía en las aulas, no solo hablamos de evitar problemas presentes, si no, y casi más importante, evitar que estos se cronifiquen en el futuro, dando lugar a lesiones que serán mucho más difíciles de resolver o casi imposible en algunos casos.
MEDIDAS DE HIGIENE POSTURAL
Se deben adoptar una serie de medidas para contribuir a que los más pequeños adopten buenos hábitos en cuanto a su postura y la realización de las actividades más habituales, como, por ejemplo:
Fomentar la actividad física, imprescindible para contrarrestar tantas horas de inactividad durante las horas lectivas.
Evitar la carga de peso, o, en su defecto distribuirla bien, por ejemplo usando carros con ruedas para el transporte del material escolar, o, a lo sumo una mochila bien equilibrada y ajustada a ambos hombros.
Reeducar en las posturas, sobre todo cuando se encuentra sentado, ya que es la postura en la que más horas van a pasar. La postura ideal es la que forma un ángulo recto de la espalda con respecto a los muslos, así como las rodillas. Los pies deben estar firmemente apoyados en el suelo.


Utilizar mobiliario escolar adaptado a las características de los alumnos.
Este último punto también es muy importante ya que, de nada sirve ser conscientes de cómo ha de ser una buena postura corporal si el mobiliario no nos permite mantenerla.


Por eso, los especialistas en mobiliario escolar tienen en cuenta, a la hora de diseñar, todos los aspectos clave que permitan que el mobiliario sea ergonómico y adaptado a las necesidades del alumnado.

Antes de elegirlo, por tanto, es importante hacer un estudio del tipo de alumnado (edad, condición física…) así como las actividades a realizar para determinar qué mobiliario será el más adecuado para ellos.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias