Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Tipos y usos de fosas sépticas

El llevar a cabo un correcto mantenimiento, vaciado y limpieza de una fosa séptica de manera periódica es esencial para evitar cualquier tipo de atascos y obstrucciones además de ofrecer excelentes ventajas en cuanto al funcionamiento y eficacia de las mismas.

Para desatascar limpiar la fosa séptica se precisa la presencia de personal experimentado en el servicio que disponga de toda clase de herramientas y vehículos apropiados (camión cuba), y así de este modo poner solución de inmediato al problema evitando todo tipo de problemas añadidos.
¿Para que sirve una fosa séptica?
Es muy probable que uno haya oído hablar de las fosas sépticas pero realmente no sepa muy bien lo que es, ni como funcionan. La fosa séptica es muy habitual encontrarlas en aquellos lugares que se encuentran alejados de un sistema municipal de alcantarillado.
Por cuestiones de salud y cuidado medioambiental estas áreas situadas en zonas rurales (chalets, casa de campo) están obligadas a disponer de un sistema seguro de almacenaje y posterior eliminación de residuos fecales por lo que es muy habitual recurrir a la construcción de fosas sépticas.
La fosa séptica puede definirse como un depósito enterrado en el exterior de la vivienda cuya finalidad es el tratamiento de las aguas fecales. Gracias a ellas, a través de la decantación y sedimentación se logran eliminar los sólidos presentes en estas aguas.
En la fosa séptica se produce la separación de los líquidos de las aguas residuales y sólidos. Todo el material pasa a la fosa a través de una tubería de entrada la cual debe de estar en perfectas condiciones evitando posibles atascos.


El funcionamiento de la fosa séptica no es tan eficaz como el que realizan las plantas se tratamiento por lo que es muy importante contar con una empresa de fontanería de confianza experimentada en desatascos, limpieza y mantenimiento de fosas sépticas, que disponga de todo el material necesario, herramientas adecuadas y vehículos apropiados como el camión cuba, que aspire todos los residuos acumulados en el interior de la fosa para su correcto funcionamiento.


Aunque prácticamente la mitad de los residuos se descomponen con gran éxito en su interior, se recomienda la aspiración de los residuos acumulados con cierta frecuencia a fin de evitar malos olores y posibles atascos.


El mantenimiento adecuado de una fosa séptica no solo ayudará a mantenerse durante mucho más tiempo en perfecto funcionamiento sino que:

  • Ayudará a evitar los posibles malos olores.
  • El vaciado y limpieza periódica ayudará a evitar todo tipo de atascos.
  • Al evitar posibles atascos también se evitan posibles inundaciones.
  • Un mantenimiento y limpieza adecuada de manera habitual consigue eliminar todos aquéllos residuos perjudiciales para el estado y mantenimiento de las fosas sépticas.


Existen diferentes tipos de fosas sépticas que principalmente se caracterizan:
Por el material utilizado en su fabricación:

  • Materiales ligeros como la fibra de vidrio
  • O el plástico

Según su proceso de tratamiento de aguas residuales:

  • Fosas sépticas de acumulación: fosas cerradas y estancas que reciben aguas residuales para después ser retiradas por un gestor legal autorizado de manera periódica. Este tipo de fosa solo recoge y almacena las aguas residuales sin depurarlas.
  • Fosas sépticas de filtro biológico: Cuenta con un sistema de filtros aeróbicos, el agua es menos sucia con hasta un 87% menos de residuos en ellas. Este tipo de fosa es apta para el tratamiento de aguas residuales.
  • Fosa sépticas de oxidación total: Tienen la capacidad de reducir la carga contaminante hasta un 90%.


Resulta muy fácil confundir los términos de fosa séptica y pozo negro. A pesar de que ambos tienen características comunes ya que se refieren a dos maneras diferentes de eliminar las aguas residuales de uso doméstico en viviendas que por diversos motivos no se hallan conectados con la red de alcantarillado, no son lo mismo pues existen diferencias en cuanto a los materiales utilizados en su construcción y funcionamiento:
La fosa séptica es impermeable mientras que el pozo negro no, de ahí que la fosa séptica ofrezca mayor seguridad e higiene.
En la fosa séptica se realiza tratamiento de las aguas residuales mientras que en el pozo negro no.
Actualmente los pozos negros en  la mayoría de los países desarrollados o bien están prohibidos o bien desaconsejados. Ante cualquier problema con la fosa séptica, desatascos, limpieza, mantenimiento es importante contactar con un profesional del servicio para su buen funcionamiento.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias