Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 7 de julio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Cuando llamar a un electricista?

La antigüedad y tamaño de la vivienda; estado y calidad del sistema de cableado; así como la potencia que uno necesita, son factores a tener en cuenta a la hora de realizar un cambio en la instalación eléctrica.

En muchas de las ocasiones renovar la instalación eléctrica no solo es recomendable por temas de ahorro y mejor funcionamiento, sino también por un tema relacionado con la seguridad de los inquilinos.


Ante todo es muy importante ponerse en manos profesionales, electricistas autorizados y experimentados en el servicio, que informen y aconsejen la mejor de las soluciones para conseguir una instalación eléctrica en perfectas condiciones.


Cuando la vivienda ya tiene una cierta antigüedad, es habitual que la instalación eléctrica vaya quedándose obsoleta, que cada cierto tiempo comience a parpadear produciéndose fallos intermitentes; o bien se vaya la luz haciendo saltar con frecuencia los diferenciales; o se produzca un elevado consumo de energía lo que da lugar un elevado coste económico en la factura a final de mes, etc.


Un cableado antiguo y además en pésimas condiciones, puede provocar importantes problemas en la vivienda: cortocircuitos, incendios…; por ello la mejor manera de evitarlo es realizar un cambio en el sistema eléctrico de la vivienda y adecuarla al reglamento actual.


El mejor instante para renovar la instalación eléctrica es el momento en el que uno decide hacer una reforma; ya sea de todo el edificio, o únicamente de alguna de las estancias. Para ello se ha de tener en cuenta:


La antigüedad del edificio: Probablemente si la vivienda tiene más de 30 años, no solo haya que cambiar el cableado eléctrico, sino también los tubos o macarrones por los que van. Con el paso del tiempo se ha demostrado que este tipo de tubo (tubos Bergman de color amarillo o crema) supone un gran peligro en caso de incendio, puesto que son buenos conductores del fuego. El nuevo cableado fabricado con materiales aislantes poliméricos, debe de adaptarse a la normativa vigente.
Planificación de enchufes: Generalmente en las viviendas con una instalación eléctrica antigua hay menos enchufes de los que hoy en día son necesarios; de ahí el uso de las llamadas regletas. Gracias al uso de las regletas  pueden conectarse varios aparatos al mismo tiempo, aunque supone un gran peligro.
Cuanto más grande sea la vivienda, mayor potencia eléctrica va a necesitarse y mayor coste final del servicio va a suponer.


Entre los problemas más habituales destaca el calentamiento del cableado. Cuando los cables trabajan en temperaturas de sobre carga, existe un mayor riesgo de accidentes y un mayor riesgo de cortocircuitos.
Se desaconseja el uso del aislamiento de PVC y el cableado asimétrico. Se recomienda el uso de cables con blindaje metálico y cableado simétrico, con 3 fases, 3 tierras y un trenzado simétrico para la eliminación vectorial de los campos electromagnéticos.


Lo más aconsejable a la hora de modificar la instalación eléctrica de la vivienda, local comercial, lugar de trabajo, etc., es recurrir a un buen profesional del servicio, un buen electricista autorizado que cuente con todos lo conocimientos necesarios y herramientas apropiadas, para conseguir el resultado esperado.


Renovar la instalación eléctrica es un trabajo muy delicado que debe de ser ejecutado extremando todo tipo de precauciones, llegando a conseguir de este modo una instalación mucho más segura y eficiente.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias